ES­TO ES LA BOM­BA

¿ Cua­tro su­per­de­por­ti­vos? ¿ Cua­tro má­qui­nas de dis­fru­tar? Da igual, al fi­nal, so­lo que­da una pre­gun­ta: ¿ Cuál es el más rá­pi­do de to­dos?

Auto Bild - - PRUEBAS -

VA­YA GRU­PO MÁS PAR­TI­CU

LAR. Un sin­ver­güen­za muy ra­di­cal, una be­lle­za pro­vo­ca­do­ra, un bai­la­rín de hip hop y, por su­pues­to, un efi­caz in­ge­nie­ro. Sin du­da, se­ría la ali­nea­ción per­fec­ta pa­ra una boy band de éxi­to. Pe­ro no se tra­ta de eso. Si quie­res ver ese ti­po de per­so­na­jes, cóm­pra­te una re­vis­ta del co­ra­zón. Es­to es AU­TO BILD y aquí ha­bla­mos de co­ches. En es­te ca­so, de cua­tro su­per­de­por­ti­vos que su­man 2.082 CV. ¡ Hoy va­mos a pa­sar­lo muy bien!

Pe­ro no so­lo he­mos jun­ta­do a cua­tro ti­pos so­bra­dos de po­ten­cia, sino que he­mos bus­ca­do cua­tro ca­rac­te­res muy di­fe­ren­tes. Pa­ra com­pro­bar lo mu­cho que se­pa­ra al Hon­da del Mer­ce­des y al Cor­vet­te del Porsche, na­da me­jor que po- ner­se al vo­lan­te y en­fren­tar­los con­tra el im­pla­ca­ble crono. Du­ran­te la prue­ba ana­li­za­mos có­mo res­pon­den al lí­mi­te es­tos de­por­ti­vos, có­mo sue­nan, qué se sien­te al vo­lan­te y qué tec­no­lo­gía es­con­den ba­jo sus es­pec­ta­cu­la­res ca­rro­ce­rías. Al fi­nal, ele­gi­re­mos al me­jor de­por­ti­vo. Nos da igual que su ca­rro­ce­ría sea la más lla­ma­ti­va, que ten­ga un ni­vel de equi­pa­mien­to su­pe­rior o que sus aca­ba­dos es­tén más cui­da­dos. Aquí bus­ca­mos al más ve­loz, uno que to­que rock du­ro. Na­da de pop...

COR­VET­TE: UN COHE­TE Y, SIN EM­BAR­GO, MUY ÁGIL

El pri­mer con­tac­to con un Cor­vet­te siem­pre es el mis­mo. Cuan­do lo ves, te lla­man la aten­ción sus mons­truo­sas rue­das tra­se­ras de 355 mm, apre­cias su bru­tal as­pec­to y pien­sas: "ya es­toy an­te un ve­tus­to de­por­ti­vo ame­ri­cano con sus­pen­sión tra­se­ra de ba­lles­tas, co­mo si fue­ra un ca­mión. ¡Y va­ya mo­tor des­fa­sa­do que lle­va­rá ba­jo el ca­pó!" Es­to tie­ne un nom­bre: pre­jui­cios. Por­que des­pués de en­cen­der el mo­tor, pi­sar a fon­do su du­ro pe­dal de em­bra­gue, me­ter pri­me­ra y dar el pri­mer gol­pe al ace­le­ra­dor; te sa­lu­da con un ru­gi­do me­tá­li­co y no­tas có­mo a la ca­rro­ce­ría le sa­cu­de un te­rre­mo­to, mientras tus ve­nas se lle­nan de ga­so­li­na. La vi­bra­ción del V8 de 6,2 li­tros es com­pren­si­ble, so­bre to­do si tie­nes en cuen­ta que tie­ne 630 Nm de par. ¡Arran­ca­mos!

La di­rec­ción tra­ba­ja de for­ma más ru­da que la de sus ri­va­les, pe­ro a cam­bio co­pia exac­ta­men­te lo que de­man­da el con­duc­tor. Nos sor­pren­de por su ele­va­dí­si­mo grip, su abru­ma­do­ra trac­ción y una ve­lo­ci­dad en­de­mo­nia­da. El Cor­vet­te no va­ci­la y man­tie­ne el ti­po a la per­fec­ción. En re­su­men: se pe­ga al as­fal­to en ca­da me­tro co­mo si es­tu­vie­ra an­cla­do a la pis­ta. Es cierto que el cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des po­dría ser

me­jor, pe­ro es­te peque­ño de­fec­to le da au­ten­ti­ci­dad y obli­ga a su con­duc­tor a tra­ba­jar más al vo­lan­te. Lo que sí nos ha que­da­do cla­ro es que el Cor­vet­te es muy ve­loz.

