La ma­du­rez de Ba­le es­tá lle­gan­do

AS (Las Palmas) - - Real Madrid-Manchester United - GUI­LLEM BALAGUÉ ■

No ca­be nin­gu­na du­da de que Ga­reth Ba­le es­tá ma­du­ran­do. Co­no­ce­dor de sus po­si­bi­li­da­des y tam­bién de sus lí­mi­tes, to­ma de­ci­sio­nes co­mo un fut­bo­lis­ta que no tie­ne na­da que de­mos­trar, que sa­be lo que pue­de dar. Mo­vién­do­se con cier­ta li­ber­tad al­re­de­dor de Ben­ze­ma, bus­can­do el uno con­tra uno en las dos ban­das y apa­re­cien­do por sor­pre­sa en la po­si­ción de arie­te, el ga­lés ju­gó su me­jor par­ti­do de la pre­tem­po­ra­da. Y lo hi­zo no só­lo por ac­ti­tud (qui­so par­ti­ci­par, in­clu­so por mo­men­tos ba­jó a ayu­dar en la cons­truc­ción) sino tam­bién por el acier­to en sus elec­cio­nes. Ju­gó a un to­que, co­mo en el se­gun­do gol; es­pe­ró a me­nu­do la lle­ga­da del ba­lón bien abier­to en bus­ca de un uno con­tra uno; co­rrió al es­pa­cio por­que sa­bía que si le veían, le da­rían el ba­lón, co­mo ocu­rrió en la se­gun­da mi­tad cuan­do re­ci­bió en el área y lan­zó un de­re­cha­zo que se es­tre­lló en el lar­gue­ro.

Un mon­tón de co­sas bue­nas, aun­que los que es­pe­ran de él que ga­ne par­ti­dos di­rán que qui­zá de­ma­sia­do es­pa­cia­das en el tiem­po. Pue­de ser, pe­ro ya se sa­be que a Ba­le le cues­ta co­ger la for­ma. Eso sí, cuan­do lle­ga a su pun­to ex­cel­so sus com­pa­ñe­ros le bus­can, sus re­ma­tes y re­ga­tes des­equi­li­bran, y ha­ce al Ma­drid me­jor. Cuan­do ten­ga una de esas ra­chas ya no se­rá un can­di­da­to tan cla­ro, co­mo apun­tan al­gu­nos aho­ra, a de­jar el Ma­drid si lle­ga­ra

Mbap­pé. Só­lo ne­ce­si­ta la con­ti­nui­dad ne­ce­sa­ria, y suer­te con las le­sio­nes, pa­ra vol­ver a ser el de las pri­me­ras dos tem­po­ra­das. Ba­le, frus­tra­do por un año irre­gu­lar, se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra eso, no pa­ra cam­biar de ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.