Ja­vi­vi “Cris­tiano ha es­ta­do muy so­lo y son in­jus­tas las crí­ti­cas que le ha­cen”

AS (Las Palmas) - - La Entrevista - A. MÉ­RI­DA / G. PO­SE

Real Ma­drid

“Es un equi­pa­zo con to­dos esos cha­va­les tan mag­ní­fi­cos”

Zidane

“Lo ha­ce bien. No es fá­cil re­par­tir mi­nu­tos en­tre tan­tas es­tre­llas”

Si­meo­ne

“Gran en­ca­ja­dor. Lo su­pe cuan­do lo en­ce­rra­mos en una ca­bi­na en ‘Inocen­te, Inocen­te”

Es una ra­ra avis en la es­ce­na es­pa­ño­la. Iba pa­ra so­ció­lo­go pe­ro se le cru­za­ron las ta­blas en el ca­mino. Pue­de arras­trar al­gu­na pa­la­bra al ha­blar pe­ro en su ca­be­za y en su co­ra­zón no le pa­ti­na na­da. Ad­mi­ra a Zidane y abre sus bra­zos a Cris­tiano.

‘El prín­ci­pe Vuel­vey laa la co­ris­ta’, es­ce­na in­ter­pre­tan­do con al prín­ci­pe que in­mor­ta­li­za­ra en su día el gran Lau­ren­ce Oli­vier, ¿Cuán­do le ofre­cie­ron el pa­pel pen­só que era una bro­ma? —No, ni mu­cho me­nos, lo agra­de­cí por­que sa­bía que Pi­lar Cas­tro, la di­rec­to­ra, le iba a dar una vuel­ta de tuer­ca a es­ta obra dra­má­ti­ca y de­ci­mo­nó­ni­ca pa­ra te­ñir­la de co­me­dia ab­sur­da con tin­tes su­rrea­lis­tas. Sa­bía por qué me ha­bían lla­ma­do. —¿Có­mo se sien­te en el pa­pel de un prín­ci­pe?

—Muy bien, es­te prín­ci­pe es un ser ira­cun­do, au­to­ri­ta­rio y bas­tan­te po­lié­dri­co por­que tie­ne un hu­mor bas­tan­te pe­cu­liar que le con­vier­te en gra­cio­so sin pre­ten­der­lo. Es un ti­po que lu­cha en­tre enamo­rar­se o man­te­ner­se en el po­der, o sea, un jue­go muy com­pli­ca­do. —Us­ted es un có­mi­co de pri­me­ra, pe­ro ¿se ve in­ter­pre­tan­do a un mal­va­do del ti­po Han­ni­bal Léc­ter, por ejem­plo? —Sí, y de he­cho ten­go per­so­na­jes que se acer­can mu­cho a ello. Creo que de­trás de un có­mi­co hay un ac­tor dra­má­ti­co, y no siem­pre ocu­rre al re­vés. —Su sin­gu­lar tar­ta­mu­dez le ha abier­to mu­chas puer­tas, ¿pe­ro tam­bién le ha ce­rra­do otras? —Des­de lue­go, nun­ca sa­bes del to­do qué es lo que nos abre y lo que nos cie­rra puer­tas. Y no tie­ne que ver con la ma­ne­ra de ha­blar, por ejem­plo, sino con el gus­to par­ti­cu­lar de quien tie­ne el po­der de ele­gir. A ve­ces, uno es ele­gi­do pa­ra un pa­pel por una cues­tión que no te­nía na­da que ver con lo que en un prin­ci­pio se es­ta­ba bus­can­do. —¿Esa tar­ta­mu­dez la lle­gó a exa­ge­rar?

—Ja­más, yo he me­jo­ra­do mu­cho mi tar­ta­mu­dez gra­cias al

tea­tro y, por su­pues­to, me en­can­ta­ría no ser tar­ta­mu­do. Ade­más, he tra­ba­ja­do mu­cho con com­pa­ñe­ros tar­ta­mu­dos y te pue­do de­cir que se su­fre mu­cho y oja­lá sea su­pe­ra­da por to­dos y ten­ga­mos más apo­yo. —¿El fút­bol le pa­re­ce una co­sa se­ria?

