El mu­ro, el ni­ño y el lío

Garcés evi­tó el desas­tre em­pa­tan­do, en el 93’, el gol de En­rich ● Dmi­tro­vic, hé­roe del Ei­bar, que tu­vo dos pa­los

AS (Las Palmas) - - Atlético De Madrid-eibar - PA­TRI­CIA CAZÓN REPORTAJE GRÁFICO DA­NI SÁN­CHEZ, EMI­LIO CO­BOS, PE­PE AN­DRÉS Y RA­FA APA­RI­CIO

Fue en el úl­ti­mo se­gun­do del par­ti­do cuan­do apa­re­ció el ni­ño. El ár­bi­tro te­nía el sil­ba­to en la bo­ca, per­día el Atle­ti, ha­bía mar­ca­do En­rich, era el fi­nal, era un lío. En­ton­ces, apa­re­ció él, Bor­ja, cha­val que, a lo Torres, sa­có la de­re­cha y de­vol­vió la res­pi­ra­ción a su equi­po, que bo­quea­ba en el área. Los ner­vios ha­bían si­do co­me­zón en el Me­tro­po­li­tano. Tres pa­los, dos del Ei­bar y otro del Atle­ti, que te­nía los pies lle­nos de he­ri­das de tan­to pa­tear un mu­ro, Dmi­tro­vic. Así has­ta nue­ve ve­ces, así has­ta Garcés.

Se ha­bían ido lle­nan­do de ma­ña­na pron­to los al­re­de­do­res del Me­tro­po­li­tano, casa asen­ta­da 364 días des­pués, con mu­chos cru­zan­do los de­dos. La ne­ce­si­dad de ga­nar, tras aquí el Ra­yo y allí Ba­laí­dos, lle­na­ba las bo­cas. Pe­ro no ha­bía co­men­za­do el par­ti­do y los del Cho­lo ya eran só­lo 15. Un do­lor ab­do­mi­nal ha­bía sa­ca­do del on­ce a Lu­cas pa­ra me­ter a Go­dín, que tar­da­ría en en­trar, co­mo su equi­po. Por­que el Atle­ti, di­bu­ja­do 4-3-3, tra­tó de do­mi­nar en los pri­me­ros mi­nu­tos, po­nien­do gri­lle­tes a la sa­li­da de ba­lón de Ser­gio Álvarez, con pre­sión al­ta, pe­ro se­ría el Ei­bar quien pri­me­ro de­ja­ra una mues­ca en la por­te­ría con­tra­ria: dis­pa­ro de Co­te al lar­gue­ro, tem­bló el Me­tro­po­li­tano. No ter­mi­na­ba de en­con­trar­se el Atle­ti, ner­vio­so, con pér­di­das de Gi­mé­nez, pér­di­das de Go­dín, pér­di­das de Lemar y el te­rri­to­rio de Dmi­tro­vic hier­ba vir­gen por mu­cho que la or­den del Cho­lo fue­ra cla­ra: ba­lo­nes a Cos­ta. Y a es­pe­rar.

Quien pri­me­ro pi­só, sin em­bar­go, fue Griez­mann. Dmi­tro­vic sa­lu­da­ba al par­ti­do, se­ría su hom­bre. Con­du­jo el francés en el área pa­ra un mano a mano ba­jo el sol. Sa­ca­ría el por­te­ro con la pier­na, co­men­za­ba el re­ci­tal. El par­ti­do se­guía allá don­de Men­di­li­bar que­ría, ce­rran­do es­pa­cios y aho­gan­do al Atle­ti, in­ca­paz de tren­zar una ju­ga­da en es­tá­ti­co. Y an­te el ba­lón pa­ra­do, su por­te­ro, que de­fen­día la red con uñas, dien­tes y guan­tes. Pri­me­ro an­te Saúl y una bar­ba­ri­dad de ca­be­za­zo, des­pués an­te Gri­zi, lue­go an­te Go­dín. Eran mi­nu­tos ro­ji­blan­cos, em­pu­ja­dos por las re­cu­pe­ra­cio­nes de Ro­dri­go, pe­ro don­de no lle­ga­ba Dmi­tro­vic lo ha­cía Ar­bi­lla, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de Cos­ta. La hier­ba vir­gen es­ta­ba aho­ra a los pies de Oblak. Men­di­li­bar ha­bía de­ja­do a En­rich en el ban­co y ni Jor­dán ni Char­les eran lo mis­mo. A Si­meo­ne le fal­ta­ba la sorpresa en­tre lí­neas, un Co­rrea, y le so­bra­ba Dmi­tro­vic. Sa­lió su equi­po de la ca­se­ta, en la se­gun­da par­te, co­mo un re­lám­pa­go. To­do lo que no fue­ra ga­nar era un desas­tre y ya só­lo que­da­ban 45 mi­nu­tos. Pe­ro Cos­ta dos ve­ces, Griez­mann y Go­dín vol­vie­ron a es­tam­par­se en el mu­ro, en Dmi­tro­vic, y Ko­ke erró a por­te­ría va­cía. Al cuar­to de ho­ra Si­meo­ne sa­có a Co­rrea por un Lemar que aca­ba­ba de pro­pi­ciar un con­tra­ata­que del Ei­bar. Los bra­zos del Cho­lo ya eran mo­li­ni­llo, pi­dien­do voz, pe­ro Fi­li­pe se­guía ce­ga­do, mal, mal, y Juan­fran por el es­ti­lo; Ko­ke ha per­di­do el re­loj y Cos­ta es­tá len­to irri­tan­te. Gi­mé­nez se re­man­ga­ba an­te Oblak: to­ca­ba ba­rrer an­te un Ei­bar cre­ci­do, con En­rich en el cam­po, lan­za­do a la contra, que en­via­ba otro za­pa­ta­zo a la ma­de­ra, aho­ra de Ar­bi­lla, in­men­so.

Des­pués de otras dos pa­ra­das de Dmi­tro­vic a lo por­te­ro de balonmano lle­ga­rían los pi­tos. Fue por el cam­bio del Cho­lo: qui­tar a Ro­dri­go pa­ra me­ter a Bor­ja Garcés. Su equi­po se par­tió, des­con­tro­la­do an­te un Ei­bar di­ri­gi­do por En­rich. Los úl­ti­mos diez mi­nu­tos fue­ron ese pum, pum,

pum del co­ra­zón mar­ti­llean­do el pe­cho, in­so­por­ta­bles. Que­ma­ba el sol, mor­día el co­me­zón y, mien­tras la gra­da se­guía mas­cu­llan­do que Si­meo­ne hu­bie­ra qui­ta­do a Ro­dri­go, pa­ra­li­za­ría un gol, de En­rich, en el 86’, con OK de VAR al con­trol. Fue cua­tro mi­nu­tos an­tes de un ca­be­za­zo de Go­dín a la ma­de­ra y de que el Me­tro­po­li­tano se aga­rra­ra a su nue­vo Ni­ño, Bor­ja. El Cho­lo lo ce­le­bró exa­ge­ra­do, al­zan­do pu­ños, bra­zos. Ha­bía si­do el cam­bio sil­ba­do. Es un asi­de­ro en la ne­gru­ra de los re­sul­ta­dos de es­tas cua­tro pri­me­ras jor­na­das.

TER­CER PA­LO. Des­pués del gol de En­rich el Atlé­ti­co se lan­zó a la por­te­ría de Dmi­tro­vic. An­tes del gol de Bor­ja Garcés lle­ga­ría es­te ca­be­za­zo de Go­dín que se es­tam­pó en la ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.