Un Ma­drid sú­per

AS (Las Palmas) - - Barcelona-real Madrid -

La so­la pre­sen­cia de Cris­tiano, enor­me, en­cen­dió el Clá­si­co e im­pul­só el gran triun­fo del Ma­drid an­te un Ba­rça que só­lo aso­mó cuan­do el ár­bi­tro le re­ga­ló un pe­nal­ti...

Éx­ta­sis vi­kin­go. El sue­ño de una no­che de ve­rano se cum­plió en el Camp Nou. Un es­ta­dio pla­ga­do de ca­mi­se­tas me­ren­gues (los tu­ris­tas lu­cie­ron or­gu­llo­sos sus za­ma­rras blan­cas) asis­tió a un triun­fo im­pe­rial de esa fá­bri­ca de ilu­sio­nar re­gen­ta­da por Zinedine Zidane. Cuan­do mar­có Pi­qué

en pro­pia puer­ta ya em­pe­zó a fa­bri­car­se un triun­fo que se­rá re­cor­da­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Pi­qué lle­va­ba va­rios Clá­si­cos bus­can­do un gol reivin­di­ca­ti­vo en el Ber­na­béu, pe­ro el des­tino le cas­ti­gó con un au­to­gol en ca­sa an­te su eterno ri­val. Ya se ima­gi­nan los chis­tes de mi le­gión de ami­gos me­ren­gues: “La Su­per­co­pa se que­da”. “Pi­qué, con­ti­go em­pe­zó to­do...”. El Ma­drid dis­fru­ta­ba de su ven­ta­ja sin ne­ce­si­dad de ti­rar to­da­vía de su gran es­tre­lla. Cris­tiano es­pe­ra­ba aga­za­pa­do en el ban­qui­llo pa­ra dar la pun­ti­lla y re­cor­dar al mun­do en­te­ro quién es el au­tén­ti­co num­ber one. Y lo hi­zo con un gol ma­jes­tuo­so só­lo al al­can­ce del vi­gen­te y fu­tu­ro

Ba­lón de Oro. Y lle­gó el des­ca­be­llo con otra jo­ya fir­ma­da por

Mar­co Asen­sio, un fut­bo­lis­ta de cul­to que exi­ge la ti­tu­la­ri­dad con go­les só­lo a la al­tu­ra de los ele­gi­dos por los dio­ses del Olim­po

del fút­bol. El 1--3 era el pre­mio jus­to a un equi­po que se so­bre­pu­so a unas de­ci­sio­nes ca­la­mi­to­sas de De Burgos Ben­goet­xea. Me ex­pli­co...

Ar­bi­tra­je ca­la­mi­to­so. No es nor­mal que con 0-1 el ár­bi­tro me­ta al equi­po per­de­dor en el par­ti­do re­ga­lán­do­le un pe­nal­ti por el enési­mo pis­ci­na­zo de Luis Suá­rez. El uru­gua­yo se tras­la­dó en la má­qui­na del tiem­po a la no­che del PSG (Ney­mar no es­ta­ba to­da­vía por Pa­rís) y se ti­ró de for­ma cla­mo­ro­sa an­te la sa­li­da de Key­lor. No hu­bo ni con­tac­to. Suá­rez dio dos vuel­tas de cam­pa­na. Eso siem­pre es sos­pe­cho­so. En el Ca­rru­sel de la SER una­ni­mi­dad en to­dos los fren­tes. Des­de Itu­rral­de (se dio cuen­ta rá­pi­do de la tre­ta del charrúa) al otro Luis Suá­rez (el maes­tro del In­ter y úni­co es­pa­ñol con el Ba­lón de Oro), pa­san­do por Da­ni Ga­rri­do y cía. Eso no es pe­nal­ti nun­ca. Pe­ro el 1-1 es­po­leó al Ma­drid. Y a Cris­tiano. Su go­la­zo en el 1-2, que­bran­do la cin­tu­ra de Pi­qué y bus­can­do la es­cua­dra de Ter Ste­gen, es de los que po­nen en pie a to­dos los ma­dri­dis­tas. Pe­ro a De Burgos le dio por in­te­rrum­pir el fes­ti­val. En una ac­ción en el área azul­gra­na Um­ti­ti pug­na con Cris­tiano, le car­ga y le me­te el bra­zo. Pue­des pi­tar o no pi­tar pe­nal­ti, pe­ro sa­car­le la ama­ri­lla por in­ter­pre­tar que se ha ti­ra­do es muy fuer­te. Eso es car­gar­se el es­pec­tácu­lo. Pe­ro que­dó cla­ro que 24 mi­nu­tos de Cris­tiano es pu­ro ca­viar. Hu­bo Clá­si­co mien­tras es­tu­vo él en el cam­po. Has­ta Mes­si, abú­li­co has­ta su en­tra­da, pa­re­ció es­pe­rar­le...

El Sex­te­te. Sé que aún hay que re­ma­tar la fae­na el miér­co­les en el Ber­na­béu. En fút­bol na­da es im­po­si­ble. Pe­ro va muy bien en­ca­mi­na­do el se­gun­do tí­tu­lo del Sex­te­te an­he­la­do. Co­mo es­cri­bió el gran no­ve­lis­ta bra­si­le­ño Pau­lo Coel­ho “la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un sue­ño es lo que ha­ce que la vi­da sea in­tere­san­te”. Hay que creer y hay mo­ti­vos y ar­gu­men­tos (fut­bo­lís­ti­cos y emo­cio­na­les) pa­ra con­fiar en la tro­pa de Zi­zou, de­ci­di­da a con­su­mar una ha­za­ña sin pre­ce­den­tes. Nin­gún equi­po ga­nó ja­más seis tí­tu­los en la mis­ma tem­po­ra­da. ¡A por el Sex­te­te!

Afi­ción eu­fó­ri­ca. Es­te ma­ra­vi­llo­so 1-3 va sobre to­do por mis vi­kin­gos de Ca­ta­lu­ña. Las pe­ñas El Ven­drell i Baix Pe­ne­dés (pre­cio­sa la nue­va se­de), Vi­la­no­va del Ca­mí, Sant Vicenç del Horts, El Prat, Tor­to­sa y Jua­ni­to de Bar­ce­lo­na. Y va por la pe­ña Los Ele­gan­tes de Hon­ru­bia. Ve­rano azul, co­mo la ca­mi­se­ta del Ma­drid. Qué go­za­da, ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.