Ami­go Roc­chi...

AS (Valencia) - - Rusia-españa - DES­DE LA TE­LE TO­MÁS RON­CE­RO

El blan­co le sen­tó bien a Es­pa­ña has­ta el mi­nu­to 41 (nos pu­si­mos 0-2), pe­ro los ru­sos no quie­ren lle­gar a su Mun­dial co­mo me­ros com­par­sas. Se echó mu­cho en fal­ta de la chis­te­ra de Is­co.

Nos res­pe­tan. Ju­gar a me­nu­do muy bien al fút­bol y con­quis­tar un Mun­dial (2010) y dos Eu­ro­co­pas

(2008 y 2012) en po­co tiem­po ha te­ni­do un efec­to se­duc­tor que em­pie­za a no­tar­se en có­mo nos ven y có­mo nos tra­tan. De cha­val me de­ses­pe­ra­ba ver esos ar­bi­tra­jes que su­fría nues­tra

Se­lec­ción, que pa­re­cía un mu­ñe­co de fe­ria al ver­se siem­pre per­ju­di­ca­da en las ju­ga­das más con­flic­ti­vas. Fui cre­cien­do y esa sen­sa­ción va­rió po­co, pa­san­do por el co­da­zo sin cas­ti­go de Tas­sot­ti a Luis En­ri­que en el es­ta­dio Fox­bo­ro de Bos­ton, o el inad­mi­si­ble atro­pe­llo que su­fri­mos en Co­rea (2002) con el tris­te­men­te fa­mo­so Al Gand­hour y el ín­cli­to li­nier de Tri­ni­dad y

To­ba­go de cu­yo nom­bre no que­re­mos acor­dar­nos ni Camacho ni yo. Per­ju­di­car a Es­pa­ña só­lo irri­ta­ba a los es­pa­ño­les. Y co­mo en la FIFA y la UEFA pin­tá­ba­mos lo jus­to, pues a otra co­sa ma­ri­po­sa. Eso ha cam­bia­do. Ya sé que só­lo era un amis­to­so, pe­ro en San Pe­ters­bur­go nos en­con­tra­mos un ita­liano ami­go, un ti­po al que no le tem­bló el sil­ba­to pa­ra cas­ti­gar al fu­tu­ro an­fi­trión del Mun­dial con dos pe­nal­tis. Uno, inexis­ten­te. Cues­tión de ana­to­mía. Hom­bro no es mano ni bra­zo. El se­gun­do, pe­nal­ti­to. Hay aga­rrón, pe­ro no sé si con la in­ten­si­dad co­mo pa­ra se­ña­lar el pun­to fa­tí­di­co. Pe­ro a ca­ba­llo re­ga­la­do no le mi­res el dien­te. Y Ser­gio Ra­mos, to­re­ro, trans­for­mó los ob­se­quios de

Gian­lu­ca Roc­chi con la en­te­re­za de un ki­ller. Ama­gó bien en am­bos, chu­tan­do con ener­gía. Ita­lia no es­ta­rá en el Mun­dial de Ru­sia (¡por­ca mi­se­ria!), pe­ro oja­lá es­té Roc­chi re­pre­sen­tan­do al fút­bol trans­al­pino y vol­va­mos a en­con­trar­nos en el ca­mino...

La ra­cha. Aun­que el re­sul­ta­do era lo de me­nos, el 3-3 fi­nal lo doy por bueno da­do que man­tie­ne esa con­di­ción de in­vic­to de la Es­pa­ña de Lo­pe­te­gui. En 16 par­ti­dos he­mos ga­na­do 12 y em­pa­ta­do cua­tro. Más de 50

go­les a fa­vor (52) y 10 en con­tra. Nú­me­ros de equi­po só­li­do, fia­ble y com­pro­me­ti­do con su nue­vo due­ño de la pizarra y las emo­cio­nes. Ju­len tie­ne plan­ta y co­ra­zón de fut­bo­lis­ta en ac­ti­vo. Los ju­ga­do­res le ven co­mo un her­mano ma­yor y no co­mo un je­fe. Si ven có­mo mi­ra­ban los su­plen­tes ru­sos a su se­lec­cio­na­dor Cher­che­sov (el ti­po es na­tu­ral de Ose­tia del Nor­te y no te le ima­gi­nas gas­tan­do bro­mas ni en la ce­na de No­che­bue­na) mien­tras és­te les abron­ca­ba, en­ten­de­rán la di­fe­ren­cia.

Tres cen­tra­les. Me en­gan­chó esa apues­ta tác­ti­ca cuan­do el

Madrid de Del Bos­que ga­nó a lo gran­de la Oc­ta­va (año 2000) ali­nean­do jun­tos a Iván Cam­po,

Hel­gue­ra y Ka­ran­ka pa­ra pa­liar la au­sen­cia de Hie­rro. Pe­ro en

Gi­ro­na ya la sa­lió ra­na a Zi­da­ne cuan­do lo pro­bó en la se­gun­da par­te, al igual que en Wem­bley an­te el Tot­ten­ham. Ju­len re­pi­tió ex­pe­ri­men­to en los se­gun­dos 45 mi­nu­tos an­te los ru­sos. Ello no evi­tó que Smo­lov, en el área, y Zhir­kov, por la iz­quier­da, nos bus­ca­sen las cos­qui­llas mu­cho más de lo desea­ble. En­ca­jar tres go­les en un bolo no es preo­cu­pan­te, pe­ro sí nos per­mi­te con­cluir que esas apues­tas es pre­ci­so tra­ba­jar­las más pa­ra no mos­trar esas fi­su­ras...

Al­ba, pi­chi­chi. Si Ra­mos al­can­zó a Hie­rro en go­les me­ti­dos con Es­pa­ña ju­gan­do de de­fen­sa (el ma­la­gue­ño fir­mó otros 16 más ac­tuan­do de cen­tro­cam­pis­ta), Jor­di Al­ba se unió a la fies­ta go­lea­do­ra de los za­gue­ros con su se­gun­do gol en cua­tro días. Ca­be­za­zo a lo Mo­ra­ta. Des­mar­que y fren­ta­zo per­fec­to. Aquí, Jor­di Al­ba es otro. La con­fian­za ha­ce mu­cho en la vi­da.

A por Ale­ma­nia. A fi­na­les de mar­zo nos ve­re­mos las ca­ras con Ale­ma­nia. Eso es un en­sa­yo de ver­dad. Los ger­ma­nos no te re­ga­lan ni los bue­nos días. Lo im­por­tan­te es lle­gar a Ru­sia sin le­sio­na­dos y con la mo­ral in­tac­ta. Obli­ga­dos a ser op­ti­mis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.