“Bei­tia tie­ne una ca­pa­ci­dad es­pe­cial de re­cu­pe­ra­ción”

To­ñi Mar­tos di­ri­ge el en­tre­na­mien­to men­tal de Ruth

AS (Las Palmas) - - Londres 2017 - JUAN­MA BELLÓN /

Bei­tia, de 38 años, dispu­ta hoy su sex­ta final en unos Mun­dia­les

Ruth Bei­tia afron­ta hoy la sex­ta final mundial de al­tu­ra de su vi­da y lo ha­rá en un con­tex­to di­fe­ren­te, “en un mar de du­das po­si­ti­vas”. La cán­ta­bra, de 38 años, pa­só un año postolím­pi­co com­pli­ca­do. Por un la­do, la in­fi­ni­dad de com­pro­mi­sos so­cia­les que de­ri­van de ga­nar un oro y, por otro, la lle­ga­da de le­sio­nes. Ruth pa­ró en ju­nio to­da ac­ti­vi­dad, ne­ce­si­ta­ba re­en­con­trar­se y bue­na par­te de su re­cu­pe­ra­ción vino con el en­tre­na­mien­to men­tal, uno de sus pi­la­res, y que tra­ba­ja des­de ha­ce 15 años con la psi­có­lo­ga y ami­ga To­ñi Mar­tos.

“Cual­quie­ra que co­noz­ca a Ruth sa­be cuál es su ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción, en cuan­to vio otra vez una piz­ca de luz, sa­lió ha­cia arri­ba in­me­dia­ta­men­te. En­se­gui­da se re­com­po­ne, tie­ne fa­ci­li­dad pa­ra ello”, cuen­ta Mar­tos, que tra­ba­ja con la sal­ta­do­ra vía sky­pe o en con­cen­tra­cio­nes en San­tan­der. “Voy a los en­tre­na­mien­tos y ana­li­za­mos los ele­men­tos que que­re­mos me­jo­rar. Igual que se en­tre­na la par­te fí­si­ca y téc­ni­ca, hay que tra­ba­jar la men­tal, que es muy im­por­tan­te. Es al­go que se ha­ce cons­tan­te­men­te y es muy bo­ni­to”.

Bei­tia, acos­tum­bra­da a ga­nar me­da­llas (tie­ne 15 en gran­des cam­peo­na­tos), se en­con­tró es­ta pri­ma­ve­ra con un es­ce­na­rio di­fe­ren­te, los re­sul­ta­dos fa­lla­ban y las mo­les­tias Ajus­te. Bei­tia, du­ran­te su con­cur­so de la ca­li­fi­ca­ción, con­sul­ta con su en­tre­na­dor Ramón To­rral­bo. arre­cia­ban. “An­tes iba vien­to en po­pa y aho­ra se en­con­tró con un es­ce­na­rio di­fe­ren­te, pe­ro lo que le di­go, ahí es­tá su ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción”, in­sis­te Mar­tos, que tam­bién la guió en la pre­pa­ra­ción olím­pi­ca y que con­si­de­ra fun­da­men­tal en Ruth su en­torno. “Ramón To­rral­bo es su 50%, pe­ro de ver­dad. Y lue­go es­tá to­do su equi­po, los fi­sios, su má­na­ger Ju­lia, yo, su fa­mi­lia... que le arro­pan y la pro­te­gen, aun­que ella es fuer­te de so­bra”.

En cuan­to aca­bó su ca­li­fi­ca­ción (1,92 a la ter­ce­ra),

La fa­vo­ri­ta al oro es la ru­sa La­sits­ke­ne, el res­to es­tá muy abier­to

Ruth apun­tó que se cen­tra­ría en pre­pa­rar men­tal­men­te la final. Allí le es­pe­ra hoy la ru­sa Ma­ri­ya La­sits­ke­ne, con 2,06, a la que pa­re­ce des­ti­na­do el oro y que pue­de ha­cer so­nar el himno de la IAAF en el po­dio, por­que el de Ru­sia es­tá prohi­bi­do. Des­pués, un elen­co de sal­ta­do­ras (Palsy­te, Cun­ning­ham, John­son Thom­pson), que ha­cen re­ve­ren­cias ca­da vez que Bei­tia en­tra en pis­ta. Es la cam­peo­na olím­pi­ca y tie­ne una ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción asom­bro­sa. Con Ruth Bei­tia to­do es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.