Kroos no quie­re ser Ca­se­mi­ro y se no­ta

AS (Sevilla) - - Tema Del Día - ALFREDO RELAÑO

Apro­ve­chan­do las fe­chas FIFA, que le ale­jan de su je­fe del res­to del año, Kroos le ha re­cor­da­do a Lo­pe­te­gui que no es Ca­se­mi­ro. En efec­to. Su na­tu­ra­le­za de ju­ga­dor es otra. Kroos es un in­te­rior de crea­ción y apo­yo al ata­que, con más in­te­rés por lo que su­ce­de cer­ca del área con­tra­ria que cer­ca de la pro­pia. En el Ber­na­béu mu­cha gen­te le tie­ne ca­la­do: re­gre­sa de­ma­sia­do des­pa­cio. Esas co­sas se apre­cian más en el cam­po que en la te­le. Se re­co­gen me­jor Mo­dric e Is­co. Él es lo que en­tre­na­do­res de otro tiem­po lla­ma­ban ‘ju­ga­do­res río’, siem­pre en­tu­sias­tas pa­ra ju­gar ha­cia arri­ba, pe­ro re­nuen­tes a re­gre­sar en apo­yo de la de­fen­sa.

La con­fu­sión vie­ne de que en una pri­me­ra épo­ca se es­for­zó más. Cuan­do lle­gó, An­ce­lot­ti com­pu­so el cen­tro del cam­po con él de me­dio cen­tro, flan­quea­do por Mo­dric y Ja­mes, con fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes de Is­co. Él era un chi­co de 24 años, ele­va­do de pro­me­sa en el Ba­yern a ti­tu­lar en el Ma­drid, e hi­zo lo que pu­do, y lo que pu­do fue a me­nos se­gún pa­só el tiem­po. Benítez fi­chó a Ca­se­mi­ro, pe­ro, con­di­cio­na­do por la ne­ce­si­dad de po­ner to­dos los cro­mos ca­ros, se co­mió un 0-4 an­te el Ba­rça con Kroos de me­dio cen­tro y ca­yó. Zi­da­ne em­pe­zó tam­bién con él ahí, has­ta que se de­ci­dió a ins­ta­lar a Ca­se­mi­ro sa­cri­fi­can­do a Ja­mes y lle­ga­ron sus éxi­tos.

Esa es la pe­lí­cu­la en lo que res­pec­ta al Ma­drid. En lo que res­pec­ta a él, aquel me­ri­to­rio de 24 años que co­rría pa­ra ha­cer­se un si­tio en el Real Ma­drid ya va ca­mino de los 29, y en es­te tiem­po ha con­quis­ta­do tres Cham­pions con el Ma­drid y un Mun­dial con Ale­ma­nia. Por su­pues­to, se sien­te ti­tu­la­rí­si­mo, pe­ro en lo su­yo. Ya no se ve pa­ra ha­cer de ta­pón y dar equi­li­brio, ni si­quie­ra pa­ra las ra­ras oca­sio­nes en que pue­da fal­tar Ca­se­mi­ro, y así lo di­ce, por si no lo de­ja­ra lo bas­tan­te cla­ro cuan­do le po­nen ahí. Ten­de­mos a ver a los ju­ga­do­res ale­ma­nes co­mo má­qui­nas, pe­ro tam­bién son mu­cha­chos que tie­nen sus ca­pri­chos cuan­do lle­gan a fi­gu­ras.

“...OTRO TIEM­PO LLA­MA­BAN ‘JU­GA­DO­RES RÍO’, SIEM­PRE EN­TU­SIAS­TAS PA­RA...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.