Griez­mann, la his­to­ria y la ilu­sión

AS (Sevilla) - - Atlético De Madrid-Málaga - JA­VIER G. MATALLANAS ■

Griez­mann ya es­tá en la his­to­ria del Atlé­ti­co.

Aho­ra de­pen­de del de­lan­te­ro fran­cés que den­tro de unos años los atlé­ti­cos re­cuer­den con ca­ri­ño que el pri­mer gol del nue­vo Me­tro­po­li­tano lo hi­zo él. Por­que Griez­mann no pue­de ju­gar con la ac­ti­tud de que le tie­nen que agra­de­cer el fa­vor de ha­ber­se que­da­do es­ta tem­po­ra­da. Esa es la im­pre­sión que da. Des­pués de sus de­cla­ra­cio­nes al día si­guien­te de des­pe­dir­se del

Cal­de­rón de­ján­do­se que­rer y de­ján­do­se ir, los afi­cio­na­dos col­cho­ne­ros le co­gie­ron la ma­trí­cu­la. El gol de ano­che ya es­tá en la his­to­ria, pe­ro de An­toi­ne de­pen­de­rá que en los pró­xi­mos años su pla­ca en el Pa­seo

de las Le­yen­das sea mi­ra­da y tra­ta­da con res­pe­to (so­bre la de Hugo Sán­chez de­fe­ca­ron ayer en un ges­to muy des­agra­da­ble). El gol de Griez­mann fue el co­lo­fón a una jor­na­da de emo­cio­nes pa­ra los atlé­ti­cos. La ilu­sión con la que lle­ga­ban a su nue­va ca­sa era con­ta­gio­sa.

Des­pren­dían ese en­tu­sias­mo de cuan­do es­tre­nas al­go. Se que­da­ron im­pre­sio­na­dos del pe­da­zo es­ta­dio que les acogerá en su pro­me­te­dor fu­tu­ro. Fue una no­che de emo­cio­nes, de re­cuer­do a los que no han po­di­do es­tre­nar su nue­va ca­sa. Hay que re­ma­tar la obra y ajus­tar los de­ta­lles que no fun­cio­na­ron (ha­ce fal­ta más fre­cuen­cia en los tre­nes del me­tro), pe­ro el do­lor de de­jar el Cal­de­rón se re­ba­jó al sen­tar­se en la nue­va bu­ta­ca del nue­vo Me­tro­po­li­tano. No hu­bo sor­pre­sas con el himno y los ac­tos de inau­gu­ra­ción fue­ron bo­ni­tos, sin es­tri­den­cias. La pre­sen­cia del Rey Fe­li­pe VI fue un pun­ta­zo. El Atlé­ti­co em­pe­zó ayer a re­es­cri­bir su his­to­ria y en es­te nue­vo es­ta­dio se­gui­rá cam­peo­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.