HON­DA: UN TI­PO LIS­TO QUE ES UN AU­TÉN­TI­CO DE­POR­TIS­TA

No va­mos a en­trar en su so­fis­ti­ca­dí­si­ma tec­no­lo­gía, in­clui­do su sis­te­ma hí­bri­do. Por­que su cons­truc­ción, con el pa­que­te de ba­te­rías en sus ba­jos, los mo­to­res eléc­tri­cos en el eje de­lan­te­ro y tra­se­ro o la trac­ción in­te­gral va­ria­ble, así co­mo el mo­tor V6 de 3,5 li­tros con do­ble tur­bo, nos des­vían de nues­tro ob­je­ti­vo: arran­car y pi­sar el ace­le­ra­dor a fon­do. Tal vez no al­can­ce, de en­tra­da, una ve­lo­ci­dad tan ele­va­da co­mo sus ri­va­les; pre­fie­re guar­dár­se­la pa­ra mo­men­tos cla­ve. Di­ga­mos que ges­tio­na la fuer­za del par mo­tor pa­ra re­cu­pe­ra­cio­nes tan ful­mi­nan­tes, que re­sul­tan obscenas. Nos ha de­ja­do a to­dos con la bo­ca abier­ta. Por otro la­do, es­pe­rá­ba­mos al­go más de efec­ti­vi­dad en los fre­nos y, di­ná­mi­ca­men­te, más aga­rre en el eje de­lan­te­ro a la en­tra­da de las cur­vas. Ade­más, po­dría no ser tan ex­tre­ma­da­men­te ca­ro: un NSX cues­ta ca­si el do­ble ( pre­cio en el mer­ca­do ale­mán) que el Cor­vet­te. Co­mo ves, la al­ta tec­no­lo­gía no siem­pre es lo me­jor pa­ra dis­fru­tar al vo­lan­te.

MER­CE­DES-AMG GT R: UN TI­PO DU­RO, PE­RO EX­CEP­CIO­NAL

Es la com­bi­na­ción de un mo­tor im­po­nen­te y una ele­va­dí­si­ma es­ta­bi­li­dad lo que per­mi­te a es­te Mer­ce­des ser tan ve­loz. Es­te co­che no re­du­ce sus vir­tu­des a su in­dis­cu­ti­ble ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción. En una o dos vuel­tas ya te sien­tes par­te de la ca­rro­ce­ría ver­de de es­te de­por­ti­vo. Pro­gra­mo el cam­bio en con­fi­gu­ra­ción ma­nual, modo de con­duc­ción en

Ra­ce y arran­co. Des­de el pri­mer gi­ro, me lo de­ja cla­ro: tie­ne un set-up de pri­me­ra. Es­te co­che de ca­rro­ce­ría tan agre­si­va, con un as­pec­to sal­va­je, se do­ma rá­pi­do y cues­ta sa­car­lo de sus ca­si­llas: ¿Un to­que de vo­lan­te a una ve­lo­ci­dad de­ma­sia­do ele­va­da? El GT R se re­co­lo­ca, él so­li­to, en la tra­yec­to­ria idó­nea de la cur­va. El eje tra­se­ro acom­pa­ña el gi­ro, el aga­rre es to­tal y es­te Mer­ce­des de 1,6 to­ne­la­das se mues­tra im­ba­ti­ble en ca­da vuel­ta. ¿Cam­bios de apo­yo fuer­tes? ¿Dar mu­cho gas des­pués de la cur­va? Da igual: el bó­li­do ver­de siem­pre se man­tie­ne es­toi­co y pa­re­ce dis­pues­to a no per­mi­tir que co­me­ta­mos un error. Es un co­che que se con­du­ce sin com­pli­ca­cio­nes y que, al mis­mo tiem­po, re­sul­ta muy ve­loz. El V8 de 585 CV sue­na tan bien que te po­ne los pe­los co­mo es­car­pias y sien­tes en tu cuer­po ca­da sa­cu­di­da de la za­ga en su em­pe­ño por man­te­ner en su si­tio a las rue­das tra­se­ras. Gra­cias a sus nue­ve mo­dos de fun­cio­na­mien­to del con­trol de trac­ción, el con­duc­tor pue­de se­lec­cio­nar el ni­vel de des­li­za­mien­to: des­de es­pec­ta­cu­la­res hu­ma­re­das, has­ta un aga­rre per­fec­to. Un equi­li­brio ideal, que te per­mi­te lle­var el co­che al lí­mi­te una y otra vez. En re­su­men, la tec­no­lo­gía que uti­li­za la hereda di­rec­ta­men­te de la com­pe­ti­ción y fun­cio­na de for­ma ex­cep­cio­nal. ¿ Re­sul­ta­do? ¡ La vuel­ta más rá­pi­da!

Ca­lor en el sur de Fran­cia. Un cir­cui­to tre­pi­dan­te, un crono im­pe­ni­ten­te... Así prue­ba AU­TO BILD cua­tro de los de­por­ti­vos más alu­ci­nan­tes del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.