Más es­ti­lo que nin­guno

Los cam­bios dan a es­te ca­brio una ima­gen a la úl­ti­ma y su equi­pa­mien­to ha­ce más fá­cil la vi­da a bor­do. Tie­ne sus li­mi­ta­cio­nes, pe­ro a quién le im­por­ta­rán cuan­do pue­dan dis­fru­tar del sol

Auto Bild - - PRUEBAS -

DUNE ES EL TÍ­TU­LO DE UNA

GE­NIAL NO­VE­LA de cien­cia fic­ción de Frank Her­bert y de la igual­men­te bue­na pe­lí­cu­la de Da­vid Lynch ba­sa­da en ella. Sin em­bar­go, que Volks­wa­gen eli­gie­ra es­te nom­bre pa­ra el Beetle Ca­brio más chic no se fun­da­men­ta en aquél cuen­to de cien­cia fic­ción, sino en el éxi­to co­se­cha­do ha­ce dé­ca­das por los Beetle con ca­rro­ce­ría de buggy.

Eso sí, tam­po­co te es­pe­res que el des­ca­po­ta­ble ba­sa­do en la se­gun­da ge­ne­ra­ción del Es­ca­ra­ba­jo bus­que ren­dir tri­bu­to a la par­ti­ci­pa­ción de sus pri­mos en de­ce­nas de ca­rre­ras ti­po Ba­ja. Lo que le va a es­te Beetle, que es­té­ti­ca­men­te sí ha­ce mu­chos gui­ños a esa par­te de su his­to­ria, es la ca­rre­te­ra. A pe­sar de lo bien que va con el cam­bio DSG- 6, el mo­tor dié­sel re­sul­ta al­go tos­co, es­pe­cial­men­te tras arran­car en frío, pe­ro es­to no qui­ta pa­ra que em­pu­je con mu­cha sol­ven­cia los 1.500 kg que pe­sa, gra­cias a sus 340 Nm par mo­tor.

Por otro la­do, un an­cho de vías sie­te mi­lí­me­tros ma­yor de­lan­te y seis de­trás res­pec­to al Beetle nor­mal, un cen­tro de gra­ve­dad muy ba­jo y, encima, el he­cho de ir, por lo me­nos en mi opinión, un tan­to so­bre­cal­za­do con unas go­mas Han­kook Ven­tus Pri­me 235/45 so­bre llan­tas de 18 pul­ga­das, ha­cen de es­te Dune un de­vo­ra­dor de cur­vas. Su vo­lan­te fino y una di­rec­ción acep­ta­ble­men­te pre­ci­sa facilitan que es­te co­che pue­da lle­gar a ser real­men­te di­ver­ti­do de con­du­cir. Aun­que, si tu ob­je­ti­vo es de­vo­rar cur­vas, op­ta­ría por uno equi­pa­do con un mo­tor de ga­so­li­na.

El Beetle más di­ná­mi­co

To­do lo an­te­rior, su estética, po­der dis­fru­tar siem­pre a to­pe del sol y es­cu­char tu mú­si­ca o la ra­dio en su equi­po de so­ni­do Fen­der, tie­nen que ser los ar­gu­men­tos que te lle­ven a pagar trein­ta y mu­chos mil eu­ros por un ca­brio en el que los dos de atrás no pue­den ha­cer un via­je a gus­to por ser los asien­tos de­ma­sia­do verticales. Y eso sin con­tar con que en el ma­le­te­ro ca­ben bien un par de bolsas gran­des de via­je, pe­ro ni ha­blar de ma­le­tas vo­lu­mi­no­sas, que ade­más en­tra­rían mal por su es­tre­cha bo­ca.

Los asien­tos pos­te­rio­res se aba­ten ha­cia de­lan­te con to­car un bo­tón, pe­ro el hue­co que de­jan no da pa­ra mu­chas ale­grías co­mo pue­des ver a la iz­quier­da. El ac­ce­so key­less

cues­ta 480 eu­ros, pe­ro hay uno con alar­ma in­clui­da que cues­ta exac­ta­men­te lo mis­mo, co­sas de los pa­que­tes de equi­pa­mien­to, to­do por se­pa­ra­do lo pue­des pe­dir por 340 eu­ros más, si quie­res.

Un ca­brio, de­ma­sia­dos gui­ños

Ra­re­zas a par­te, lo que sí con­si­de­ro in­dis­pen­sa­ble al tra­tar­se de un ca­brio, y en el ca­so de la uni­dad de prue­bas te ase­gu­ro que lo eché un mon­tón de me­nos, son los asien­tos ca­le­fac­ta­bles. He bus­ca­do en la pá­gi­na de Volks­wa­gen España y so­lo he po­di­do en­con­trar­los en el con­fi­gu­ra­dor den­tro del pa­que­te Ex­ce­llen­ce, por el que hay que pagar 2.590 eu­ros, si bien es cier­to que in­clu­ye los fa­ros bi­xe­nón con ilu­mi­na­ción LED de la ma­trí­cu­la, unos di­fu­so­res de­lan­te­ros ex­tra y un tes­ti­go lu­mi-

no­so del ni­vel del lí­qui­do de la­va­do. Es­pe­ro que es­te úl­ti­mo sea es­té­ti­ca­men­te una pre­cio­si­dad y ha­ga mu­cho más bo­ni­to to­do el cua­dro de ins­tru­men­tos, si no, no lo en­tien­do. La pin­tu­ra Ama­ri­llo de la uni­dad de prue­bas tam­bién tie­ne un cos­te ex­tra, 525 eu­ros, pe­ro en es­te ca­so Volks­wa­gen te re­ga­la, si quie­res, unas llan­tas muy chu­las que van en el mis­mo co­lor, lo cual es un buen de­ta­lle.

Por úl­ti­mo, de­ja que te cuen­te que a mi jui­cio la ca­po­ta no es­tá bien re­suel­ta. Qui­zá, al­gún in­ge­nie­ro de la mar­ca jus­ti­fi­que que se de­be a la for­ma de la ca­rro­ce­ría, pe­ro de­be­ría que­dar guar­da­da sin que el con­duc­tor de­ba ta­par­la con una fun­da, que por otro la­do ocu­pa lo su­yo cuan­do es­tá qui­ta­da. Y, qui­zá, de­cir es­to sea echar­me en con­tra a los pu­ris­tas del Beetle, por­que es­to sea un gui­ño a su his­to­ria, pe­ro los pu­ris­tas siem­pre pue­den mo­ver­se si quie­ren to­dos los días un Beetle clá­si­co. Es­te es pa­ra gen­te que, se­gu­ra­men­te, nun­ca ha­ya con­du­ci­do uno y que ten­ga otra idea de có­mo las co­sas de­be­rían fun­cio­nen en el pre­sen­te nte si­glo.

Su di­se­ño es­pe­cí­fi­co, la ma­yor altura al sue­lo y es­ta com­bi­na­ción de co­lo­res le sien­tan bas­tan­te bien al Dune

La fun­da de la ca­po­ta es di­fí­cil de po­ner y ocu­pa mu­cho es­pa­cio cuan­do va suel­ta. El ale­rón XXL es de se­rie en es­ta edi­ción

El mi­ni ma­le­te­ro se apro­ve­cha bas­tan­te mal, por lo me­nos, en es­ta edi­ción hay es­con­di­do a la de­re­cha un 'sub­woo­fer' de la mar­ca Fen­der

De es­pa­cio, las pla­zas tra­se­ras no van na­da mal, pe­ro los res­pal­dos son de­ma­sia­do verticales

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.