—Pa­ra mí lo era an­tes mu­cho más que aho­ra. En es­te mo­men­to el fút­bol es una cues­tión em­pre­sa­rial, de mu­cha pas­ta en fi­cha­jes, de­re­chos de te­le­vi­sión y to­do eso. Creo que los bue­nos afi­cio­na­dos ca­da vez se van dis­tan­cian­do más de ese mun­do de mar­cas por­que bus­ca­mos al­go más na­tu­ral que, des­gra­cia­da­men­te, ya no se vol­ve­rá a dar. —Me han di­cho que fue hin­cha del Real Ma­drid, ¿ya per­dió la afi­ción? —En los años 70 la mar­ca es­pa­ño­la por ex­ce­len­cia era el Real Ma­drid, un equi­po que cau­sa­ba ad­mi­ra­ción en to­do el mun­do, co­mo ocu­rre aho­ra, y cla­ro, mi equi­po era el Real Ma­drid. Ya no soy tan afi­cio­na­do pe­ro es­te Ma­drid me en­can­ta, y me gus­ta mu­cho co­mo lo es­tá ha­cien­do Zidane, esa ma­ne­ra de re­gir el ves­tua­rio pa­ra re­par­tir los mi­nu­tos de jue­go y que na­die se lle­ve so­fo­co­nes. —¿Re­cuer­da el úl­ti­mo par­ti­do de fút­bol que dis­fru­tó de ver­dad? —Sí, la fi­nal de la Cham­pions en­tre el Ma­drid y la Ju­ve. Es­ta­ban los ita­lia­nos muy cre­ci­dos has­ta que lle­gó el Ma­drid y los arra­só ju­gan­do muy bien. Fue un gran par­ti­do de fút­bol, ju­ga­ron co­mo un au­tén­ti­co equi­po, to­dos se bus­ca­ban y las es­tre­llas eran to­dos. Creo que el Ma­drid ga­nó mu­chos adep­tos a raíz de ese par­ti­do. —¿Qué sen­sa­ción le cau­sa un per­so­na­je co­mo Cris­tiano Ro­nal­do, que pa­re­ce in­sa­cia­ble bus­can­do bri­llo y re­co­no­ci­mien­to? —Es com­pli­ca­do y me pa­re­cen in­jus­tas mu­chas crí­ti­cas que le ha­cen. Creo que a Cris­tiano le ha cos­ta­do mu­cho lle­gar has­ta ahí, cons­truir su fi­gu­ra. In­tu­yo que ha es­ta­do muy so­lo y ha te­ni­do muy po­cos re­fe­ren­tes. Es un emi­gran­te que per­dió sien­do un crío a su pa­dre al­cohó­li­co y pro­ce­de de fa­mi­lia muy hu­mil­de. To­do eso no es fá­cil de ges­tio­nar cuan­do das un sal­to tan in­men­so co­mo el que él ha da­do. Ade­más, ocu­rre que qui­tan­do a Mes­si no tie­ne a su la­do otros que bri­llen co­mo él. En la épo­ca de Cruyff, por ejem­plo, ese ho­lan­dés no era el úni­co que bri­lla­ba, ha­bía otros 15 o 20 co­mo él de bue­nos. Y no es ton­to. Ha es­cu­cha­do a Zidane y ahí es­tá de qué ma­ne­ra tan ro­tun­da ter­mi­nó la tem­po­ra­da pa­sa­da. Y creo que ha com­pren­di­do que el es­pí­ri­tu de equi­po for­ta­le­ce más que yen­do por su cuen­ta. —¿Qué fut­bo­lis­tas le lla­man más la aten­ción?

—Me fi­jo en los más jó­ve­nes y, por ejem­plo, Ce­ba­llos es sen­sa­cio­nal. Me que­dé fli­pa­do vién­do­le en la pa­sa­da Eu­ro­co­pa Sub-21 y creo que el Ma­drid ha acer­ta­do al fi­char­le. Cui­da­do con esa co­lec­ción de cha­va­les mag­ní­fi­cos que tie­ne el Ma­drid. —¿Cree que el fút­bol pue­de in­fluir pa­ra unir a los pue­blos? Por ejem­plo, ¿que Zidane triun­fe en el Real Ma­drid pue­de ser­vir pa­ra sua­vi­zar los vie­jos ro­ces en­tre fran­ce­ses y es­pa­ño­les? —Pues sí, ti­pos co­mo Zidane, otro in­mi­gran­te, son gen­te muy des­ta­ca­da que tie­nen mu­cha in­fluen­cia en las ma­sas, por eso, es­tas es­tre­llas de­ben te­ner cui­da­do con su ma­ne­ra de com­por­tar­se y des­ple­gar sus ac­cio­nes. —Zidane es su hé­roe, pe­ro ¿qué nos di­ce de Si­meo­ne?

