Dje­né: el se­can­te de Cris­tiano va a en­tre­nar en Cer­ca­nías

“Mi éxi­to es po­der sal­var eco­nó­mi­ca­men­te a mi fa­mi­lia”, di­ce

AS (Valencia) - - Getafe-Real Madrid - POR JA­VIER HER­NÁN­DEZ

Hu­mil­dad El de­fen­sa to­go­lés no tie­ne más ído­lo que Inies­ta

En una pro­fe­sión, la de fut­bo­lis­ta, en la que la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros com­pi­ten unos con otros en ver quién se pre­sen­ta en el en­tre­na­mien­to con el úl­ti­mo mo­de­lo en coches de­por­ti­vos, Dje­né po­ne el gus­to por la nor­ma­li­dad y acu­de a la ciu­dad deportiva del Ge­ta­fe en un tren de Cer­ca­nías. El sá­ba­do, es muy po­si­ble que sea Dje­né el que vi­gi­le a Cris­tiano, po­si­ble­men­te el fut­bo­lis­ta que más y me­jo­res coches de lu­jo tie­ne en el ga­ra­je.

Dje­né (25 años) es­tá sien­do el de­fen­sa más so­bre­sa­lien­te del Ge­ta­fe en es­te ini­cio de tem­po­ra­da. Na­ci­do en To­go, fi­chó es­te ve­rano por el club azu­lón pro­ce­den­te del Sint-Trui­den de la li­ga bel­ga. Fue una pe­ti­ción ex­pre­sa de Bor­da­lás, en­tre­na­dor que le abrió las puer­tas del fút­bol es­pa­ñol cuan­do en 2014, tras un mes a prue­ba en el Al­cor­cón, le hi­zo fi­cha y allí ju­gó has­ta 2016, cuan­do fue tras­pa­sa­do a Bél­gi­ca, al equi­po del que tam­bién es due­ño Ro­land Du­cha­te­let, pro­pie­ta­rio del club al­fa­re­ro.

En su eta­pa en el Al­cor­cón, Dje­né vi­vía so­lo en un pe­que­ño apar­ta­men­to ce­di­do por uno de los pa­tro­ci­na­do­res del club al­fa­re­ro. Ya en­ton­ces de­cía: “No ne­ce­si­to más, soy fe­liz así. De­seo as­cen­der y ju­gar en Pri­me­ra pa­ra así sal­var eco­nó­mi­ca­men­te a mi fa­mi­lia. Mi éxi­to es el triun­fo de to­da mi fa­mi­lia”. Co­mo su ob­je­ti­vo era me­jo­rar, en­se­gui­da qui­so apren­der es­pa­ñol, y se apun­tó al co­le­gio Ama­ne­cer, el mis­mo en el que el Atlé­ti­co po­ne a es­tu­diar a sus can­te­ra­nos y por el que pa­sa­ron Fer­nan­do Torres, De Gea y mil ni­ños más.

Dje­né ha vuel­to a Es­pa­ña, ya jue­ga en Pri­me­ra y tie­ne un con­tra­to con el Ge­ta­fe por cua­tro tem­po­ra­das. Su mu­jer y su hi­jo si­guen vi­vien­do en To­go y su de­seo es traer­los pron­to. De su país na­tal re­cuer­da las di­fi­cul­ta­des de su in­fan­cia: “En Áfri­ca no hay bue­nos cam­pos y en­con­trar un ba­lón es di­fí­cil. Doy las gra­cias a mi pa­dre y a mi ma­dre, que me ayu­da­ron pa­ra com­prar­me za­pa­ti­llas”.

Fue su pa­dre quien le pu­so de nom­bre Dje­né, que sig­ni­fi­ca huevo, y con­fie­sa que su úni­co ído­lo es Inies­ta. Al día si­guien­te de se­car al bar­ce­lo­nis­ta Luis Suá­rez en el Co­li­seum, Dje­né acu­dió a en­tre­nar­se y al tér­mino re­gre­só a su ca­sa en el tren de Cer­ca­nías. Lo ha­ce mu­chas ve­ces. Un afi­cio­na­do azu­lón

(@TheAl­va­ro­vic) le vio en el an­dén de la es­ta­ción de Las Mar­ga­ri­tas (nom­bre del an­ti­guo es­ta­dio del Ge­ta­fe) y col­gó la fo­to en las re­des so­cia­les. Dje­né es un to­do­te­rreno en el cés­ped. Fue­ra del cam­po, usa el trans­por­te pú­bli­co, qui­zá, pen­san­do que no exis­te ma­yor éxi­to en la vi­da que sal­var a su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.