Po­co jue­go, me­nos gol

Flo­jo par­ti­do del Atle­ti, que no ti­ró ni una vez en­tre los tres pa­los Bien Lu­cas, ilu­sio­nan­te Shi­ba­sa­ki

AS (Las Palmas) - - Getafe-atlético De Madrid - PA­TRI­CIA CAZÓN

Lo in­ten­tó el Atle­ti pron­to. Y, en reali­dad, en to­do el par­ti­do no de­ja­ría de in­ten­tar­lo. O co­mo se di­ga, por­que en­tre los tres pa­los no lo­gra­ría en­viar nin­gún ba­lón en los 90’ del Co­li­seum. Pe­ro to­da­vía es el prin­ci­pio, el re­loj no ha lle­ga­do a un mi­nu­to y Ca­rras­co en­con­ta­ba a Griez­mann con un pa­se fil­tra­do pa­ra el pri­mer in­ten­to de oca­sión. Se fue des­via­da. Pe­ro en la por­te­ría de Guai­ta ya que­da­ba el avi­so. Ca­rras­co. En es­te verano, lo me­jor del Atle­ti siem­pre ocu­rre al­re­de­dor su­yo.

Es chis­pa, es de­se­qui­li­brio, con­vier­te en au­to­pis­ta la ban­da iz­quier­da y el Atle­ti siem­pre in­ten­ta en­trar por ahí. Có­mo­do, lle­ga­ba al área en ca­da ba­lón que te­nía. El plan del Ge­ta­fe era sen­ci­llo: ba­lo­nes lar­gos evi­tan­do el cen­tro, no va­ya a ser que uno se per­die­ra por ahí. Con el Atle­ti en­fren­te es un sui­ci­dio.

Y mien­tras los dos equi­pos iban asen­tán­do­se en el nue­vo Co­li­seum (bu­ta­cas nue­vas, más azul to­do) la afi­ción del Atle­ti de­mos­tra­ba que tie­ne la gar­gan­ta pre­pa­ra­da pa­ra el co­mien­zo de la tem­po­ra­da. Por­que ha­bía mu­cha. Có­mo fal­tar: era el pri­mer amis­to­so del Atle­ti 2017-18 en España, en ca­sa. El Ale, ale, aleee, lle­na­ba el ai­re, los Ole, ole, ole, Cho­lo Si­meo­ne, co­mo si el Co­li­seum ya fue­ra el Wan­da Me­tro­po­li­tano. Du­ran­te mu­chos mi­nu­tos só­lo eso, sus can­cio­nes, era lo que pa­sa­ba. El Atle­ti no con­ver­tía esa co­mo­di­dad en oca­sio­nes. Un verano des­pués, otro más, sus vir­tu­des si­guen in­tac­tas (ser ro­ca) pe­ro tam­bién las ca­ren­cias (la crea­ción, el gol). Las oca­sio­nes (o in­ten­tos, más bien) lle­ga­ban co­mo su­mi­nis­tra­das por go­te­ro.

A un cór­ner de Fa­jir que se en­ve­ne­nó pe­ro Mo­li­na no lle­gó a re­ma­tar res­pon­dió Ca­rras­co con un li­bre di­rec­to que bus­ca­ba la es­cua­dra de Guai­ta y no se en­ca­jó en ella por un pal­mo. Se­guía el Atle­ti mo­vien­do el ba­lón de la­do a la­do, de­re­cha, iz­quier­da, y vuel­ta a em­pe­zar, tra­tan­do de en­con­trar­le a un Ge­ta­fe sin uñas al­gún res­qui­cio atrás, bien plan­ta­do,

se­llo Bor­da­lás. Pe­ro no po­día. No ha­bía Ni si­quie­ra pu­do Griez­mann, en un ama­go de sa­car­se la ca­pa, con un in­ten­to de va­se­li­na de vo­lea tras un cam­bio de jue­go de Lu­cas (de lo me­jor) que se fue fue­ra por mi­lí­me­tros, en­tre un ooohhh ge­ne­ral.

Fue jus­to an­tes del des­can­so, cuan­do el Ge­ta­fe de­jó de ser es­ta­tua. Só­lo tu­vo que su­bir­se a lo­mos de un ja­po­nés, Shi­ba­sa­ki, el fi­cha­je más exó­ti­co del Ge­ta­fe. Tam­bién es bueno. Tren­zó dos ca­sis: una ter­mi­nó en un cór­ner ca­be­cea­do por Mo­ra, otra en un re­ma­te de Pa­che­co. Con tan po­co, ya ha­bía he­cho lo mis­mo que el Atle­ti.

Cuan­do la se­gun­da par­te co­men­zó, Shi­ba­sa­ki se­guía co­mo al final de la pri­me­ra. Al­bo­ro­tan­do el jue­go, un tor­men­to pa­ra Sa­vic. En él y los cen­tros per­fec­tos que Fa­jir sa­ca­ba de la bo­ta en ca­da ba­lón pa­ra­do se­guía cre­cien­do el Ge­ta­fe, an­te un Atle­ti fia­do só­lo a las ca­rre­ras de Ca­rras­co. Pe­ro es­tas ya no lle­ga­ban a nin­gún lu­gar, por mu­cho que las ador­na­ra con re­ga­tes freesty­le. El Geee­ta, Geee­ta, Gee­ta co­men­zó a es­cu­char­se al­to. Fue­ron sus me­jo­res mi­nu­tos. El Atle­ti se­guía igual. In­ca­paz de crear pe­li­gro.

Cuan­do Bor­da­lás ha­cía de­bu­tar a Amath, ayer de aque­llos, hoy de es­tos, Si­meo­ne lla­ma­ba a Griez­mann pa­ra su­su­rrar­le al­go. Lo que fue­ra, no cam­bia­ría lo del cam­po. Los oooohh aho­ra eran pa­ra el ja­po­nés, tras un re­ma­te a la ce­pa des­via­do mi­lí­me­tros. Cuan­do Bor­da­lás lo qui­tó, hu­bo ova­ción. Era el mi­nu­to 77 y, en el Atle­ti, ni una so­la oca­sión, tam­po­co un cam­bio. Es­pe­so, es­pe­sí­si­mo. No ha­ce fal­ta te­le pa­ra con­tar­lo, bas­ta el recuerdo: co­mo en tan­tos otros par­ti­dos es­tos úl­ti­mos años.

Se fue el re­loj al 90’ sin que na­da cam­bia­ra por­que To­rres en­vió al­to un cen­tro de Ko­ke an­te por­te­ría va­cía. Era esa que siem­pre tie­ne el Atle­ti y sue­le en­trar dis­fra­zan­do a ve­ces lo de­más (fal­ta de jue­go, fal­ta de gol). Es­ta no en­tró, sin em­bar­go. No pu­do dis­fra­zar la na­da en Ge­ta­fe. Qui­zá to­do cam­bie en el pri­mer par­ti­do de Li­ga, qui­zá lo ha­ga cuan­do es­té Saúl. De­be­ría. En una se­ma­na ya no bas­ta­rá con in­ten­tar­lo, ha­brá que ha­cer­lo, el gol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.