El Su­per­man de Al­ha­ma

AS (Las Palmas) - - Más Deporte - JUAN GU­TIÉ­RREZ

“Y LUE­GO PIEN­SO EN

UN DE­CATLE­TA: EL

DE­POR­TIS­TA PER­FEC­TO, EL HOM­BRE DIEZ”.

¿Qué es lo más pa­re­ci­do a un su­per­hé­roe de fic­ción que nos po­de­mos en­con­trar en la

Tie­rra? Ahí les de­jo la pre­gun­ta pa­ra tra­ba­jar la ima­gi­na­ción. A mí me vie­nen dos imá­ge­nes. En la pri­me­ra apa­re­ce un bom­be­ro: per­so­nas que sal­van vi­das y com­ba­ten ca­tás­tro­fes. Y lue­go pien­so en un de­catle­ta: el de­por­tis­ta per­fec­to, el hom­bre diez. En es­tos días se es­tán ce­le­bran­do los Mun­dia­les de atle­tis­mo en Lon­dres, don­de com­pi­ten des­de el pa­sa­do vier­nes los que más co­rren, los que más sal­tan y los que más lan­zan. El de­catle­ta es to­do eso en uno. Me asal­tan nom­bres mí­ti­cos de aque­llo que Bob Mat­hias, el pri­mer do­ble cam­peón olím­pi­co de la dis­ci­pli­na, lla­ma­ba “un ase­si­na­to en diez eta­pas”: Jim Thor­pe, Da­ley Thom­pson (aquel del vi­deo­jue­go), Dan O’Brien,

To­mas Dvo­rak, Ash­ton Ea­ton... En Es­pa­ña tam­bién ha ha­bi­do des­ta­ca­dos com­bi­ne­ros, pe­ro es­pe­cial­men­te uno: An­to­nio Pe­ñal­ver, mur­ciano de Al­ha­ma. El 6 de agos­to de 1992, ha­ce hoy 25 años, con­quis­tó la pla­ta olím­pi­ca en Bar­ce­lo­na, por de­trás de Ro­bert

Zme­lik. Un po­dio de pres­ti­gio. Tras aque­lla con­quis­ta se abra­zó a su en­tre­na­dor, Mi­guel Án­gel

Mi­llán. Un ges­to del que Pe­ñal­ver ha re­ne­ga­do ha­ce unos me­ses, cuan­do se hi­cie­ron pú­bli­cos los abu­sos a los que fue so­me­ti­do por su téc­ni­co, y que lue­go se re­pi­tie­ron a lo lar­go del tiem­po y del ma­pa con otros atle­tas. Un pro­ble­ma que aco­sa al de­por­te, de tan­to en tan­to, y del que se ha to­ma­do ma­yor con­cien­cia en las úl­ti­mas fe­chas. Has­ta los su­per­hé­roes tie­nen pun­tos dé­bi­les, su kry­pto­ni­ta. Pe­ro en nues­tro re­cuer­do, y pa­ra siem­pre, An­to­nio Pe­ñal­ver es el Su­per­man de Al­ha­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.