El Ba­rça opa­co y el trans­pa­ren­te

AS (Las Palmas) - - Real Sociedad-barcelona - JUAN CRUZ ■

El Ba­rça apa­re­ció en el cam­po con el ros­tro des­di­bu­ja­do por al­gu­na vie­ja pe­sa­di­lla. Su de­fen­sa fue el es­pe­jo os­cu­ro de su pa­sa­do, y su de­lan­te­ra pa­re­cía la que años atrás se de­jó las ilu­sio­nes europeas en Ber­na, an­te el Ben­fi­ca, cir­cuns­tan­cia que só­lo re­cor­da­mos los que por en­ton­ces em­pe­za­mos a dis­tin­guir el su­fri­mien­to que con­lle­va ser azul­gra­na. El asun­to de ayer en Do­nos­ti fue gra­ve si no hu­bie­ra ga­na­do al fin el equi­po de Val­ver­de. Por­que hu­bie­ra pues­to de ma­ni­fies­to, a san­gre, el es­ta­do ca­la­mi­to­so de una de­fen­sa cu­yos erro­res ta­pa Ter Ste­gen, al que pa­gan mu­cho pe­ro no tan­to co­mo pa­ra ju­gar por más de cua­tro. En la de­lan­te­ra to­do es­tu­vo a mer­ced de que

Mes­si re­or­ga­ni­za­ra a ca­da ins­tan­te el ba­jón de Luis Suárez y las an­sie­da­des de los ju­ga­do­res que acom­pa­ñan al ca­pi­tán en es­ta odi­sea de erro­res. Pi­qué y Ser­gio Ro­ber­to re­ga­la­ron ar­mas le­ta­les, pe­ro el por­te­ro ale­mán fue lo que un día le­jano, no en la tar­de de Ber­na, fue don

An­to­nio Ra­ma­llets.

La opa­ci­dad ata­can­te se re­sol­vió en al­gu­nos cla­ros de Dem­bé­lé y del pro­pio Luis Suárez, pe­ro no de­jó de es­tar pre­sen­te en la men­ta­li­dad del equi­po, he­cho pa­ra ha­za­ñas y ayer con­ver­ti­do en una me­dio­cre co­pia de una obra dis­cre­ta. Un Ba­rça así re­suel­ve só­lo pa­ra que­dar bien con el mar­ca­dor y con la ta­bla. Cuan­do De­me­bé­lé mar­có su gol Val­ver­de ex­cla­mó: “¡Sí se­ñor!” Lo hi­zo só­lo en­ton­ces. El res­to ano­ta­ba qui­zá una car­ta de au­xi­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.