—Un ti­po que tie­ne una ca­pa­ci­dad de ha­cer lle­gar su men­sa­je a sus ju­ga­do­res con mu­cha cla­ri­dad. Es un fe­nó­meno. Aún de­be re­cor­dar la bro­ma que le hi­ci­mos en ‘Inocen­te, inocen­te’ en su eta­pa de ju­ga­dor. Re­crea­mos la his­to­ria te­rri­ble de ‘La ca­bi­na’, de Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez. Le en­ce­rra­ron en una ca­bi­na de te­lé­fo­nos y le con­du­je­ron has­ta un le­jano han­gar. Yo ha­cía del ‘si­có­lo­go de Te­le­fó­ni­ca’ y me acer­qué a él y el tío es­ta­ba aguan­tan­do lo que

no es­tá es­cri­to. Nun­ca ol­vi­da­ré su mi­ra­da, pe­ro aguan­tó, ya lo creo. Qué ma­ne­ra de en­ca­jar. Creo que te­nía la mis­ma ca­ra que cuan­do per­dió las fi­na­les de Cham­pions con el Real Ma­drid. Un es­toi­cis­mo ma­ra­vi­llo­so.

—-¿Cuál es su pues­to fa­vo­ri­to en un equi­po?

—Yo ju­ga­ba de ex­tre­mo iz­quier­do pe­ro siem­pre me ha en­can­ta­do esa po­si­ción ya al­go re­mo­ta del lí­be­ro, ese ju­ga­dor que ba­rría los ba­lo­nes un pa­so de­trás de la de­fen­sa e ini­cia­ba el jue­go or­de­nan­do a sus com­pa­ñe­ros. Re­cor­dar a Bec­ken­bauer vie­ne bien de vez en cuan­do. Aho­ra, esa mi­sión co­rres­pon­de más al medio cen­tro de ca­li­dad, ti­po Xa­vi, Mo­dric o Toni Kroos.

—¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que su­dó, de ver­dad, la ca­mi­se­ta?

—Ha­ce unas ho­ras en el gim­na­sio. Siem­pre di­go que los ac­to­res que ha­ce­mos tea­tro, que te­ne­mos que ha­blar a 25 me­tros del pú­bli­co, ne­ce­si­ta­mos una pre­pa­ra­ción fí­si­ca ade­cua­da. To­dos los múscu­los tie­nen que es­tar en for­ma y coor­di­na­dos pa­ra que se nos en­tien­da y el per­so­na­je sea creí­ble. No te­ne­mos diez com­pa­ñe­ros al la­do a quie­nes pa­sar­le el ba­lón. Su­da­mos la ca­mi­se­ta to­dos los días y el tra­ba­jo de ac­tor ago­ta mu­cho tan­to fí­si­ca co­mo psí­qui­ca­men­te. Por eso usa­mos a los fi­sio­te­ra­peu­tas de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cen los fut­bo­lis­tas, aun­que en nues­tro ca­so el gas­to sa­le de nues­tro bol­si­llo. —¿Y el tea­tro, eter­na­men­te en cri­sis, có­mo an­da aho­ra de sa­lud?

—To­do de­pen­de. Yo he to­ca­do mu­chos cam­pos den­tro del tea­tro, he he­cho tea­tro clá­si­co, co­me­dia mo­der­na, dra­ma… he es­ta­do en el tea­tro de La Aba­día, en Mé­ri­da, Al­ma­gro, no sé, y siem­pre es­ta­ba el afo­ro lleno. Hay un subidón es­pe­cial por ver tea­tro, aun­que eso no quie­re de­cir que ha­ya tra­ba­jo pa­ra to­dos. El tea­tro es un sec­tor en el que el es­pa­ñol no va a ver ocho obras ca­da cier­to tiem­po, qui­zá sí vea 8 pe­lí­cu­las, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que sí va a ver 16 ba­res (ríe). Lo que es cier­to es que la gen­te ne­ce­si­ta mo­men­tos de cru­da reali­dad y eso el tea­tro lo da de so­bra. Al es­pec­ta­dor le gus­ta sen­tir en su ca­ra el alien­to del ac­tor.

—¿Cuál es el sen­ti­mien­to que más le sa­cu­de?

