Ale­xan­dra Ji­mé­nez “En fút­bol sus­pen­do pe­ro me gus­tan las emo­cio­nes que pro­vo­ca”

AS (Levante) - - La Entrevista - A. MÉRIDA / G. PO­SE LA EN­TRE­VIS­TA

Lle­va tiem­po subida a una ola de éxi­tos que ma­ne­ja con in­tui­ción y sen­ti­do co­mún. Ale­xan­dra Ji­mé­nez des­plie­ga su in­te­li­gen­cia ac­tuan­do en co­me­dias y dra­mas o dan­do en­tre­vis­tas a un dia­rio de­por­ti­vo sin sa­ber lo que es el fút­bol.

Pro­ta­go­ni­za una pe­lí­cu­la en la que sus in­te­gran­tes tie­nen pro­ble­mas men­ta­les. ¿Al­gún po­lí­ti­co en­tre ellos? —La pe­lí­cu­la no in­clu­ye po­lí­ti­cos, no in­clu­ye na­da mo­les­to en ge­ne­ral. Al re­vés es al­go muy ama­ble, muy di­ver­ti­do y so­bre to­do muy inocen­te.

—La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la pa­re­ce di­se­ña­da por un muy buen guio­nis­ta. —Siem­pre la reali­dad su­pera a la fic­ción. A ve­ces, lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor, no sa­bes si se tra­ta de al­ta co­me­dia o al­ta tra­ge­dia. El ca­so es que ocu­rre aquí, es inau­di­to.

—¿Qué le pa­re­ce to­do el asun­to de Ca­ta­lu­ña?

—Me pa­re­ce bas­tan­te la­men­ta­ble. El em­pe­ci­na­mien­to uni­do a la inep­ti­tud sue­le desem­bo­car en desas­tre. Veo que to­do es un dis­pa­ra­te que ge­ne­ra mu­cha ver­güen­za. Lo que me pro­vo­ca tris­te­za es que nos em­pe­ña­mos en abrir grie­tas, en le­van­tar muros. No en­tien­do a nin­gu­na de las par­tes y pa­re­ce men­ti­ra que no ha­ya­mos avan­za­do na­da.

—Su úl­ti­ma pe­lí­cu­la ‘Toc-toc’ pa­sa en la con­sul­ta de un psi­quia­tra. ¿Qué tal an­da de tras­tor­nos ob­se­si­vo com­pul­si­vos? —No lo sé. De­bo de te­ner ma­nías de las que no soy muy cons­cien­te. Creo que no ten­go nin­gún ‘toc’, pe­ro es­toy en el ca­mino. Co­mo to­da la so­cie­dad. Ca­da vez creo que so­mos más com­pul­si­vos con to­do.

—¿Ha­bla­mos de fút­bol?

—Co­mo quie­ra, pe­ro an­do mal de fút­bol. Es un asun­to en el que me de­cla­ro sus­pen­di­da.

—Den­tro de ese di­vor­cio, ¿tie­ne sim­pa­tía por al­gún equi­po en par­ti­cu­lar? —No es di­vor­cio por­que nun­ca me ca­sé con él y no me sien­to iden­ti­fi­ca­da con nin­gún equi­po. Lo sien­to. —¿A quién ve más tras­tor­na­do por el gol, a Cris­tiano Ro­nal­do o a Mes­si?

—Hay uno que muer­de ¿no?

—Bueno, que mor­día, pe­ro ese es Luis Suá­rez.

—Eso sí que es te­ner un ‘toc’.

—Des­de su ig­no­ran­cia fut­bo­lís­ti­ca, ¿qué equi­po cree us­ted que ga­na­rá LaLi­ga?

—De­be­ría­mos em­pe­zar por­que me ex­pli­ca­se qué es LaLi­ga. Per­dó­ne­me, in­ten­ta­ré po­ner­me las pi­las pa­ra la pró­xi­ma vez.

—El fút­bol, ¿le pa­re­ce una re­li­gión?, ¿una dro­ga ne­ce­sa­ria? ¿Dón­de ubi­ca es­te fe­nó­meno?

—Me es tan ajeno que no sé ubi­car­lo. Con­vi­vo con él por­que es im­po­si­ble sus­traer­se, pe­ro ja­más me he cru­za­do con el mun­do del fút­bol. No lo en­tien­do des­de nin­gún pun­to de vis­ta. No for­ma par­te de mi mun­do ni de mi ca­be­za.

