“Pe­ro, ¿adón­de vas, cha­val?”

Ney­mar me sor­pren­dió; la pri­me­ra vez en po­si­ti­vo y la se­gun­da en ne­ga­ti­vo por­que con­tra­di­ce su ac­ti­tud y tra­yec­to­ria

AS (Las Palmas) - - Internacional - POR CAR­LOS MATALLANAS

¿Quién se can­sa de ju­gar con el me­jor si ade­más te lle­vas bien con él?

Con­fie­so que me ha sor­pren­di­do. Y el ca­so es que es la se­gun­da vez, aun­que a di­fe­ren­cia de és­ta, la pri­me­ra fue en po­si­ti­vo. Cuan­do nos se­pa­ra­ba de Ney­mar

un océano en­te­ro, sus pin­to­res­cas ha­za­ñas es­ta­ban acom­pa­ña­das inevi­ta­ble­men­te de du­das, ali­ña­das por aquel pei­na­do de ga­llo, que tan a jue­go iba con su irre­ve­ren­cia y des­par­pa­jo con el ba­lón. Li­de­ra­ba un

San­tos cam­peón que se lle­vó un re­vés his­tó­ri­co en la fi­nal del Mun­dial de Clu­bes con­tra el Bar­ce­lo­na de

Guar­dio­la.

El ga­llo bra­si­le­ño, re­cién sa­li­do de la ado­les­cen­cia, pe­ro ya sien­do la prin­ci­pal es­pe­ran­za de los pen­ta­cam­peo­nes del mun­do, ahí es na­da, com­pro­bó lo le­jos que es­ta­ba del pri­mer ni­vel com­pe­ti­ti­vo. Al sal­tar el char­co en bus­ca de ello, las sos­pe­chas con­ti­nua­ban, lle­ga­ba a un ga­lli­ne­ro do­mi­na­do por el más gran­de. En teo­ría, a na­die se le ocu­rri­ría me­ter en el mis­mo ves­tua­rio al 10 de Bra­sil con el 10 de Ar­gen­ti­na. Has­ta Cruyff ex­pre­só sus du­das en pú­bli­co.

Y ahí vino la gra­ta sor­pre­sa. El cha­val apa­ren­te­men­te re­bel­de so­bre el cés­ped pro­ta­go­ni­zó una la­bor de hu­mil­dad que ya es his­to­ria del fút­bol. El pa­so de los me­ses con­fir­mó que su ac­ti­tud era sin­ce­ra. Con ella no só­lo pro­pi­ció un en­ten­di­mien­to ex­qui­si­to con Mes­si den­tro y fue­ra del cam­po, sino que se po­si­cio­na­ba cla­ra­men­te co­mo fu­tu­ro he­re­de­ro del ar­gen­tino en la ci­ma del Pla­ne­ta Fút­bol. De­mos­tra­ba in­te­li­gen­cia, pa­cien­cia, ga­nas de me­jo­rar a pe­sar de po­seer vir­tu­des téc­ni­cas, es­té­ti­cas y com­pe­ti­ti­vas ha­ce tiem­po no vis­tas. Y en el cés­ped he­mos vis­to es­tos cua­tro años de azul­gra­na a un Ney­mar gran­de, con el úni­co pe­ro, muy me­nor, de so­bre­pa­sar­se en su su­pe­rio­ri­dad téc­ni­ca en par­ti­dos sen­ten­cia­dos y re­vol­ver­se an­te la inevi­ta­ble pa­ta­da de un de­fen­sa he­ri­do en su or­gu­llo.

Con la lle­ga­da de Luis Suá­rez he­mos asis­ti­do a la ines­pe­ra­da con­vi­ven­cia de tres ga­llos, for­man­do un tri­den­te que de­ja nú­me­ros de otra épo­ca y que, pa­ra col­mo, pa­re­cían no se­pa­rar­se ni pa­ra ir al ba­ño. To­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, es­ta­ba en­cau­za­do pa­ra que el he­re­de­ro Ney­mar aguar­da­se ga­nan­do tí­tu­los y mar­can­do go­les a que el rey Mes­si le ce­die­se el trono del Ba­rça y del mun­do con na­tu­ra­li­dad, co­mo se cum­plen los años.

Pe­ro aquí nos to­pa­mos con la sor­pre­sa ne­ga­ti­va de es­te ve­rano. La de­ci­sión de Ney­mar no sor­pren­de por no­ve­do­sa, es ha­bi­tual que los gran­des ju­ga­do­res pro­ta­go­ni­cen los gran­des tras­pa­sos y asu­man nó­mi­nas es­tra­tos­fé­ri­cas. Sor­pren­de por­que con­tra­di­ce su ac­ti­tud y su tra­yec­to­ria de los úl­ti­mos cua­tro años.

Ad­mi­tió en su pre­sen­ta­ción con el PSG que en su día fue al Bar­ce­lo­na pa­ra po­der ju­gar con Mes­si, pe­ro que aho­ra le se­du­ce el pro­yec­to del club pa­ri­sino. ¿Quién se can­sa de ju­gar con el me­jor si ade­más te lle­vas bien con él? Ne­gó ta­xa­ti­va­men­te que se mar­che en bus­ca de más pro­ta­go­nis­mo o por el he­cho de ga­nar ca­si el do­ble. Ha­bló de nue­vos re­tos,

Aun­que le sal­ga bien, en Bar­ce­lo­na ha­bría lle­ga­do a co­tas más al­tas

pe­ro cues­ta ima­gi­nar desafíos ma­yo­res de los que te­nía por de­lan­te en el Bar­ce­lo­na y que aca­ba­mos de des­cri­bir. El ca­so es que el pro­pio Ney­mar ne­gó to­das las po­si­bles ex­pli­ca­cio­nes a su de­ci­sión. Es de­cir, ca­si la con­vir­tió él mis­mo en lo que es pa­ra mu­chos, inex­pli­ca­ble.

Por su­pues­to que es li­bre de de­ci­dir su fu­tu­ro y apos­tar por lo que le plaz­ca. Pe­ro, aun­que la aven­tu­ra le sal­ga bien y ga­ne Cham­pions y Ba­lo­nes de Oro re­si­dien­do en Pa­rís, se­rá im­po­si­ble no pen­sar pa­ra siem­pre que el ca­mino que de­jó sú­bi­ta­men­te en Bar­ce­lo­na le ha­bría lle­va­do a co­tas aún más al­tas.

Por eso, uno se ima­gi­na una con­ver­sa­ción pri­va­da en­tre Ney­mar y al­gún pe­so pe­sa­do de la plan­ti­lla cu­lé, don­de le di­ce el ve­te­rano al jo­ven bra­si­le­ño, al que le vuel­ve a aso­mar la cres­ta: “¿Pe­ro adón­de vas, cha­val?”.

Car­los Matallanas es pe­rio­dis­ta, pa­de­ce ELA y ha es­cri­to es­te ar­tícu­lo con las pu­pi­las.

Des­pués vio el choque con su pa­dre y ami­gos.

Ter­mi­nó sin ca­mi­se­ta, lu­cien­do ta­tua­jes.

Se le vio muy in­ten­so du­ran­te el en­cuen­tro.

CON SU GEN­TE. Ney­mar po­só con fa­mi­lia­res y ami­gos en la pre­sen­ta­ción que reali­zó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el pa­sa­do vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.