Ha­za­ñas de­por­ti­vas que via­jan en tren a ca­si 300 ki­ló­me­tros por ho­ra

Un as­cen­so del Be­tis a Pri­me­ra a bor­do del AVE, la emo­ción de Ra­fa Na­dal en la es­ta­ción de San­ta Jus­ta tras su pri­me­ra Da­vis y otros éxi­tos so­bre las vías.

AS (Valencia) - - Real Madrid-Barcelona - TEX­TO: SER­GIO AMADOZ

El par­ti­do se dis­pu­tó a 300 km/h, en la ca­fe­te­ría del tren, el 15 de ma­yo de 2011. Fue una de las his­to­rias más ro­cam­bo­les­cas vi­vi­das en los 25 años de vi­da del AVE. A bor­do del con­voy de al­ta ve­lo­ci­dad via­ja­ban la plan­ti­lla y el cuer­po téc­ni­co del Be­tis; al otro la­do de la ra­dio, a cien­tos de ki­ló­me­tros de allí, arran­ca­ba un Al­cor­cón-Granada del que to­do de­pen­día: la de­cep­ción o la eu­fo­ria. El as­cen­so a Pri­me­ra es­ta­ba en jue­go. Aque­lla tar­de de do­min­go, a fal­ta de tres jor­na­das pa­ra ter­mi­nar la Li­ga, en la es­ta­ción de Camp de Ta­rra­go­na, los ju­ga­do­res del Be­tis arras­tra­ban su frus­tra­ción por el an­dén tras la de­rro­ta ma­ña­ne­ra con­tra el Nás­tic (3-1). En ese mo­men­to, el as­cen­so ma­te­má­ti­co de­pen­día de una de­rro­ta del Granada. La ex­pe­di­ción ver­di­blan­ca subió al tre­na las tres de la tar­de. A las cin­co, ju­ga­do­res, cuer­po téc­ni­co y di­rec- ti­va hi­cie­ron pi­ña en la ca­fe­te­ría pa­ra oír el par­ti­do que iba a em­pe­zar en Madrid. El pri­mer fes­te­jo lle­gó 40 mi­nu­tos des­pués, po­co an­tes del des­can­so: gol del Al­cor­cón. Y la lo­cu­ra se desató cuan­do, en el mi­nu­to 89, el equi­po ma­dri­le­ño lo­gró el se­gun­do. El Be­tis era equi­po de Pri­me­ra. So­bre las vías, a 300 km/h, fue el as­cen­so más rá­pi­do de la his­to­ria. “Ima­gí­ne­se la que se mon­tó”, re­cuer­da el de­le­ga­do de via­jes del Be­tis, Víc­tor An­te­que­ra. “Arra­sa­mos con to­do en la ca­fe­te­ría”. Los 25 años de la al­ta ve­lo­ci­dad en Es­pa­ña han da­do pie a mu­chas his­to­rias per­so­na­les y co­lec­ti­vas. Des­de el 21 de abril de 1992, fe­cha en que tu­vo lu­gar el pri­mer via­je co­mer­cial del AVE en­tre Madrid y Se­vi­lla, unos 365 mi­llo­nes de via­je­ros han uti­li­za­do los ser­vi­cios de la red de al­ta ve­lo­ci­dad de Ren­fe, ya sea en tre­nes AVE, Avant o Al­via Mu­chos es­pa­ño­les pre­fie­ren el tren al avión o al au­to­bús, co­mo Fer­nan­do Gar­cía, 23 años, se­gui­dor del Es­tu­dian­tes. “Me re­sul­ta mu­cho más có­mo­do, tie­nes po­si­bi­li­dad de pa­sear, ir a la ca­fe­te­ría, ver pai­sa­jes… Ade­más, pue­des mon­tar­te en el cen­tro de una ciu­dad sin lar­gos des­pla­za­mien­tos”, ar­gu­men­ta. Y re­co­no­ce que en el tren lo ha pa­sa­do muy bien: “Los via­jes en el AVE con el Es­tu son de los me­jo­res re­cuer­dos que ten­go”.

