Atle­tis­mo her­mo­so, pe­ro es­tan­ca­do

La IAAF no ha apro­ve­cha­do el ti­rón de Bolt, Van Nie­kerk y Ru­dis­ha

AS (Las Palmas) - - Motor - SAN­TIA­GO SE­GU­RO­LA

En po­cos si­tios lu­ce más el atle­tis­mo que en Lon­dres, una de las es­ca­sas gran­des ciu­da­des que man­tie­ne la fi­de­li­dad con un de­por­te que ha per­di­do gan­cho en otras ca­pi­ta­les. Al­re­de­dor de 55.000 per­so­nas se reunie­ron en la tar­de de ayer pa­ra pre­sen­ciar una jor­na­da sin gran­des es­tre­llas me­diá­ti­cas en las fi­na­les. To­dos los días, el es­ta­dio ha pre­sen­ta­do un as­pec­to mag­ní­fi­co. A los bri­tá­ni­cos les gus­ta de ver­dad el atle­tis­mo. For­ma par­te esen­cial de su cul­tu­ra de­por­ti­va. Qué di­fe­ren­cia con el des­an­ge­la­do as­pec­to del es­ta­dio en los Jue­gos de Río de Ja­nei­ro, o las de­sier­tas gra­das en Pe­kín du­ran­te las jor­na­das ma­ti­na­les.

Lon­dres man­tie­ne el es­pí­ri­tu de 2012, año má­gi­co pa­ra los atle­tas bri­tá­ni­cos. La co­ne­xión fun­cio­na, aun­que en los Mun­dia­les no es­tán ni Jes­si­ca En­nis, cam­peo­na olím­pi­ca de hep­tatlón, o Rut­her­ford, ga­na­dor del sal­to de lon­gi­tud. Es me­ri­to­ria la leal­tad de los afi­cio­na­dos de las Is­las en unos Mun­dia­les que vuel­ven a pa­de­cer el pro­ble­ma del ca­len­da­rio, de­ma­sia­do lar­go, es­ti­ra­do ar­ti­fi­cial­men­te en mu­chas prue­bas y más dis­per­so de lo con­ve­nien­te.

Es un ca­len­da­rio po­co ade­cua­do pa­ra la te­le­vi­sión. En unos tiem­pos don­de el com­ba­te por la au­dien­cia es as­fi­xian­te, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Atle­tis­mo (IAAF) man­tie­ne jor­na­das de ocho o nue­ve ho­ras, co­mo en los tiem­pos do­ra­dos de las te­le­vi­sio­nes pú­bli­cas, due­ñas de las pa­rri­llas y sin com­pe­ten­cia de las pri­va­das. Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la se ha en­con­tra­do en gra­ves di­fi­cul­ta­des pa­ra emi­tir al­gu­nas de las úl­ti­mas edi­cio­nes de los Mun­dia­les, un da­to que ex­pli­ca la pér­di­da de in­te­rés de la au­dien­cia y la pa­rá­li­sis de la IAAF, ins­ta­la­da en un mo­de­lo que ne­ce­si­ta una re­vi­sión ur­gen­te.

Pe­re­za men­tal. Ape­nas hay no­ve­da­des que con­vo­que a la ima­gi­na­ción de los afi­cio­na­dos. Per­sis­te una pe­re­za men­tal que pre­ten­de am­pa­rar­se en un pu­ris­mo irreal. En pleno si­glo XXI, con una ola de jó­ve­nes deportes que cre­cen por­que en­tien­den el tiem­po en el que vi­ven, el atle­tis­mo ni apren­de, ni apro­ve­cha su in­du­da­ble po­ten­cial. En una so­cie­dad que exi­ge el es­pec­tácu­lo, los di­ri­gen­tes de la IAAF han si­do in­ca­pa­ces de apro­ve­char la mi­na de oro que, por ejem­plo, han sig­ni­fi­ca­do los dos úl­ti­mos Jue­gos Olím­pi­cos.

Fe­nó­me­nos. Po­cas ve­ces en la his­to­ria se han reuni­do tres fe­nó­me­nos del ca­li­bre del ja­mai­cano Usain Bolt (100 y 200 me­tros), el sud­afri­cano Way­de Van Nie­kerk (200 y 400 me­tros) y el ke­niano Da­vid Ru­dis­ha. Bolt ba­tió los ré­cords del mun­do en Pe­kín 2008 y en el Mun­dial de Berlín 2009. Van Nie­kerk des­tro­zó en los Jue­gos de Río la mar­ca mun­dial de Mi­chael John­son, con­si­de­ra­da inac­ce­si­ble du­ran­te más de 15 años, y se ha con­sa­gra­do co­mo el úni­co atle­ta ca­paz de ba­jar de 10, 20 y 44 se­gun­dos en los 100, 200 y 400 me­tros.

Ru­dis­ha ga­nó en Lon­dres 2012 la fi­nal más her­mo­sa de los Jue­gos, los 800 me­tros más ver­ti­gi­no­sos que se han vis­to ja­más en una pis­ta. El ke­niano ba­tió el ré­cord del mun­do, con una mar­ca por de­ba­jo de 1.41 mi­nu­tos.

Es­tos tres fe­nó­me­nos ofre­cie­ron lo me­jor de su ta­len­to en los Jue­gos y en los Mun­dia­les, no en reunio­nes de ve­rano. Han si­do, por lo tan­to, la me­jor pro­pa­gan­da pa­ra la IAAF y el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal. ¿Por qué no apro­ve­char su ti­rón po­pu­lar y las gran­dio­sas ex­pec­ta­ti­vas que han ge­ne­ra­do en la ci­ma de sus ca­rre­ras? Al­gu­nos di­rán que el atle­tis­mo no es un cir­co, pe­ro no ha­bía na­da de ex­tra­va­gan­te en pre­pa­rar al­gún ti­po de com­pe­ti­ción que per­mi­tie­ra re­unir a Bolt y Van Nie­kerk, y qui­zá tam­bién a Ru­dis­ha.

El atle­tis­mo ne­ce­si­ta pu­bli­ci­tar­se, so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes. Ne­ce­si­ta des­de­ñar la pe­re­za men­tal y apro­ve­char lo me­jor que tie­ne, unos cuan­tos atle­tas de mag­ni­tud his­tó­ri­ca que de­be­rían ser­vir de ban­de­rín de en­gan­che pa­ra los afi­cio­na­dos al de­por­te. Pue­de que las fór­mu­las no sean sen­ci­llas, pe­ro la bús­que­da es ne­ce­sa­ria, por­que hay al­go en el atle­tis­mo ac­tual que hue­le a agua es­tan­ca­da.

LA EX­CEP­CIÓN DE LON­DRES. A la es­te­la de los Jue­gos del 2012 y de la gran afi­ción que se man­tie­ne en las Is­las, las gra­das es­tán lle­nas a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en Pe­kín o Río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.