Na­da de­tie­ne a es­te Ma­drid

Dos go­la­zos, de Cris­tiano y Asen­sio, ma­ta­ron al Ba­rça ● Ho­rri­ble De Burgos, que pi­có en un pis­ci­na­zo de Suá­rez y echó in­jus­ta­men­te al por­tu­gués

AS (Las Palmas) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO REPORTAJE GRÁ­FI­CO: JE­SÚS ÁLVAREZ ORIHUE­LA, FER­NAN­DO ZUERAS, GORKA LEIZA Y RO­DOL­FO MO­LI­NA

Fue un Clá­si­co de ex­plo­sión tar­día. Em­pe­zó con son de amis­to­so y aca­bó res­plan­de­cien­te, con un ven­ta­rrón de oca­sio­nes sobre am­bas por­te­rías, go­la­zos de Cris­tiano y Asen­sio y un ar­bi­tra­je ho­rri­ble pa­ra el debate. El Ma­drid sa­lió per­dien­do en la ria­da de des­pro­pó­si­tos de De Burgos y ga­nó en el mar­ca­dor con jus­ti­cia y con­tun­den­cia.

No fue­ron Mia­mi ni la Li­ga. Fal­ta­ron de sa­li­da el vér­ti­go y la sal en una com­pe­ti­ción en la que por un la­do va la ofi­cia­li­dad y por otro la so­lem­ni­dad. El Ma­drid, de tur­que­sa; el Camp Nou, con más tu­ris­tas que Sitges; el dra­ma ha­bi­tual de los Clá­si­cos re­du­ci­do a una co­me­dia li­ge­ra. De­ma­sia­da agua en la sopa. El Ma­drid sa­lió sin Cris­tiano ni Mo­dric, dos ór­ga­nos vi­ta­les, y se acos­tó per­ma­nen­te­men­te sobre Is­co, su ver­da­de­ro he­cho di­fe­ren­cial, y sobre Marcelo. Tam­bién ele­vó su pre­sión res­pec­to al amis­to­so de Flo­ri­da, pe­ro se vio muy acha­ta­do arri­ba, por la in­dis­po­si­ción per­ma­nen­te de Ba­le y la fre­cuen­te de Ben­ze­ma. Ese apre­tón del Ba­rça a la sa­li­da de pe­lo­ta obli­gó al Ma­drid a bus­car­les en lar­go. Per­die­ron to­das las par­ti­das, con car­tas y sin car­tas. Aquel trío ex­ce­len­te que un día fue la bbC se pre­sen­ta hoy co­mo un pa­tó­geno pa­ra el equi­po.

El Ba­rça qui­so ofre­cer más pre­sen­cia, pe­ro hay un mun­do en­tre Mes­si y el res­to. Val­ver­de ha so­lu­cio­na­do el pun­to cie­go de la pre­sión sobre la sa­li­da de pe­lo­ta del ad­ver­sa­rio y le ha de­vuel­to al equi­po esa ven­ta­ja po­si­cio­nal que le hi­zo gi­gan­te, pe­ro sus fut­bo­lis­tas no son los de los años de las lu­ces. Así que el Ma­drid se de­fen­dió sin apu­ros, apro­vi­sio­nán­do­se bien atrás, con Ra­mos y Va­ra­ne sin des­aten­cio­nes y Car­va­jal po­nien­do el fac­tor ener­gé­ti­co. Ko­va­cic arri­mó el hom­bro en la pri­me­ra vi­gi­lan­cia de Mes­si. Ahí hay al­go más que un su­plen­te ejem­plar