“Siem­pre que po­de­mos, en tren”

En el club com­par­ten opi­nión.“Tra­ta­mos de ha­cer el ma­yor nú­me­ro de via­jes po­si­bles en tren”, cuen­ta el de­le­ga­do del equi­po, Ja­vier Ca­bre­ri­zo. En un avión ne­ce­si­ta­rían 10 o 12 sa­li­das de emer­gen­cia pa­ra co­lo­car allí a sus ju­ga­do­res con cier­ta co­mo­di­dad, lo cual es in­via­ble. En el tren, sin em­bar­go, se ani­man a

via­jar in­clu­so en Tu­ris­ta.“Y des­de que exis­te la cla­se Tu­ris­ta Plus in­ten­ta­mos via­jar siem­pre así, ya que los asien­tos son al­go más dis­tan­cia­dos y los ju­ga­do­res van más có­mo­dos”. Diez clu­bes de la ACB tie­nen con­ve­nios con Ren­fe, así co­mo 17 clu­bes de fút­bol de Pri­me­ra y Se­gun­da Di­vi­sión y las fe­de­ra­cio­nes de rugby y balonmano. Los afi­cio­na­dos, por su­pues­to, tam­bién se mue­ven so­bre rue­das. Mi­les de ellos, por ejem­plo, apro­ve­cha­ron los dis­po­si­ti­vos es­pe­cia­les de las fi­na­les de Co­pa del Rey de fút­bol de 2016 y 2017, que in­clu­ye­ron tre­nes chár­ter pro­gra­ma­dos pa­ra per­mi­tir el via­je de ida y vuel­ta a Madrid en el mis­mo día, in­de­pen­dien­te­men­te de cuán­do aca­ba­ran los par­ti­dos. En 2016, de he­cho, los con­vo­yes re­tra­sa­ron su sa­li­da por­que aquel Bar­ce­lo­na-Se­vi­lla se fue a la pró­rro­ga.

