Me­chaal, cuar­to, a 18 cen­té­si­mas del bron­ce

El no­rue­go In­ge­brigt­sen se ce­rró cuan­do avan­za­ba

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BELLÓN /

Lo vi tan cer­ca, que no lo va­lo­ro”, de­cía Adel Me­chaal, an­tes de es­ta­llar en lá­gri­mas. A 18 cen­té­si­mas se que­dó de dar la pri­me­ra me­da­lla a Es­pa­ña. Fue cuar­to en 1.500, con 3:34.71, en una ca­rre­ra que se tra­zó per­fec­ta pa­ra sus po­si­bi­li­da­des. Pri­me­ra vuel­ta len­ta y a par­tir de la se­gun­da los tres ke­nia­nos (Ki­prop, Che­rui­yot y Ma­nan­goi) se ali­nea­ron pa­ra ha­cer una ca­rre­ra a do­lor. Sin con­ce­sio­nes tác­ti­cas. Me­chaal se fro­ta­ba las ma­nos y los fi­nis­hers co­mo Ho­lu­sa y Le­wan­dows­ki per­dían el tren. Que­da­ban 400 me­tros...

El tri­den­te de Ke­nia se­guía con la ca­bal­ga­da. Ya só­lo el no­rue­go In­ge­brigt­sen y Me­chaal aguan­ta­ban el de­vas­ta­dor tem­po afri­cano. Ki­prop, de­fen­sor del oro, era el pri­me­ro en clau­di­car. Me­chaal le ga­nó la partida por den­tro. Iba cuar­to, que­da­ba el es­can­di­na­vo. El de Pa­la­mós iba con mu­cha fuer­za, to­da­vía por el in­te­rior, pe­ro era su pri­me­ra fi­nal y pe­có de no­va­to. In­ge­brigt­sen, que ya fue en 2016 oro eu­ro­peo, se ce­rró has­ta la cuer­da en la ca­lle 1. Pa­ra Me­chaal era im­po­si­ble avan­zar y se que­jó de In­ge­brigt­sen: “Ya en la se­mi­fi­nal es­tu­vo a pun­to de pro­vo­car una caí­da de bo­los y en es­ta fi­nal me cor­tó la tra­yec­to­ria cuan­do iba a pro­gre­sar. Es una gua­rra­da”. Me­chaal que­ría re­cla­mar, pe­ro al fi­nal no se in­ter­pu­so re­cur­so.

Un do­lo­ro­so cuar­to pues­to, que se re­fle­jó en el em­pu­jón de im­po­ten­cia que dio a In­ge­brigt­sen (3:34.53). 18 cen­té­si­mas. El oro era de Ma­nan­goi (3:33.61) y la pla­ta de Che­rui­yot (3:33:99). “Lo úni­co, es que sí es­toy sa­tis­fe­cho. Co­mo ya di­je, me iba a de­jar la vi­da y lo he he­cho. Pe­leé has­ta el úl­ti­mo cen­tí­me­tro de ca­rre­ra”, se­guía Me­chaal. Y des­pués rom­pió a llo­rar...

Me­chaal vi­vió des­de agos­to de 2016 a ju­lio de 2017 ba­jo la lu­pa del atle­tis­mo con la sos­pe­cha de que se ha­bía sal­ta­do tres con­tro­les an­ti­do­pa­je. El TAS dic­ta­mi­nó el 25 de ju­lio que Me­chaal no ha­bía he­cho tram­pas. De ahí su llan­to: “A ver si me de­jan tra­ba­jar tran­qui­lo. He de­mos­tra­do a to­do el mun­do que el Me­chaal de 2017 es me­jor y más com­pe­ti­ti­vo que el de 2016 y que en­ton­ces no ha­cía tram­pas. He pa­sa­do 30 con­tro­les con el de ayer y an­te­ayer. Ya no pue­do ha­cer más pa­ra res­ta­ble­cer la con­fian­za ha­cia mi per­so­na. Me ha do­li­do mu­chí­si­mo que la gen­te du­de de mí”. Me­chaal, cuar­to mun­dial, li­be­ró así un mar de ten­sión.

Adel Me­chaal.

FI­NAL AJUS­TA­DO. In­ge­brigt­sen ce­rró a Me­chaal pa­ra con­ser­var el bron­ce y es­te le hi­zo caer en me­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.