Man­yon­ga ga­na por cua­tro cen­tí­me­tros a Ja­rrion Law­son

AS (Las Palmas) - - Atletismo - —ÁN­GEL CRUZ

■ Cua­tro cen­tí­me­tros se­pa­ra­ron al cam­peón de Lon­dres, el sud­afri­cano Lu­vo Man­yon­ga, del me­da­llis­ta de pla­ta, el es­ta­dou­ni­den­se Ja­rrion Law­son: 8,48 por 8,44. Una mi­nu­cia. Man­yon­ga era el úni­co fa­vo­ri­to, por­que do­mi­na­ba el rán­king de for­ma apa­ra­to­sa, y pa­re­ció ca­si sentenciar la prue­ba en el se­gun­do sal­to, con esos 8,48. Pe­ro te­nía por de­trás a un gru­po de gran­des atle­tas, dis­pues­tos a pe­lear y que al fi­nal nos ofre­cie­ron una prue­ba de gran ni­vel, muy com­pe­ti­da y be­lla.

Y en­tre los per­se­gui­do­res, un te­xano que en el sex­to y úl­ti­mo sal­to ate­rri­zó en los 8,44 que le die­ron la pla­ta. Por cier­to, es un ve­lo­cis­ta-sal­ta­dor, co­mo Carl Le­wis, pe­ro sal­van­do to­das las dis­tan­cias, que tie­ne 10.04 en los 100 me­tros. Y la ve­lo­ci­dad es la cla­ve de la lon­gi­tud. El bron­ce fue pa­ra otro sud­afri­cano, co­mo Man­yon­ga: Rus­wahl Sa­maai (8,32). Aten­ción al nue­vo atle­tis­mo de Su­dá­fri­ca, po­de­ro­sí­si­mo.

Y tras ellos, otros sie­te sal­ta­do­res con más de ocho me­tros, en un ni­vel es­plén­di­do. Allí no es­ta­ba Eu­se­bio Cá­ce­res, en una fi­nal que de­be­ría ser su es­pa­cio na­tu­ral. Gran prue­ba, pe­ro se si­gue año­ran­do aquel Mun­dial de To­kio 1991: Mi­ke Po­well y Carl Le­wis vo­lan­do li­te­ral­men­te.

Lu­vo Man­yon­ga, cam­peón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.