—¿Su pa­re­ja es fut­bo­le­ra?

—Des­de lue­go. Él es muy fe­liz, ve los par­ti­dos y gri­ta “he­mos ga­na­do”. Co­mo si él es­tu­vie­ra ju­gan­do. Eso es al­go que me ha­ce mu­cha gra­cia. Me gus­ta mu­cho co­mo to­dos us­te­des se in­clu­yen en lo que es­tá pa­san­do en un cam­po de jue­go. Me en­can­ta ver esas emo­cio­nes que les pro­vo­ca, pe­ro no de­ja de alu­ci­nar­me.

—La veo muy es­ti­li­za­da, ¿prac­ti­ca al­gún de­por­te?

—No, vi­vo de las ren­tas. Hi­ce ba­llet du­ran­te mu­chos años, pe­ro ya ha­ce tiem­po de eso. El ejer­ci­cio que ha­go es que no pa­ro quie­ta y a lo me­jor gra­cias a eso me man­ten­go en for­ma.

—¿De­jó el ba­llet por­que tu­vo al­gu­na en­tra­da de un con­tra­rio?

—No, ja,ja. Tu­ve una le­sión que arras­tré du­ran­te una se­rie de años, pe­ro al fi­nal lo aca­bé de­jan­do por­que fui cons­cien­te de que lo que te­nía en la ca­be­za era otro plan. Ha­cía tiem­po que me ron­da­ba otra his­to­ria.

—Sien­do de Za­ra­go­za y vi­nien­do de la dan­za, ¿qué tal se re­la­cio­na con la jo­ta?

—No sé na­da de jo­tas. Lo mío era el ba­llet clá­si­co. Te­nía una afi­ción tre­men­da, has­ta el pun­to de que es­tu­dia­ba a dis­tan­cia pa­ra po­der de­di­car más ho­ras a la dan­za. For­mó par­te de mi vi­da de una for­ma muy in­ten­sa.

—La co­no­ci­mos en ‘Los Se­rrano’, des­de en­ton­ces no ha pa­ra­do. ¿Cuá­les son sus mé­ri­tos?

—Soy muy afor­tu­na­da, ten­go mu­cha suer­te y tra­ba­jo mu­cho. Ca­da opor­tu­ni­dad que ten­go, co­mo sé que es ex­cep­cio­nal, tra­to de apro­ve­char­la al má­xi­mo de mis po­si­bi­li­da­des y no cen­trar­me en el rui­do que hay al­re­de­dor. No me in­tere­sa mos­trar otra co­sa de mi per­so­na que no sea pu­ra­men­te mi tra­ba­jo.

—Cuén­te­nos, ¿qué es­tá pre­pa­ran­do?

—Des­pués de ‘Toc-Toc’ em­pie­zo a ro­dar una co­me­dia que se lla­ma ‘Gen­te que vie­ne y va’ di­ri­gi­da por Patricia Font y aca­bo de ro­dar ‘Su­per Ló­pez’ con Ja­vier Ruiz Cal­de­ra. To­do es­to se es­tre­na­rá la tem­po­ra­da que vie­ne. Tam­bién voy a ro­dar una se­rie pa­ra Mo­vis­tar + que se lla­ma ‘La zo­na’.

—¿Có­mo es un día de ro­da­je?

—Cuan­do es­tás me­ti­da en un tra­ba­jo vi­ves por y pa­ra el ro­da­je. Son mu­chas ho­ras de tra­ba­jo en las que apa­ren­te­men­te tie­nes que es­tar pre­pa­ra­da pa­ra la es­ce­na que to­que ro­dar en ca­da mo­men­to. Tu voz tie­ne que es­tar co­lo­ca­da de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, tus emo­cio­nes tie­nen que es­tar afi­na­das, tus mo­vi­mien­tos apren­di­dos, tus lí­neas bien me­mo­ri­za­das… son mu­chas co­sas que tie­nes que ma­ne­jar y sin em­bar­go no to­dos los días te le­van­tas de la mis­ma for­ma. Na­die lo ha­ce y nues­tro tra­ba­jo con­sis­te en es­for­zar­nos pa­ra que pa­rez­ca que sí. Es­tar con to­dos nues­tros ins­tru­men­tos afi­na­dos pa­ra po­der to­car la mú­si­ca que tie­ne que so­nar per­fec­ta­men­te. No es fá­cil, pe­ro es muy di­ver­ti­do.