Co­mo­di­dad y fle­xi­bi­li­dad

La fle­xi­bi­li­dad, ra­pi­dez y co­mo­di­dad son los mo­ti­vos prin­ci­pa­les por los que mu­chos se de­can­tan por él. “Usa­mos el AVE co­mo trans­por­te pre­fe­ren­te co­mo mí­ni­mo des­de ha­ce diez años”, cuen­ta Víc­tor An­te­que­ra, res­pon­sa­ble de los via­jes del Be­tis.“El tren nos apor­ta mu­cha co­mo­di­dad, es­pe­cial­men­te en los via­jes a Madrid, don­de nos plan­ta­mos en pleno cen­tro en dos ho­ras y me­dia es­ca­sas. Pe­ro tam­bién he­mos via­ja­do a Za­ra­go­za, Pam­plo­na y Va­len­cia”, enu­me­ra. Las ra­zo­nes pa­ra des­pla­zar­se so­bre las vías y no en avión son fá­cil­men­te com­pren­si­bles. “Co­mo co­no­ce­mos con bas­tan­te an­te­la­ción los horarios de los par­ti­dos, po­de­mos ha­blar con Ren­fe pa­ra blo­quear un va­gón en Pre­fe­ren­te en ex­clu­si­va, y te­ner así in­de­pen­den­cia y co­mo­di­dad. Ade­más, el tren te per­mi­te tra­ba­jar con el por­tá­til, usar el mó­vil…”, ex­pli­ca An­te­que­ra, a quien le re­sul­ta im­po­si­ble, cuan­do se le pre­gun­ta por el AVE, no acor­dar­se de aquel as­cen­so má­gi­co, con Pe­pe Mel en el ban­qui­llo y Ra­fael Gor­di­llo co­mo pre­si­den­te. En ese via­je iban, en­tre otros fut­bo­lis­tas, Be­ñat, Jorge Mo­li­na, Sal­va Se­vi­lla, Jonathan Pe­rei­ra y Ema­ná. “Se mon­tó una fies­ta tre­men­da en pleno tren”, re­cuer­da An­te­que­ra. “Ema­ná pi­dió el ma­qui­lla­je a las com­pa­ñe­ras de pro­to­co­lo, se pin­tó la ca­ra, se la pin­tó a otros ju­ga­do­res… Y lue­go la ce­le­bra­ción si­guió en la es­ta­ción de San­ta Jus­ta, por­que allí ha­bía mi­les de bé­ti­cos es­pe­ran­do. Tu­vi­mos que sa­lir al bal­cón de la es­ta­ción a sa­lu­dar”. Tam­bién sa­lu­da­ron, en Se­vi­lla y en Madrid, los in­te­gran­tes del equi­po es­pa­ñol de Co­pa Da­vis el 6 de di­ciem­bre de 2004, lu­nes, otra fe­cha se­ña­la­da en la his­to­ria de­por­ti­va del AVE. El fin de se­ma­na an­te­rior, Car­los Mo­yá, Ra­fa Na­dal, Juan Car­los Ferrero y Tommy Ro­bre­do ha­bían ga­na­do la Da­vis en Se­vi­lla. Cuan­do pi­sa­ron la es­ta­ción, los afi­cio­na­dos los des­pi­die­ron en­tre aplau­sos, emo­ción y lá­gri­mas. La fe­li­ci­dad via­jó a 300 km/h ha­cia la ca­pi­tal. No hu­bo ca­si tiem­po pa­ra asi­mi­lar­la: “No me lo ter­mino de creer. Es­to es un sue­ño”, re­pe­tía Na­dal a su lle­ga­da a Ato­cha, otra vez en­tre ova­cio­nes y ale­grías. Al­gu­nos años más tar­de, el pro­ta­go­nis­mo fue pa­ra otro equi­po y otro tren. El 20 de fe­bre­ro de 2008 se inau­gu­ró la lí­nea Madrid-Bar­ce­lo­na y el 7 de mar­zo el Espanyol se con­vir­tió en el pri­mer equi­po en uti­li­zar­la. Dos ho­ras de via­je en­tre Sants y Ato­cha ba­jo el man­do del ma­qui­nis­ta Ri­car­do Du­rán, un pe­ri­co con­fe­so que (co­mo re­la­ta­ba AS al día si­guien­te) re­ci­bió la vi­si­ta en la ca­bi­na de man­dos del en­ton­ces en­tre­na­dor, Er­nes­to Val- ver­de. Los ju­ga­do­res, en el va­gón (Ta­mu­do, Ka­me­ni, Rie­ra, Jonathan Soriano, Luis Gar­cía…) coin­ci­die­ron en destacar “la fu­ga­ci­dad del via­je” y con­fe­sa­ron que lle­ga­ron a Madrid sin en­te­rar­se. “Los ju­ga­do­res pre­fie­ren el tren. La es­pe­ra es mu­cho me­nor que en el avión, los con­tro­les de se­gu­ri­dad son más rá­pi­dos, tie­nen un va­gón ex­clu­si­vo pa­ra ellos…”, re­su­me el en­car­ga­do de los via­jes del Vi­lla­rreal,Ál­va­ro Prie­to.“Ren­fe nos ofre­ce bue­nas ta­ri­fas y tra­ba­ja­mos con ellos des­de ha­ce años, es­pe­cial­men­te en los des­pla­za­mien­tos a Madrid, pe­ro tam­bién he­mos via­ja­do mu­cho a Bar­ce­lo­na.Yo creo que so­mos el equi­po que más usa el tren, tam­bién con las ca­te­go­rías in­fe­rio­res uti­li­za­mos ha­bi­tual­men­te es­te me­dio de trans­por­te. Los fut­bo­lis­tas del pri­mer equi­po, des­de lue­go, van co­mo­dí­si­mos. Por­que to­do es más ágil y por el ti­po de asien­to”, re­cal­ca Prie­to. Mien­tras via­jan a to­da ve­lo­ci­dad,“so­lo se preo­cu­pan de ju­gar al par­chís y a las car­tas o de ver una pe­lí­cu­la”.

El tren es el me­dio de trans­por­te ha­bi­tual, tan­to de los equi­pos, co­mo de sus se­gui­do­res.

Red del AVE y ciu­da­des que tie­nen equi­pos en la Li­ga San­tan­der y Li­ga En­de­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.