Ibar­güe­nRo­jas: due­lo es­pec­ta­cu­lar

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JO­SÉ LUIS LÓ­PEZ ■

La his­to­ria del atle­tis­mo es­tá lle­na de gran­des due­los. El úl­ti­mo que ha ex­plo­ta­do en la pis­ta es el de Ca­te­ri­ne Ibar­güen con­tra Yu­li­mar Ro­jas, en tri­ple sal­to. Co­lom­bia con­tra Ve­ne­zue­la.

La ve­te­ra­nía fren­te a la ju­ven­tud. La maes­tría téc­ni­ca fren­te al dia­man­te sin pu­lir. Pe­ro al­go en co­mún: son pro­duc­to de la sa­bi­du­ría de téc­ni­cos cu­ba­nos: Ubal­do Duany e Iván Pe­dro­so.

Ano­che el due­lo vol­vió a ser es­pec­ta­cu­lar, co­mo en los Jue­gos de Río, pe­ro es­ta vez ga­nó Yu­li.

Prác­ti­ca­men­te en ca­da ron­da cam­bia­ba la lí­der de la prue­ba. Al fi­nal, Ro­jas, que en­tre­na en Guadalajara, su­peró en dos cen­tí­me­tros a Ca­te­ri­ne Ibar­güen. Atle­tis­mo en es­ta­do pu­ro. Aun­que es­ta vez no pa­sa­ran de los 15 me­tros, es­toy se­gu­ro que el ré­cord del mun­do, ya muy an­ti­guo, de Ine­sa Kra­vets,

tie­ne pre­des­ti­na­do una nue­va po­see­do­ra en bre­ve, Ro­jas o Ibar­güen. La pri­me­ra, una al­tí­si­ma sal­ta­do­ra de 1,92 m., por el in­men­so ta­len­to que ate­so­ra. Ibar­güen, por su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va, por­que nun­ca se rin­de, por­que su­po sa­lir de dos agu­je­ros ne­gros en su vi­da, el pri­me­ro en su po­bre y tris­te in­fan­cia, y el se­gun­do cuan­do no aban­do­nó el atle­tis­mo a pe­sar de es­tar mu­chos años sin des­ta­car in­ter­na­cio­nal­men­te. Se­guir lu­chan­do has­ta el fi­nal. Esa es la cla­ve.

Yu­nas pa­la­bras pa­ra el dra­ma de Ana Pe­le­tei­ro en el fo­so. Vi­vió en me­nos de cin­co mi­nu­tos la glo­ria de ser fi­na­lis­ta y sal­tar más que nun­ca en su vi­da (14,23 m.) y el do­lor de una le­sión en la caí­da en el ate­rri­za­je en el si­guien­te sal­to. Un con­tras­te bru­tal. Pe­ro el éxi­to de Ana no lo pue­de bo­rrar na­da. Ni las lá­gri­mas de do­lor que al fi­nal aca­ba­ron hu­me­de­cien­do la are­na en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.