Griez­mann cris­tia­nó el Wan­da Me­tro­po­li­tano

AS (Valladolid) - - TEMA DEL DÍA - AL­FRE­DO RELAÑO

¡Va­mos, Atleti, va­mos... Va­mos, Atleti, oé...! El fon­do sur so­na­ba en el nue­vo es­ta­dio como en el vie­jo, agi­tan­do con sus gri­tos al res­to del es­ta­dio. Le cos­ta­ba pren­der su mecha. La no­ve­dad, la mag­ni­fi­cen­cia del mar­co, qui­zá los nue­vos com­pa­ñe­ros de gra­da, lla­ma­ban a la pru­den­cia en otras gra­das. Tam­po­co el juego, con un académico 4-4-2 que ser­vía para con­tro­lar el par­ti­do pe­ro sin pro­fun­di­zar, ani­ma­ba. Al des­can­so los co­men­ta­rios gi­ra­ban en torno a lo mis­mo: el cam­po es co­lo­sal, digno de una fi­nal de Cham­pions, pe­ro... El pe­ro era el juego, la fal­ta de lle­ga­da. La emo­ción la po­nía el fon­do sur, sa­can­do su en­tu­sias­mo a vo­lar. Si­meo­ne cam­bió tras el des­can­so a un 4-3-3, con Ca­rras­co por Tho­mas. Ca­rras­co le me­tió bur­bu­jas al par­ti­do. El cam­po se ani­mó y una gran ju­ga­da de Co­rrea aca­bó en gol de Griez­mann, al que la historia ha­bía re­ser­va­do ese es­pa­cio, que mu­chos so­ña­ban que fue­ra para un ve­te­rano. Pe­ro fue Griez­mann, al que mu­chos ven con un pie fue­ra, el que cris­tia­nó el nue­vo es­ta­dio. Mar­cel Domingo, Ben Ba­rek, He­le­nio He­rre­ra, que hi­zo sus pri­me­ras ar­mas allí... El Atlé­ti­co tie­ne su tra­di­ción fran­ce­sa, o del Ma­rrue­cos fran­cés, tan­to da, a la que po­de­mos aña­dir aho­ra es­te gol inau­gu­ral de Griez­mann, para per­do­nar­le tan­tas ga­nas de ir­se. Ahí que­dó todo, en el gol del ru­bio fran­cés. En es­te cam­po ve­re­mos me­jo­res par­ti­dos, se­gu­ro. Y al­gu­nos peo­res. És­te va a la historia só­lo por ser el pri­me­ro. Pe­ro lo que im­pac­tó en la no­che ma­dri­le­ña, la primera no­che fres­ca tras un du­ro verano, fue el im­po­nen­te es­ta­dio que se es­tre­na­ba. Un golpe de pres­ti­gio mun­dial para el Atlé­ti­co, que se pre­sen­ta con nuevas ro­pas en el al­to con­cier­to in­ter­na­cio­nal. Sin en­sa­yo pre­vio, fue un gran es­treno, en­tre lo so­lem­ne y lo cas­ti­zo (¡viva Sa­bi­na!) y con al­gún fa­llo inevi­ta­ble (los vi­deo­mar­ca­do­res se fun­die­ron po­co des­pués del gol). Fue la no­che del gran sal­to ade­lan­te del Atlé­ti­co.

“EN ES­TE CAM­PO VE­RE­MOS ME­JO­RES PAR­TI­DOS, SE­GU­RO. Y AL­GU­NOS PEO­RES”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.