Pe­dro­so man­da: oro de Ro­jas y Pe­le­tei­ro, sép­ti­ma

La ga­lle­ga hi­zo mar­ca (14.23) y lue­go se le­sio­nó

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BELLÓN / LON­DRES

Ana Pe­le­tei­ro, con la pier­na co­ja, abra­zó en el fo­so de tri­ple a la ve­ne­zo­la­na Yu­li­mar Ro­jas. Su com­pa­ñe­ra de en­tre­na­mien­tos en el gru­po de Iván Pe­dro­so ha­bía ga­na­do la me­da­lla de oro y ella, en su de­but en es­te gran cam­peo­na­to, era sép­ti­ma del mun­do, con 14,23, mar­ca per­so­nal. El pe­ro, en su cuar­to in­ten­to se des­equi­li­bró y se hi­zo da­ño en la ro­di­lla. “Es agri­dul­ce. Ya pue­do de­cir que soy la sép­ti­ma del mun­do, pe­ro con ra­bia por­que era mi día y po­dría ha­ber he­cho un sal­to muy lar­go”.

Pe­le­tei­ro, de 21 años y cam­peo­na del mun­do jú­nior con 16, pe­gó un paso de gi­gan­te en Lon­dres, don­de ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va. Lo hi­zo en la ca­li­fi­ca­ción y ayer, en el ter­cer sal­to de la fi­nal, cuan­do la pre­sión aprie­ta, pe­gó el vue­lo que le lle­vó a la sép­ti­ma pla­za. Al si­guien­te, la caí­da: “No sé exac­ta­men­te lo que me pa­só y la pier­na en la are­na se me fue ha­cia atrás y fui al sue­lo”. Sin la op­ción de ese “sal­to muy lar­go” que te­nía guar­da­do, Pe­le­tei­ro se sen­tó en el ban­co a ver el desa­rro­llo de la fi­nal. Y me­re­ció la pe­na, por­que su ami­ga Yu­li­mar se ase­gu­ra­ba el oro en el due­lo la­ti­noa­me­ri­cano con Ibar­güen, que no fue ca­paz de lle­gar a los 14,91 de Ro­jas.

Pe­le­tei­ro y Ro­jas se ma­cha­can a dia­rio en las pis­tas de la Fuen­te de la Ni­ña de Guadalajara, don­de el cu­bano Iván Pe­dro­so, his­tó­ri­co cam­peón de lon­gi­tud, ha pues­to el cam­po ba­se de su pres­ti­gio­so gru­po de en­tre­na­mien­to en el que tam­bién es­tá Nel­son Évo­ra y al que a ve­ces se une el ta­len­to­so Tamg­ho. “Yo tra­ba­jo allí ca­da día pa­ra es­tar con las me­jo­res, ten­go la suer­te de en­tre­nar­me con la ac­tual cam­peo­na del mun­do”, se­guía Pe­le­tei­ro, que se emo­cio­nó con el oro de Ro­jas “cla­ra­men­te”: “Me ale­gro por ella y por Iván, só­lo ellos sa­ben lo que ha pa­sa­do. Ha­ce un mes Yu­li­mar tu­vo mo­les­tias y no sa­bían ni si iban a es­tar aquí”.

Pe­le­tei­ro, que pa­só ma­los mo­men­tos tras su tem­prano éxi­to en los Mun­dia­les jú­nior, se reivin­di­có: “Mu­chos di­je­ron que Ana Pe­le­tei­ro no es­ta­ba, pe­ro aho­ra es­toy aquí. Tu­ve que cho­car con una pa­red pa­ra apren­der. Pa­sé tiem­pos muy du­ros, ten­go una fa­mi­lia y unos ami­gos ex­ce­len­tes, y la suer­te de caer en ma­nos de Pe­dro­so”. El téc­ni­co, que ha­ce gru­po con un oro mun­dial y la jo­ya re­na­ci­da Pe­le­tei­ro. Cre­cen en la tran­qui­li­dad de Guadalajara.

Pe­le­tei­ro, en el fo­so.

ORO DE VE­NE­ZUE­LA. Ro­jas, que se en­tre­na en Guadalajara con Pe­dro­so, dio un úl­ti­mo sal­to de ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.