—Des­pués de ha­cer la pe­lí­cu­la ‘100 me­tros’, ¿en­tien­de la fas­ci­na­ción que pue­den pro­vo­car las prue­bas Iron Man?

—Por su­pues­to que lo en­tien­do.

Per­so­na­li­dad “Ten­go ma­nías de las que no soy muy cons­cien­te”

Re­des so­cia­les “Ge­ne­ran un es­ca­pa­ra­te per­ma­nen­te y a la vez un ais­la­mien­to preo­cu­pan­te”

¿Cris­tiano, Mes­si? “Hay uno de ellos que muer­de, ¿no?”

Cual­quier me­ta que re­pre­sen­ta su­pe­rar­te a ti mis­mo es una de las ma­yo­res mo­ti­va­cio­nes. Es tan es­ti­mu­lan­te pa­ra cual­quier ser hu­mano que en­tien­do que to­dos ten­ga­mos la nues­tra.

—¿Es­tá más có­mo­da ha­cien­do dra­ma o co­me­dia?

—Al fi­nal don­de es­tés más có­mo­da tú no se tra­ta de que sea una co­me­dia o un dra­ma, sino del ti­po de ro­da­je. No sien­to que sea tan­ta la di­fe­ren­cia en­tre una co­me­dia y un dra­ma, por­que en am­bos ca­sos le doy la mis­ma im­por­tan­cia y de­di­co la mis­ma can­ti­dad de ho­ras, el mis­mo es­fuer­zo. Por lo tan­to, esa dis­tan­cia no la con­tem­plo a la ho­ra de tra­ba­jar. Sí a la ho­ra de im­pri­mir un rit­mo di­fe­ren­te, un tono di­fe­ren­te o un es­ti­lo di­fe­ren­te, pe­ro en esen­cia el tra­ba­jo es igual.

—Pre­sen­tó la ga­la de los pre­mios ‘Fe­roz’ y es­tu­vo im­pe­ca­ble. Se la veía muy có­mo­da. —No creo que ha­ya na­die que se sien­ta có­mo­do con­du­cien­do una ga­la, por­que es una de las si­tua­cio­nes de ma­yor pre­sión a la que te pue­das en­fren­tar. Lo bueno de aque­lla ga­la es que era la pri­me­ra vez que se ce­le­bra­ba y to­dos te­nía­mos cier­ta in­cons­cien­cia. Es de­cir, sin pre­sio­nes de nin­gún ti­po. Cuan­do no bus­cas un re­sul­ta­do, cuan­do no es­tás es­pe­ran­do agra­dar a al­guien o cu­brir las ex­pec­ta­ti­vas que los de­más tie­nen so­bre ti, es cuan­do se tra­ba­ja bien.

—¿Pre­sen­ta­ría los Go­ya?

—Si pu­die­ra, lo evi­ta­ría.

—¿Su ob­je­ti­vo es di­ri­gir?

—No lo des­car­to por­que me gus­ta­ría. No es un ob­je­ti­vo aho­ra mis­mo, pe­ro sí es un pen­sa­mien­to re­cu­rren­te. Sí que me gus­ta­ría. Lue­go tam­bién cuan­do, co­mo ac­triz, ob­ser­vo la di­fi­cul­tad que en­tra­ña di­ri­gir una pe­lí­cu­la, or­ques­tar a to­do el equi­po y sa­car­lo ade­lan­te, no sé si se­ría ca­paz, por­que ver­da­de­ra­men­te hay que ser de una pas­ta es­pe­cial.

—Com­pa­ñe­ros su­yos co­mo Pa­co León o Raúl Aré­va­lo han da­do el sal­to y con éxi­to. —De he­cho son ex­ce­len­tes di­rec­to­res.

—¿Cuál es la cla­ve? ¿Con­tro­lar­lo to­do?

