Bolt y el ho­rror al va­cío

El gran campeón ja­mai­cano se re­ti­ra tras los Mun­dia­les de Lon­dres que arran­can hoy De­ja el atle­tis­mo en es­ta­do de cri­sis

AS (Las Palmas) - - Torneo Cotif - LA PRE­VIA SAN­TIA­GO SEGUROLA

Usain Bolt, pro­ba­ble­men­te el me­jor atle­ta de la his­to­ria, se des­pe­di­rá en los Mun­dia­les de Atle­tis­mo de 2017. Lo ha­rá en Lon­dres, don­de se sien­te en ca­sa y don­de lo­gró tres me­da­llas de oro en los Jue­gos de 2012, apo­ya­do por la ma­si­va co­lo­nia ja­mai­ca­na que acu­dió al es­ta­dio ca­da vez que in­ter­ve­nía su hé­roe.

Fue­ron días glo­rio­sas, pe­ro no fá­ci­les, pa­ra Bolt. Se lle­gó a du­dar de sus po­si­bi­li­da­des, des­pués de va­rios me­ses de lesiones y de un cier­to har­taz­go por la com­pe­ti­ción. Pe­ro Bolt emer­gió con la gran­de­za de siem­pre, co­mo lo hi­zo cua­tro años des­pués en Río de Ja­nei­ro. En su me­jor es­ta­do, Bolt no era de es­te pla­ne­ta. En sus mo­men­tos más hu­ma­nos, era in­su­pe­ra­ble.

Bolt se des­pi­de en una épo­ca de­ca­den­te del atle­tis­mo, que ha per­di­do ti­rón en­tre el pú­bli­co, aque­ja­do de va­rios ma­les: el de­cli­ve de Europa, el ve­neno del do­pa­je, la co­rrup­ción en las es­fe­ras ad­mi­nis­tra­ti­vas y el re­cha­zo de las au­dien­cias. En los Jue­gos de Río, las ce­re­mo­nias de aper­tu­ra y clau­su­ra se or­ga­ni­za­ron en Ma­ra­ca­ná, un es­ta­dio de fút­bol. Las prue­bas de atle­tis­mo se ce­le­bra­ron en otro es­ta­dio, sin la pre­sen­cia de la lla­ma olím­pi­ca. To­do un sín­to­ma de los ma­los tiem­pos que co­rren.

Es cu­rio­sa la ex­tra­ña ecua­ción que man­tie­ne Bolt con el mun­do de atle­tis­mo. En me­dio de la de­cli­nan­te si­tua­ción de un de­por­te que bus­ca nue­vas al­ter­na­ti­vas –las ca­lles es­tán lle­nas de co­rre­do­res y las ciu­da­des or­ga­ni­zan cons­tan­te­men­te ca­rre­ras po­pu­la­res–, el campeón ja­mai­cano ha ad­qui­ri­do una po­pu­la­ri­dad que ex­ce­de la del atle­tis­mo. Es uno de los de­por­tis­tas más co­no­ci­dos en el mun­do, un hom­bre con un tre­men­do ca­ris­ma po­pu­lar, el me­jor pu­bli­cis­ta que el atle­tis­mo po­dría en­con­trar, sin el apro­ve­cha­mien­to que me­re­ce.

El atle­ta ja­mai­cano ha do­mi­na­do el pai­sa­je du­ran­te los úl­ti­mos ocho años, des­de su im­pre­sio­nan­te irrup­ción en los Jue­gos de Pe­kín 2008. Des­de en­ton­ces, no ha en­con­tra­do una ver­da­de­ra com­pe­ti­ción, ni su­ce­so­res a su al­tu­ra. No han fal­ta­do es­tre­llas co­mo el ke­niano David Ru­dis­ha (800 me­tros) o el sud­afri­cano Way­de van Nie­kerk (400 me­tros), ma­ra­vi­llo­sos cam­peo­nes que en otras épo­cas hu­bie­ran al­can­za­do una tras­cen­den­cia pla­ne­ta­ria. Aho­ra, su pres­ti­gio ape­nas su­pera los es­tre­chos lí­mi­tes del atle­tis­mo.

El atle­tis­mo no es Bolt, pe­ro na­die lo ven­de me­jor que Bolt. Su fi­gu­ra, la de un atle­ta que se re­ti­ra es­te año, pre­si­di­rá los Mun­dia­les de Lon­dres. ¿Có­mo vivirá el mun­do del atle­tis­mo la re­ti­ra­da del fe­nó­meno ja­mai­cano? Hay gran­des atle­tas, pe­ro no de la mag­ni­tud de Usain Bolt, sen­sa­cio­nal en la pis­ta y ca­ris­má­ti­co fue­ra. No bas­ta con lo­grar gran­des mar­cas pa­ra des­per­tar la ima­gi­na­ción po­pu­lar. Atrás han que­da­do los días de Coe y Ovett, de Le­wis y John­son, de los años 80 y 90, cuan­do el atle­tis­mo ocu­pa­ba un lu­gar de pri­vi­le­gio en la es­ca­la del de­por­te.

En el año de la re­ti­ra­da de Bolt, hay una pro­pues­ta en fir­me pa­ra eli­mi­nar la pis­ta del es­ta­dio Olím­pi­co de Ber­lín. En los Mun­dia­les de fút­bol de 1974, ce­le­bra­dos en Ale­ma­nia, to­dos los es­ta­dios, me­nos el del Bo­rus­sia Dort­mund, dis­po­nían de pis­ta de atle­tis­mo. Si des­apa­re­ce la pis­ta de Ber­lín, só­lo el es­ta­dio del Nu­rem­berg, en­tre to­dos los que se uti­li­za­ron en el Mun­dial 2006, man­ten­drá la pis­ta.

Sin Bolt se agu­di­za­rá la caí­da. Na­die, ni de le­jos, tie­ne su po­der de con­vo­ca­to­ria. Por eso los Mun­dia­les de Lon­dres se­rán tan sen­si­bles a la fi­gu­ra del ja­mai­cano. El atle­tis­mo es­ta­rá en deu­da eter­na con un hom­bre que ha cau­ti­va­do por sus fa­bu­lo­sos ré­cords y una per­so­na­li­dad que no le ha he­cho es­cla­vo del po­der. Bolt ha si­do un es­pí­ri­tu li­bre, sin ata­du­ras al Co­mi­té Olím­pi­co Internacional o a la Fe­de­ra­ción Internacional de Atle­tis­mo. Les ha he­cho los me­jo­res fa­vo­res del mun­do a las dos or­ga­ni­za­cio­nes, pe­ro nun­ca ha si­do un peón de ellas.

Aho­ra que se va, que­da­rán pa­ra el re­cuer­do sus apa­bu­llan­tes de­mos­tra­cio­nes en Pe­kín 2008, el Mun­dial de Ber­lín 2009 y los Jue­gos de Lon­dres 2012. Na­die se acer­ca a unas mar­cas (9.58 se­gun­dos en los 100 me­tros, 19.19 en 200) que se es­ca­pan a nues­tra ima­gi­na­ción. Sa­be­mos que son po­si­bles por­que Bolt las lo­gró y to­dos le vi­mos.

DES­PE­DI­DA. Usain Bolt, en los ta­cos de sa­li­da du­ran­te un en­tre­na­mien­to de ayer en Lon­dres, don­de se des­pe­di­rá de la com­pe­ti­ción en los Mun­dia­les que arran­can hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.