Ney­mar y Pa­chi­chu, dos vi­das no pa­ra­le­las

AS (Las Palmas) - - Barcelona-Real Madrid - POR INO­CEN­CIO ARIAS

As­tu­riano, se fue al Plus Ul­tra sin co­brar con tal de que le de­ja­ran ju­gar

Avan­za­dos los años cin­cuen­ta, sien­do yo mo­zal­be­te, en el pue­blo, en Vé­lez-Blan­co, nos re­la­mía­mos con el fi­cha­je de Ko­pa por el Real Ma­drid. Jun­to a Di Sté­fano y Gen­to aque­llo iba a ser la re­pe­ra. Nos pas­má­ba­mos con lo que ha­bía pa­ga­do el in­fa­li­ble Santiago Ber­na­béu por el ce­re­bro fran­cés del Mundial de Sue­cia y nos cos­ta­ba asi­mi­lar que el ju­ga­dor ga­lo pa­ga­se 14.000 pe­se­tas de al­qui­ler (unos 850 euros) por un pi­so se­ño­rial al prin­ci­pio de la ca­lle María de Mo­li­na. La ci­fra nos pa­re­cía as­tro­nó­mi­ca, dis­pa­ra­ta­da.

En esa épo­ca, con Juan Bau­tis­ta, un ami­go al­go ma­yor, or­ga­ni­zá­ba­mos y ju­gá­ba­mos los par­ti­dos del Vé­lez-Blan­co C. F. y la com­pa­ra­ción cre­ma­tís­ti­ca nos de­ja­ba tu­ru­la­tos. Traía­mos a un equi­po de un pue­blo ve­cino, Puer­to Lumbreras, Ma­cael o Hués­car... y el cos­to to­tal, ca­mión pa­ra trans­por­tar a los vi­si­tan­tes (cuan­do la Guardia Civil aún no mul­ta­ba por lle­var a gen­te en la ca­ja del vehícu­lo), me­rien­da pa­ra los equi­pos y al­gu­na me­nu­den­cia, no pa­sa­ba de las 900 pe­se­tas. Nues­tra ta­qui­lla, unas 600, ra­ra­men­te cu­bría los gas­tos y ami­gos y fa­mi­lia­res pen­sa­ban que éra­mos unos par­di­llos per­dien­do di­ne­ro en al­go en que, ade­más, po­día le­sio­nar­te. No­so­tros, ufa­nos con ju­gar y de­fen­der unos co­lo­res cal­zan­do bo­tas de lo­na y gol­pean­do un ba­lón a ve­ces con cor­do­nes, no dá­ba­mos ma­yor im­por­tan­cia a per­der 300 pe­se­tas ca­da tar­de (2 euros)

España ha cam­bia­do y los pre­cios fut­bo­lís­ti­cos tam­bién. Un pe­lín. Leo la odi­sea de Ney­mar tan co­men­ta­da (la cu­rio­sa pi­fia de Pi­qué) y di­la­ta­da (¿en el verano no hay no­ti­cias, las can­ti­da­des son bo­chor­no­sas, o las dos co­sas?) y me vie­ne a la cabeza lo que per­ci­bía un fut­bo­lis­ta de fi­na­les de los cua­ren­ta cuan­do España lu­cha­ba por ir a Río y yo po­día dis­tin­guir a Za­rra de Ba­so­ra. Me fi­jo en el ma­dri­dis­ta Pa­chi­chu no só­lo por ser pa­dre de unos ami­gos sino por lo in­só­li­to del per­so­na­je. Pa­tri­cio Ci­fuen­tes Za­rra­zi­na, Pa­chi­chu, lle­gó des­de As­tu­rias a la ca­pi­tal de España pa­ra es­tu­diar me­di­ci­na. Ver­sá­til y en­tre­ga­do en la can­cha pron­to fi­chó por el Plus Ul­tra. No co­bra­ba con tal de que le de­ja­ran con­ti­nuar su ca­rre­ra. El Ma­drid ac­ce­dió. Lue­go lle­gó un em­pu­jon­ci­to de la suer­te. El día an­tes de un par­ti­do en Se­vi­lla, los me­dios del Ma­drid, Ipi­ña, Or­tiz... se le­sio­na­ron. As­cen­die­ron con ur­gen­cia esa no­che a Pa­chi­chu. Fir­mó tam­bién sin emo­lu­men­tos. Ama­teur pu­ro y du­ro y... con­ten­to. Unos me­ses más tar­de, Ber­na­béu y Her­nán­dez Co­ro­na­do le hi­cie­ron un con­tra­to en el que se es­pe­ci­fi­ca­ba que se obli­ga­ba “a ju­gar en el club de un mo­do efi­caz y en la me­jor for­ma que pue­da exi­gir­se a su ha­bi­li­dad y con­di­cio­nes fí­si­cas”, y el club le abo­na­ría 150.000 pe­se­tas por un to­tal de tres tem­po­ra­das. En lar­gos pla­zos, el club es­ta­ba tie­so ter­mi­nan­do la cons­truc­ción del es­ta­dio.

Po­si­ble­men­te con esas pe­se­tas (900 euros) el mé­di­co fut­bo­lis­ta po­dría com­prar­se un buen pi­so de la épo­ca. Hay, con to­do, que pre­gun­tar­se qué po­drá ad­qui­rir no ya Ney­mar, con su ca­ta­ra­ta de millones anua­les, sino su pa­pá por una sim­ple y as­tu­ta la­bor de me­dia­ción en la que se ha reí­do de va­rios. Toneladas de pi­sos.

Di­cen que el ro­da­je de Lo que el vien­to se lle­vó ocu­pó en Es­ta­dos Uni­dos más es­pa­cio en la Pren­sa que to­das las cró­ni­cas so­bre nues­tra gue­rra civil. La aven­tu­ra de Ney­mar (¿se va por el di­ne­ro o por­que no so­por­ta es­tar más años sien­do el se­gun­do de Mes­si?; ¿le ha to­ma­do el pe­lo al Bar­ce­lo­na?) pa­re­ce es­te verano ha­ber sus­ci­ta­do más in­te­rés en España que el gra­ve pro­ble­ma ca­ta­lán. In­creí­ble pe­ro cier­to. Pue­de que es­te­mos lo­cos, pe­ro aún hay gen­te que no en­tien­de la pa­sión del fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.