Ce­re­mo­nia de la con­fu­sión con el rea­lis­ta Íñi­go Mar­tí­nez

AS (Las Palmas) - - Barcelona - J. J.

■ Ani­ma­do por el gus­to que le pro­fe­sa Val­ver­de, y ne­ce­si­ta­do de un cuar­to cen­tral por las du­das so­bre Mar­lon y las le­sio­nes de Ver­mae­len, el Barça se pu­so en con­tac­to con el agen­te del

Íñi­go Mar­tí­nez (su tío) pa­ra co­mu­ni­car­le su in­ten­ción de fi­char al de On­da­rroa. Con

Iña­ki Ibá­ñez en la­bo­res de in­ter­me­dia­ción, la res­pues­ta de la Real fue cla­ra: 32 mi­llo­nes de eu­ros, su cláu­su­la de res­ci­sión.

Du­ran­te días, en San Se­bas­tián se dio por he­cho el tras­pa­so. Por el ca­mino, el Barça cam­bió de opi­nión: 32 mi­llo­nes le pa­re­cie­ron mu­chos y fil­tró que Íñi­go ya no es una pre­fe­ren­cia pa­ra el club azul­gra­na, que po­dría es­pe­rar a que el

Pal­mei­ras que­da­se eli­mi­na­do de la Co­pa Li­ber­ta­do­res pa­ra eje­cu­tar la cláu­su­la de 9 mi­llo­nes que tie­ne pa­ra que­dar­se en pro­pie­dad a Yerry Mi­na. El ca­so Íñi­go Mar­tí­nez, sin em­bar­go, no es­tá ce­rra­do. La re­la­ción en­tre los pre­si­den­tes Ape­rri­bay y Bar­to­meu, es óp­ti­ma. Íñi­go sue­ña con el Barça, pe­ro no quie­re ni de le­jos sa­lir por la puer­ta de atrás de la Real. Re­cién ca­sa­do en su On­da­rroa na­tal, San Se­bas­tián es su ca­sa. Por eso no quie­re un pa­go in ex­tre­mis de la cláu­su­la el úl­ti­mo día de mercado.—

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.