“Pen­sé que, si era gra­ve, ten­dría que re­ti­rar­me...” Car­va­jal

El la­te­ral lle­va 46 días sin ju­gar por una pe­ri­car­di­tis, pe­ro al fin ve la luz al fi­nal del tú­nel: “Ya ten­go el al­ta”.

AS (Valladolid) - - TAMBORES DE DERBI - OK DIA­RIO Los mé­di­cos me di­je­ron que tran­qui­lo, que me cu­ra­se bien pa­ra evi­tar fu­tu­ras re­per­cu­sio­nes”

¿Qué sen­sa­cio­nes tie­ne en es­tos mo­men­tos? —Bue­nas. A los cua­tro o cin­co días de que me la diag­nos­ti­ca­ran no sen­tía do­lor. Pa­ra mí era com­pli­ca­do sa­ber que no po­día ju­gar, que es­ta­ba de ba­ja y no sen­tía do­len­cia. Aho­ra me encuentro muy bien, he tra­ba­ja­do bas­tan­te es­tas dos se­ma­nas pa­ra co­ger tono fí­si­co y las sen­sa­cio­nes son muy bue­nas. —El club siem­pre se ha mos­tra­do muy cau­to...

—Des­de el pri­mer mo­men­to tan­to el mís­ter co­mo los mé­di­cos y los fi­sios me di­je­ron que tran­qui­li­dad, que lo pri­me­ro era cu­rar­se bien, por­que es­tos pro­ble­mas pue­den re­per­cu­tir en un fu­tu­ro. Así que he­mos si­do muy cau­tos y he­mos ido cum­plien­do los plazos mé­di­cos. —¿Có­mo ocu­rrió?

—El fin de se­ma­na con­tra el Es­pan­yol, me en­con­tra­ba al­go aca­ta­rra­do des­pués de Dort­mund. La no­che del vier­nes al sá­ba­do me em­pie­za a do­ler un po­co el pe­cho y por la ma­ña­na se lo di­go al doc­tor. En prin­ci­pio en­treno, aun­que te­nía al­go de fie­bre, que­ría ju­gar el do­min­go. No le di más im­por­tan­cia, pe­ro al fi­nal del día me hi­cie­ron prue­bas pa­ra des­car­tar po­si­bles pro­ble­mas, co­mo la pe­ri­car­di­tis. Vino el car­dió­lo­go, me lo diag­nos­ti­có y me de­ja­ron ba­jo evo­lu­ción y a la es­pe­ra de más prue­bas. —Ahí le in­for­man...

—El car­dió­lo­go en el in­for­me pu­so que ha­bía sín­to­mas de pe­ri­car­di­tis. Yo to­da­vía no era cons­cien­te de lo que era, que­ría ju­gar, pe­ro el club, los car­dió­lo­gos y los doc­to­res me fre­nan. Es al­go se­rio que no se pue­de ju­gar con ello. —¿Lle­gó a asus­tar­se?

—Sí, me asus­té un po­co. Ima­gi­nar­se que es más gra­ve que lo que ten­go e in­clu­so te plan­teas que pue­da lle­gar a ser al­go cró­ni­co y ten­gas que de­jar de ju­gar, co­mo ha ha­bi­do otros ca­sos pre­ce­den­tes. Pe­ro los doc­to­res me di­cen que no me preo­cu­pe, que es al­go fre­cuen­te, que me to­me la me­di­ca­ción y guar­de re­po­so por­que se aca­ba­ría cu­ran­do. —¿Qué par­te de la re­cu­pe­ra­ción fue más du­ra?

—Las pri­me­ras tres se­ma­nas, por­que no me de­ja­ban prác­ti­ca­men­te ha­cer na­da, no po­día su­bir pul­sa­cio­nes y se pa­só muy len­to. Me abu­rría mu­chí­si­mo y el cuer­po te pi­de ac­ti­vi­dad, es­pe­cial­men­te no­so­tros que so­mos de­por­tis­tas. Se pa­sa mal. —¿Qué le han ido trans­mi­tien­do Zidane y sus com­pa­ñe­ros?

—Al ser de co­ra­zón es al­go ra­ro... es­tá­ba­mos un po­co en aler­ta. Sin mu­cho mie­do, pe­ro sa­bien­do que es al­go im­por­tan­te. Me de­cían to­dos que tu­vie­se pa­cien­cia y que, cuan­do es­tu­vie­se, te­nía que es­tar bien. —¿Le si­guen vien­do los car­dió­lo­gos?

—Sí, ca­da po­co tiem­po ten­go re­vi­sio­nes y des­de ha­ce dos o tres se­ma­nas ya sa­lía to­do co­rrec­to, pe­ro que­ría­mos man­te­ner los plazos de ba­ja, aun­que me ha­cen elec­tros y prue­bas ca­da po­co tiem­po pa­ra com­pro­bar que to­do es­tá nor­mal. —Cuan­do la di­cen que pue­de vol­ver, ¿qué sien­te?

—A mí me hu­bie­ra gus­ta­do vol­ver an­tes, pe­ro al fi­nal lle­ga­mos a un acuer­do pa­ra que fue­ra des­pués de es­te pa­rón, que ser­vi­ría pa­ra co­ger otra vez el rit­mo de com­pe­ti­ción pa­ra en­ca­rar a to­pe el tra­mo an­tes de Na­vi­dad. —¿Pin­tus le ha pre­pa­ra­do un plan es­pe­cial?

—Sí, he com­ple­men­tan­do las se­sio­nes que he he­cho con el res­to del equi­po con se­ries de ca­rre­ra, mu­cho gim­na­sio... Prác­ti­ca­men­te ha si­do co­mo una mi­ni­pre­tem­po­ra­da. —¿Hay pau­ta de re­torno o ya po­drá ju­gar el der­bi?

—En prin­ci­pio ya ten­go el al­ta pa­ra com­pe­tir. No creo que me ocu­rra na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.