Me sen­tí vein­te años más jo­ven

AS (Valencia) - - Mundial Rusia 2018 - FRÉ­DÉ­RIC HERMEL ■

Ha­ce jus­to vein­te años Fran­cia vi­vió uno de los mo­men­tos más bo­ni­tos de su his­to­ria mo­der­na. No só­lo la se­lec­ción ga­nó el Mun­dial por pri­me­ra vez sino que tam­bién pro­vo­có un mo­vi­mien­to en el país que mi ge­ne­ra­ción siem­pre re­cor­da­rá con emoción. En 1998 se hi­zo un pa­ra­le­lis­mo en­tre los tres co­lo­res de la ban­de­ra de la re­pú­bli­ca bleu, blanc, rou­ge (azul, blan­co, ro­jo) y los orí­ge­nes de los ju­ga­do­res del equi­po que ha­bía ven­ci­do a Bra­sil en la fi­nal con un mag­ní­fi­co 3-0. Fue la Fran­cia black, blanc, beur (ne­gra, blan­ca, ára­be) y se trans­mi­tió es­te con­tun­den­te (y ma­ra­vi­llo­so) men­sa­je de que la mez­cla nos ha­cía más fuer­tes y que el sen­ti­mien­to de na­ción nos per­mi­tía su­pe­rar a cualquier ri­val. Re­sul­tó ser un mo­vi­mien­to de unión na­cio­nal al­go efí­me­ro pe­ro, du­ran­te unos me­ses, el país se ol­vi­dó de sus pro­ble­mas in­ter­nos y se vi­vió al­go co­mo un “es­ta­do de gra­cia”.

Ayer, du­ran­te una rue­da de pren­sa real­men­te be­lla, An­toi­ne Griez­mann me hi­zo llo­rar y me hi­zo sen­tir vein­te años más jo­ven. Al pro­nun­ciar, con fres­cu­ra y en­tu­sias­mo, las pa­la­bras “Hay que es­tar or­gu­llo­so de ser fran­cés. Ten­go ga­nas de que los jó­ve­nes di­gan: ¡Vi­va la Re­pú­bli­ca! ¡Vi­va Fran­cia!”, el de­lan­te­ro del Atlé­ti­co ha in­su­fla­do el es­pí­ri­tu del 98 que tan­ta ale­gría nos re­ga­ló, más allá de la sim­ple con­quis­ta de­por­ti­va. Griez­mann se sien­te res­pon­sa­ble de la fe­li­ci­dad del pue­blo de Fran­cia, tan mar­ti­ri­za­do por el te­rro­ris­mo. Y es­ta men­ta­li­dad al­truis­ta y pa­trió­ti­ca de al­guien que tu­vo que ir­se a otro país con 13 años pa­ra po­der ju­gar al fút­bol me pa­re­ce ad­mi­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.