Mechaal de­vuel­ve al 1.500 es­pa­ñol a la final

Quin­to en su se­mi­fi­nal, con una ca­rre­ra sol­ven­te

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BELLÓN

Adel Mechaal tie­ne an­sia de la final de 1.500 de ma­ña­na en la que vol­ve­rá a ha­ber un es­pa­ñol des­pués de dos Mun­dia­les de se­quía (el úl­ti­mo, Ol­me­do en 2011). Ayer se cla­si­fi­có en se­mi­fi­na­les y na­da más ter­mi­nar la ca­rre­ra, en la que que­dó quin­to (3:40.60), afir­ma­ba: “Iba con­tro­lan­do en los úl­ti­mos metros. Oja­lá fue­se el sá­ba­do la final y no el do­min­go. Así mis ri­va­les ten­drían me­nos tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar, es­ta­rían más to­ca­dos”. Él, que se ma­ne­ja muy bien en 3.000 y en fon­do, pre­fie­re que los ri­va­les que vie­nen de dis­tan­cias in­fe­rio­res co­mo Ho­lu­sa o Le­wan­dowks­ki ten­gan fa­ti­ga y pier­dan fres­cu­ra.

La cabeza de Mechaal es una má­qui­na de acu­mu­lar da­tos. Co­no­ce de me­mo­ria ca­da uno de sus ri­va­les, ana­li­za marcas, ca­rre­ras... aun­que en la no­che an­te­rior a la se­mi­fi­nal se ne­gó a que An­to­nio Se­rrano, su en­tre­na­dor y tam­bién muy afi­cio­na­do al exa­men de con­trin­can­tes, le re­ve­la­se sus ri­va­les: “Le di­je que me de­ja­ra dor­mir tran­qui­lo”. Cuan­do se des­per­tó por la ma­ña­na se pu­so a es­tu­diar y con­clu­yó: “Plan­tea­mos que al­gún atle­ta hi­cie­se la ca­rre­ra, pe­ro si el pa­so del 400 era su­pe­rior a 1:01 ha­bía que co­ger la cabeza. Fue len­ta y eso hice, a fal­ta de dos vuel­tas po­ner­me lí­der. Ca­si me cai­go, pe­ro al final aca­bé con fuer­za y pu­de con­tro­lar”. De­jó fue­ra al bri­tá­ni­co Wight­man y al ma­rro­quí Igui­der, del que re­ci­tó su palmarés de me­mo­ria tí­tu­lo a tí­tu­lo.

Mechaal aho­ra ya mi­ra a la gran ci­ta y sue­ña “con cual­quier co­sa”. “Es­toy en un gran estado de for­ma, no ten­go mo­les­tias, es­ta­ré al 100% y el re­sul­ta­do que ob­ten­ga se­rá el que me me­rez­ca”, di­ce el de Pa­la­mós, que se ha en­tre­na­do es­te año en Ma­drid.

En la men­te nu­mé­ri­ca de Mechaal tam­bién es­tán ta­tua­das a fue­go la fe­chas en las que el TAS le exa­mi­nó y en las que pos­te­rior­men­te fa­lló en su fa­vor y dic­ta­mi­nó en ju­lio que no era cul­pa­ble de sal­tar­se tres con­tro­les an­ti­do­pa­je. Eso ha li­be­ra­do a Mechaal, que tras co­no­cer el lau­do mar­chó a ver a su fa­mi­lia y des­pués se fue di­rec­to a Font Ro­meu a cua­jar bue­nos en­tre­na­mien­tos. Ma­ña­na es­ta­rá en la final.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.