Abri­nes cum­plió su sue­ño de com­prar­se un Trans­for­mer

AS (Las Palmas) - - Baloncesto - —M. DE LA TO­RRE

■ Álex Abri­nes se enamo­ró de Bum­ble­bee la pri­me­ra vez que vio Transformers en un ci­ne de Bar­ce­lo­na jun­to sus ami­gos cuan­do so­lo te­nía 14 años. El Ca­ma­ro

ama­ri­llo con ra­ya ne­gras en el que se trans­for­ma­ba el Au­to­bot se con­vir­tió de for­ma in­me­dia­ta en el coche de sus sue­ños. Te­nía que te­ner uno en sus ma­nos. “Cos­tó con­se­guir­lo”, co­men­tá el ale­ro de la Se­lec­ción.

“Cuan­do jua­ga­ba en el Bar­ce­lo­na, Che­vro­let de­jó de ven­der Ca­ma­ros, así que mi padre y yo em­pe­za­mos a bus­car y en­con­tra­mos uno en Burgos”. Pe­ro exis­tía un pro­ble­ma, la po­ten­cia del coche. “Ya te­nía­mos to­do pre­pa­ra­do, pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to mi padre me lla­mó y me di­jo que si sa­bía que te­nía 450 ca­ba­llos. Le di­je que sí y él que me ol­vi­da­ra del coche: ‘No pue­des pa­sar de 100 a 400’. Tu­vi­mos un ri­fi­rra­fe y me en­fa­dé con él”.

Pe­ro el pa­sa­do ve­rano cam­bió Es­pa­ña por la NBA y su an­sia­do Ca­ma­ro le es­pe­ra­ba. “Al ir­me a Oklaho­ma, le di­je que lo iba a com­prar. Me di­jo que ya po­día ha­cer lo que qui­sie­ra, así que fui al con­ce­sio­na­rio y lis­to”, con­ti­núa. Eso sí, tu­vo que ser azul con ra­yas ne­gras: “Que­ría los mis­mo co­lo­res que el Ca­ma­ro de la pe­lí­cu­la, pe­ro mi no­via no que­ría con­du­cir un coche ama­ri­llo bri­llan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.