—La fra­ter­ni­dad. Es un va­lor que ca­da vez es­ca­sea me­nos en nues­tro mun­do, pa­re­ce al­go ca­du­co y ol­vi­da­do. Qui­zá ocu­rra en el fút­bol, aun­que con mu­chos ma­ti­ces. ¿Qué bus­ca la gen­te que acu­de a un es­ta­dio? Pues eso, for­mar par­te de un gru­po y de un sen­ti­mien­to, com­par­tir esa emo­ción, un es­pí­ri­tu de so­li­da­ri­dad que en­se­gui­da se es­fu­ma. No per­da­mos el nor­te y va­ya­mos por ese ca­mino. —Se gra­duó en So­cio­lo­gía en La Sor­bo­na, ¿qué le lle­vó a ter­mi­nar co­mo ac­tor?

—Yo vol­ví a Pa­rís en bus­ca de mis señas de iden­ti­dad des­pués de re­gre­sar a Es­pa­ña co­mo hi­jo de in­mi­gran­tes y sen­tir­me muy per­di­do. No sa­bía muy bien qué era, ¿es­pa­ñol, fran­cés, ex­tre­me­ño?... Me fui a Pa­rís con la in­ten­ción de ha­cer la te­sis doc­to­ral de So­cio­lo­gía, pe­ro en­se­gui­da reac­cio­né, no sé, no me veía teo­ri­zan­do y cam­bié el pa­so y vol­ví a Es­pa­ña. Co­no­cí a Cu­rro Sum­mers, y se que­dó con mi ca­ra y gra­cias a él de­bu­té en es­te mun­do en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión ‘Inocen­te, inocen­te’. Y has­ta aho­ra. —Na­ció en Cá­ce­res, en Her­vás, se crió en Fran­cia y lue­go se hi­zo un hom­bre en Ma­drid, ¿qué le que­da de to­da esa tra­ve­sía?

—Ca­da vez creo más en la tras­hu­man­cia, so­mos erran­tes, y la vi­da es un errar, apar­te de equi­vo­car­te, es un deam­bu­lar, ir de un si­tio a otro sin un fin de­ter­mi­na­do. Me gus­ta lle­gar a si­tios nue­vos. Mi fa­mi­lia es ex­tre­me­ña aun­que no re­cuer­do muy bien mi vi­da en esa tie­rra, pe­ro me sien­to muy or­gu­llo­so de mis raí­ces ex­tre­me­ñas. Y to­da es­ta chá­cha­ra del plu­ri­na­cio­na­lis­mo o no se qué me preo­cu­pa por­que no veo yo que bus­que­mos pun­tos de en­cuen­tro, sino to­do lo con­tra­rio. Y no en­tien­do qué be­ne­fi­cios le po­de­mos sa­car a es­tar siem­pre de pe­lea y dán­do­nos la es­pal­da. Me­nu­do ro­llo. —¿Qué sa­tis­fac­ción es­pe­cial le ha da­do su ofi­cio de ac­tor? —Pa­ra em­pe­zar, creo que es­te tra­ba­jo me ha ser­vi­do pa­ra me­jo­rar co­mo per­so­na. Es­te es un tra­ba­jo que no ter­mi­na el día de la fun­ción. Siem­pre hay un án­gu­lo, un tono, un ges­to que pu­lir, afi­nar y en­ri­que­cer. Y al día si­guien­te ocu­rri­rá lo mis­mo. Y en la vi­da, tam­bién, con­vie­ne no ir­se to­dos los días a la ca­ma de­ma­sia­do sa­tis­fe­cho con uno mis­mo. Nun­ca ol­vi­da­ré al con­ser­je de una de las ca­sas en las que he vi­vi­do de­cir­me una ma­ña­na que yo le ha­bía sa­ca­do de una de­pre­sión al ver­me ac­tuar. Eso es muy fuer­te y una sa­tis­fac­ción tre­men­da. Tam­bién hay mo­men­tos su­rrea­lis­tas, co­mo cuan­do ve­nía a es­ta en­tre­vis­ta en el me­tro, se me acer­ca un ti­po y me di­ce: “Eres un crack, en Bilbao te que­re­mos mu­cho por­que has mar­ca­do nues­tra in­fan­cia”. ¡Qué mo­men­to! Y qué res­pon­sa­bi­li­dad, Bilbao, la in­fan­cia… muy fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.