Casemiro, el ta­len­to y el ce­men­to

El bra­si­le­ño es un gran fut­bo­lis­ta sin ape­nas fi­su­ras en su jue­go. El Uni­ted de Mou se ha pro­te­gi­do con al­tu­ra y ki­los

AS (Las Palmas) - - Real Madrid - SAN­TIA­GO SEGUROLA

GEl Ma­drid con­quis­tó la Su­per­co­pa en Skop­je gra­cias a su pro­pues­ta más es­té­ti­ca y su­ge­ren­te. El Uni­ted no es­tá di­se­ña­do pa­ra la be­lle­za y la aventura. Fue un Ma­drid más ape­te­ci­ble y atrac­ti­vo que el equi­po in­glés.

anó el Ma­drid la Su­per­co­pa con una con­vin­cen­te vic­to­ria so­bre el Man­ches­ter Uni­ted, que se­rá un equi­po di­fí­cil de su­pe­rar y po­co atrac­ti­vo a la vis­ta. Mou­rin­ho ha de­ci­di­do pro­te­ger­se con al­tu­ra y ki­los. Los tres fi­cha­jes fun­da­men­ta­les de es­ta tem­po­ra­da han si­do el cen­tral Lin­de­löf (1,88 me­tros), el cen­tro­cam­pis­ta Ma­tic (1,94) y el de­lan­te­ro Lu­ka­ku (1,94). Se­rá di­fí­cil en­con­trar un equi­po con una me­dia tan al­ta de es­ta­tu­ra, cer­ca­na al 1,90 en un día cual­quie­ra de la tem­po­ra­da.

Mou­rin­ho quie­re se­gu­ri­dad y la en­cuen­tra en unos ju­ga­do­res con un fí­si­co que im­pre­sio­na. El Man­ches­ter no es­tá di­se­ña­do pa­ra la be­lle­za y la aventura. Per­de­rá po­cos par­ti­dos, por­que hay mu­cho ce­men­to en el Uni­ted, pe­ro le cos­ta­rá im­po­ner­se con cla­ri­dad. Se­rá un equi­po pa­ra re­sul­ta­dos cor­tos, co­mo su­ce­dió fren­te al Real Ma­drid, más li­ge­ro, me­nos pre­de­ci­ble y más atrac­ti­vo que el equi­po in­glés.

El par­ti­do ofre­cía al­gu­nos in­te­rro­gan­tes pa­ra el Ma­drid, que lle­ga­ba a la fi­nal de la Su­per­co­pa con va­rios malos re­sul­ta­dos, po­ca ac­ti­vi­dad go­lea­do­ra y bas­tan­te ato­nía en el jue­go. Ne­ce­si­ta­ba un due­lo de ver­dad pa­ra es­ti­mu­lar­se y ofre­cer una idea de su es­ta­do. El Man­ches­ter Uni­ted, con su pres­ti­gio a cues­tas y Mou­rin­ho en el ban­co, era el ri­val per­fec­to.

La dis­tan­cia en­tre los dos equi­pos fue apre­cia­ble du­ran­te la ma­yor par­te del en­cuen­tro. El Ma­drid pa­gó más su de­cli­ve fí­si­co en el se­gun­do tiem­po que la cre­ci­da del Man­ches­ter Uni­ted, que vi­vió del pe­lo­ta­zo a Fe­llai­ni pa­ra des­es­ta­bi­li­zar a la de­fen­sa. Lo con­si­guió en oca­sio­nes, pe­ro es un re­cur­so sim­plón que vol­ve­rá a afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a su equi­po. Con­di­cio­na ab­so­lu­ta­men­te el jue­go de Man­ches­ter, lo vuel­ve pre­vi­si­ble, uni­di­men­sio­nal, de­ma­sia­do pri­ma­rio.

A largo plazo es una ma­lí­si­ma in­ver­sión. De he­cho, el Man­ches­ter Uni­ted no ha ga­na­do la Pre­mier des­de el fi­cha­je de Fe­llai­ni. El bel­ga no tie­ne la culpa, pe­ro mu­cha responsabilidad ha re­caí­do en los en­tre­na­do­res que le han uti­li­za­do co­mo pie­za esen­cial del jue­go. Más ta­len­to y re­cur­sos tie­ne el jo­ven Rash­ford, pro­ba­ble­men­te el mejor ju­ga­dor li­bra por li­bra del Man­ches­ter Uni­ted. La pre­sen­cia de Ibrahi­mo­vic y aho­ra de Lu­ka­ku le pe­na­li­za bas­tan­te por­que obli­ga a Rash­ford a jugar por fue­ra más de lo con­ve­nien­te.

La su­pe­rio­ri­dad del Ma­drid fue me­ri­dia­na en el ca­pí­tu­lo téc­ni­co. La su­ti­le­za de sus cen­tro­cam­pis­tas no en­con­tró res­pues­ta en el equi­po in­glés, aun­que fue Casemiro, el me­nos su­til de to­dos ellos, el hé­roe del en­cuen­tro. Casemiro es un gran fut­bo­lis­ta sin ape­nas fi­su­ras en su jue­go. A su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de­fen­si­va, fun­da­men­tal en un equi­po don­de dos y has­ta tres ju­ga­do­res se bo­rran en la re­cu­pe­ra­ción, aña­de la in­te­li­gen­cia pa­ra an­ti­ci­par las si­tua­cio­nes de­li­ca­das y una dis­tri­bu­ción del jue­go más que co­rrec­ta.

A Casemiro le dis­cu­te más un pe­que­ño sec­tor del pe­rio­dis­mo que los afi­cio­na­dos del Ma­drid. Es un ju­ga­dor que gus­ta al pue­blo llano, que no le po­ne nin­gu­na pe­ga. En el Ber­na­béu no le des­acre­di­ta que lle­ga­ra por 5,5 mi­llo­nes de eu­ros al

Real Ma­drid, sin el ful­gor de otros fi­cha­jes. Tu­vo mé­ri­to Ra­món Mar­tí­nez

Ren­ta­ble Casemiro mar­có es­te año más go­les que Kroos y Mo­dric

cuan­do re­co­men­dó su con­tra­ta­ción y tu­vo razón Ra­fa Be­ní­tez cuan­do pi­dió su re­gre­so tras su ce­sión al Opor­to.

Na­die ima­gi­na­ba, sin em­bar­go, la con­tri­bu­ción de Casemiro en la cuen­ta de go­les del Ma­drid. En el úl­ti­mo año ha mar­ca­do más que Kroos y Mo­dric, y so­bre to­do ha cla­va­do go­les va­rios de los par­ti­dos más im­por­tan­tes de la tem­po­ra­da: fren­te al Ná­po­les en los oc­ta­vos de la Li­ga de Cam­peo­nes, a la Ju­ven­tus en la fi­nal de Car­diff y al Man­ches­ter Uni­ted en la Su­per­co­pa. Bien mi­ra­do, Casemiro es una mi­na pa­ra el Ma­drid.

EL ‘TODOCAMPISTA’ DE ZI­DA­NE. Casemiro fue el eje del cen­tro del cam­po an­te el Uni­ted.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.