Ese cho­que de im­per­fec­cio­nes igua­ló mu­cho las opor­tu­ni­da­des, que se dis­pa­ra­ron cuan­do apa­re­ció la fa­ti­ga. Un ti­ro for­za­do de Luis Suá­rez y una fal­ta y un re­ma­te sobre la mar­cha de Mes­si re­su­mie­ron las del Ba­rça, que no fue­ron cla­mo­ro­sas, an­te del des­can­so. En el Ma­drid, Is­co, to­do­cam­pis­ta, fir­mó un re­ma­te al la­te­ral de la red tras ador­nar­se con dos re­cor­tes y Ba­le tam­po­co tu­vo tino en un zur­da­zo sobre la mar­cha que re­cha­zó Ter Ste­gen y en un ca­be­za­zo ca­si de co­ro­ni­lla. Ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te cam­biar su

me­ta­bo­lis­mo por­que ya no le que­dan de­ma­sia­dos es­con­di­tes. En el Camp Nou ju­gó co­mo se­gun­da pun­ta, el pues­to que un día qui­so ne­go­ciar con el club, sin en­con­trar­le án­gu­los muer­tos a la za­ga del Ba­rça. Su irre­le­van­cia es ca­da día más vi­si­ble, pe­ro con to­do es­tu­vo por en­ci­ma de Ben­ze­ma, muy ba­jo de la­ti­dos.

En la par­te fi­nal de la pri­me­ra mi­tad subió la agi­ta­ción, por­que Jor­di Al­ba se alar­gó mu­cho por la iz­quier­da, pe­ro Luis Suá­rez ha pa­sa­do por épo­cas más fruc­tí­fe­ras y Deu­lo­feu si­gue pa­re­cien­do ese ge­nio que lo ha de­ja­do to­do a me­dias, en el Ba­rça y fue­ra de él.

Un ac­ci­den­te dio la vuel­ta a los acon­te­ci­mien­tos. Is­co fue pi­san­do la ori­lla del área has­ta que apa­re­ció Marcelo, cu­yo cen­tro lo man­dó Pi­qué a su pro­pia puer­ta. El ma­dri­dis­mo no hu­bie­se ele­gi­do otro au­tor de ha­ber si­do con­sul­ta­do en re­fe­rén­dum. Y en­ton­ces sí sal­tó por los ai­res el par­ti­do. El Ba­rça se sin­tió obli­ga­do a rec­ti­fi­car y el par­ti­do se lle­nó de es­pa­cios pa­ra el Ma­drid. Deu­lo­feu erró una mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad. A Car­va­jal le sa­có ba­jo los pa­los el se­gun­do tan­to Jor­di Al­ba des­pués de que Ben­ze­ma des­ma­ya­ra a Pi­qué. Key­lor le pa­ró un ca­be­za­zo a Luis Suá­rez. Y en ese aje­treo lle­gó Cris­tiano.

El par­ti­do era cla­ra­men­te del Ma­drid, que de­fi­ni­ti­va­men­te ha si­do to­ma­do por sus cen­tro­cam­pis­tas, Ko­va­cic (fue una lás­ti­ma su le­sión) e Is­co es­pe­cial­men­te. Pe­ro el Ba­rça me­jo­ró con su re­vi­sión en el ban­qui­llo. De­nis Suá­rez fue mu­cho más que Deu­lo­feu, Ser­gi Ro­ber­to ofre­ció más vi­gor que Inies­ta. En tres mi­nu­tos Cris­tiano fa­lló una chi­le­na y le anu­la­ron un gol, la tu­vie­ron Marcelo y Bus­quets y De Burgos vio pe­nal­ti en un pis­ci­na­zo de Suá­rez que no per­do­nó Mes­si. Ahí sí es­tá­ba­mos an­te un Clá­si­co en ple­ni­tud. Más cuan­do Cris­tiano re­ma­tó es­pec­ta­cu­lar­men­te una con­tra del Ma­drid y vio lue­go la se­gun­da tar­je­ta in­jus­ta­men­te (la pri­me­ra fue por qui­tar­se la ca­mi­se­ta) por una si­mu­la­ción que só­lo vio De Burgos, que no es­tá pa­ra par­ti­dos de es­te ca­la­do. Con diez, Asen­sio con­ge­ló el Camp Nou con otro go­la­zo. Ni en Eu­ro­pa ni en Es­pa­ña hay freno pa­ra es­te Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.