—Un ex­ce­so de con­trol en un tra­ba­jo en equi­po es ne­ga­ti­vo. El di­rec­tor tie­ne que te­ner la in­te­li­gen­cia de sa­ber ro­dear­se de las per­so­nas que le van a dar lo que él ne­ce­si­ta, pe­ro no pre­ten­der ma­ni­pu­lar el tra­ba­jo de los de­más, por­que en­ton­ces lo úni­co que con­si­gues es co­lap­sar crea­ti­va­men­te a to­da la gen­te que te ro­dea. Y des­de allí no se pue­de cons­truir na­da bueno. La cla­ve es que to­do el mun­do sepa en ca­da ins­tan­te lo que tie­ne que ha­cer, pa­ra qué es­tá

ahí y al mis­mo tiem­po se sien­ta li­bre de ser crea­ti­vo.

—El ci­ne, ¿es don­de se sien­te más a gus­to?

—De siem­pre. Me gus­ta mu­chí­si­mo el tea­tro, pe­ro me en­can­ta ro­dar y me gus­ta mu­cho la narrativa de em­pe­zar una his­to­ria y ter­mi­nar­la, co­mo una no­ve­la.

—¿Su re­fe­ren­cia co­mo di­rec­tor de ci­ne?

—Hay mu­chos que me ins­pi­ran. Me en­can­ta Jean Marc Va­llée. Vi una pe­lí­cu­la su­ya lla­ma­da Ca­fé de Flo­re que me pa­re­ció es­pec­ta­cu­lar, lue­go hi­zo Da­llas Bu­yers Club y aho­ra ha he­cho la mag­ní­fi­ca se­rie Big Litlle Lies. Tie­ne esa ma­ne­ra de na­rrar muy dis­tin­ta a to­dos, con una in­te­li­gen­cia es­pec­ta­cu­lar.

—¿Es muy de se­ries?

—No con­su­mo com­pul­si­va­men­te co­mo aho­ra pa­re­ce que hay que ha­cer. Veo las que me in­tere­san. No me gus­ta ati­bo­rrar­me.

—El mun­do, las mo­das, cam­bian muy rá­pi­do. ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos? —No es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra afron­tar la ma­ne­ra tan rá­pi­da en que es­tá cam­bian­do el mun­do. So­bre to­do, en la ma­ne­ra de co­mu­ni­car­nos. Hay una hi­per co­mu­ni­ca­ción don­de na­die se es­cu­cha. No bus­ca­mos la co­mu­ni­ca­ción real en el otro, bus­ca­mos el re­fle­jo en el otro de no­so­tros mis­mos y es­to lo han ge­ne­ra­do mu­cho las re­des so­cia­les. Ni es­cu­cha­mos ni na­die nos es­tá es­cu­chan­do con lo cual, sí, de­fi­ni­ti­va­men­te creo que to­dos va­mos a ne­ce­si­tar ayu­da.

—¿Le pa­re­ce no­ci­vo el pa­pel que jue­gan las re­des so­cia­les?

—Sí, creo que es­tá ge­ne­ran­do un es­ca­pa­ra­te per­ma­nen­te de ti mis­mo y un ais­la­mien­to preo­cu­pan­te don­de lo úni­co que ha­ces es en­gan­char tu ego, po­ten­ciar un nar­ci­sis­mo ab­sur­do y de­jar de es­cu­char y em­pa­ti­zar con lo que su­ce­de al­re­de­dor. De he­cho, to­dos re­cha­za­mos el pen­sa­mien­to dis­tin­to. Al que no pien­se igual que no­so­tros au­to­má­ti­ca­men­te se le re­cha­za y es­to se evi­den­cia en las re­des so­cia­les y es no­ci­vo por­que no so­la­men­te no avan­zas sino que te atas­cas y te em­bru­te­ces. El pro­ble­ma es que aho­ra to­do el mun­do tie­ne un al­ta­voz y un mu­ro en el que se pue­de es­con­der de­trás, así que ba­rra li­bre. Me re­sul­ta muy vio­len­to.

—¿En­tre­na pa­ra vi­vir o va par­ti­do a par­ti­do?

—-Voy par­ti­do a par­ti­do, con lo que hay a ca­da mo­men­to. No pue­do te­ner un or­den por­que mi vi­da no es or­de­na­da pe­ro pro­cu­ro es­tar aten­ta a mi des­or­den men­tal y si de re­pen­te ten­go una eta­pa don­de tra­ba­jo ex­ce­si­va­men­te soy cons­cien­te de que ten­go que cui­dar otras co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.