Hay que se­ña­li­zar me­nos

Es­te ver­bo sig­ni­fi­ca “co­lo­car se­ña­les”, y no “in­di­car el lu­gar don­de se ha co­me­ti­do una fal­ta”

AS (Las Palmas) - - La Opinión -

Los cam­pos de fút­bol es­ta­rían lle­nos de se­ña­les si fue­ra cier­to lo que di­cen al­gu­nos co­men­ta­ris­tas. Y se ven po­cas se­ña­les sobre el te­rreno de jue­go: los ban­de­ri­nes de ca­da es­qui­na, las lí­neas que de­li­mi­tan el cam­po o las áreas... y na­da más. Pe­ro es­cu­cha­mos a ca­da ra­to ora­cio­nes co­mo “el ár­bi­tro no ha se­ña­li­za­do la fal­ta” o “ha tar­da­do mu­cho en la señalización del fue­ra de jue­go”.

El sus­tan­ti­vo “señalización” y el ver­bo “se­ña­li­zar” for­man par­te de una gran fa­mi­lia que pro­ce­de del vo­ca­blo la­tino “sig­na” (plu­ral de “sig­num”). To­dos sus miem­bros se re­la­cio­nan con sig­ni­fi­ca­dos que con­du­cen a otra co­sa a la cual re­pre­sen­tan, re­su­men o evo­can, co­mo la pro­pia pa­la­bra “sig­ni­fi­ca­do”. En esa lis­ta te­ne­mos “signo”, “se­ñal”, “in­sig­nia”, “en­se­ña”, “se­ña­lar”, “se­ñue­lo”, “se­ñe­ro”, “con­tra­se­ña”, “de­sig­nar”, “sig­nar”, “sig­na­ta­rio”, “de­sig­nio”... Ca­da miem­bro de la fa­mi­lia se ha es­pe­cia­li­za­do pa­ra dis­tin­guir­se de sus pri­mos, y así ha ocu­rri­do que “señalización” se re­ser­vó un sen­ti­do muy con­cre­to: la ac­ción y el efec­to de “se­ña­li­zar”, ver­bo que a su vez tie­ne una úni­ca acep­ción: “Co­lo­car, es­pe­cial­men­te en las ca­rre­te­ras y otras vías de co­mu­ni­ca­ción, se­ña­les que sir­van de guía a los usua­rios”. Así lo re­co­ge la Real Academia, que no aña­de nin­gu­na otra op­ción re­la­cio­na­da con los ár­bi­tros.

Por tan­to, lo que se pre­ten­de de­cir en al­gu­nos me­dios con “se­ña­li­zar” y “señalización” co­rres­pon­de a “se­ña­lar” y “se­ña­la­mien­to”. De ese mo­do, el ár­bi­tro se­ña­la la fal­ta (no la se­ña­li­za); y no tar­da en su señalización sino en su se­ña­la­mien­to (en sen­ti­do es­tric­to “ac­ción de de­ter­mi­nar lu­gar, ho­ra, etc., pa­ra un fin). Es de­cir, al “se­ña­lar” la fal­ta, el juez mar­ca el pun­to don­de se ha co­me­ti­do la in­frac­ción o in­di­ca dón­de se de­be si­tuar el ba­lón pa­ra po­ner­lo de nue­vo en jue­go. (Am­bos lu­ga­res no siem­pre coin­ci­den; por ejem­plo, en el ca­so del pe­nal­ti). Por eso una bue­na al­ter­na­ti­va a “el ár­bi­tro ha se­ña­la­do la fal­ta” es “el ár­bi­tro ha mar­ca­do la fal­ta”, pues él de­li­mi­ta el lu­gar en el que és­ta se pro­du­jo o des­de don­de de­be to­car­se de nue­vo la pe­lo­ta; y nor­mal­men­te lo se­ña­la con la mano (el asis­ten­te, con el ban­de­rín).

Sin em­bar­go, sí se da du­ran­te los par­ti­dos una ac­ción en la que el tren­ci­lla pue­de “se­ña­li­zar” al­go. En efec­to, aho­ra el ár­bi­tro tra­za una ra­ya en el sue­lo y un se­mi­círcu­lo en el pun­to des­de don­de se pue­de to­car el ba­lón. En­ton­ces sí que ca­be de­cir “el ár­bi­tro se­ña­li­za”, por­que mar­ca con esas se­ña­les en el sue­lo la dis­tan­cia en­tre el ba­lón y la ba­rre­ra. Una dis­tan­cia qui­zás al­go me­nor que la que me­dia en­tre se­ña­lar y se­ña­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.