UN JU­GUE­TE CON AI­RES 'RA­CING'

El Twin­go más po­ten­te en­tra por los ojos, pe­ro Re­nault Sport le ha da­do bue­nos ar­gu­men­tos pa­ra con­quis­tar tam­bién a quie­nes bus­can pres­ta­cio­nes y equi­pa­mien­to

Auto Bild - - PRUEBAS -

HA LLO­VI­DO MU­CHO DES­DE QUE EL PRI­MER TWIN­GO sor­pren­die­ra a pro­pios y ex­tra­ños allá por 1992, cuan­do pre­su­mía de ser un uti­li­ta­rio por de­ba­jo del nue­vo Clio - sus­ti­tu­to del Re­nault 5- y en una úni­ca ver­sión, que se ha­cía ca­ma. "In­vén­ta­te có­mo vi­vir­lo", de­cía el anun­cio de la te­le. Y aho­ra, tras 25 años, tres ge­ne­ra­cio­nes y mil y una va­ria­cio­nes, del es­pí­ri­tu ori­gi­nal só­lo que­da esa son­ri­si­lla que te arran­ca al ba­jar al ga­ra­je y ver un co­che tan sim­pá­ti­co, que ha pa­sa­do por fa­ce­tas has­ta de­por­ti­vas (los RS) pe­ro que aho­ra pre­ten­de en­go­lo­si­nar­te más por su es­té­ti­ca que por sus pres­ta­cio­nes... in­clu­so si la de­no­mi­na­ción Twin­go des­apa­re­ce del por­tón tra­se­ro en fa­vor de otras pa­la­bras la mar de su­ge­ren­tes: Ren

ault Sport y GT. Es­to que ves aquí es la ver­sión más po­ten­te que exis­te de es­te mo­de­lo, que tra­ta de sa­car es­pe­cial par­ti­do a la ba­se del Smart so­bre la que el úl­ti­mo Twin­go fue desa­rro­lla­do en 2014, fru­to de la alian­za con Daim­ler: mo­tor tra­se­ro y pro­pul­sión. Aho­ra, ade­más, el de­par­ta­men­to de com­pe­ti­ción de la fir­ma fran­ce­sa ha re­ba­ja­do la al­tu­ra en ca­si 20 mm, ha en­du­re­ci­do las sus­pen­sio­nes, ha re­pro­gra­ma­do el ESP pa­ra que sea al­go me­nos in­tru­si­vo y ha apor­ta­do in­tere­san­tes de­ta­lles in­ter­nos y ex­ter­nos (de­co­ra­ción es­pe­cí­fi­ca, asien­tos, po­mo y pe­da­les me­tá­li­cos, llan­tas de 17 pul­ga­das, sa­li­das de es­ca­pe ex­clu­si­vas, spoi­ler tra­se­ro de se­rie...).

Sin em­bar­go, lo que le im­pri­me su pro­pio ca­rác­ter al GT se es­con­de ( li­te­ral­men­te) de­trás, ba­jo el sue­lo del ma­le­te­ro, aun­que to­do que­de de­ma­sia­do ajeno a aquel no tan le­jano 1.6 16V at­mos­fé­ri­co y 133 CV que lu­cía el blan­quia­zul Twin­go RS Gor­di­ni -¿te acuer­das?-. Aho­ra, el GT es el más radical de la ga­ma, con un blo­que TCe de me­nos de un li­tro y turbo, que ha si­do afi­na­do pa­ra con­se­guir ca­si 20 CV más.

Así que me aco­mo­do en los bo­ni­tos asien­tos es­pe­cí­fi­cos de es­ta ver­sión y arran­co es­te co­que­to GT con po­cas pers­pec­ti­vas de diversión. Es más fá­cil en­con­trar la pos­tu­ra que en el Twin­go an­te­rior y el aca­ba­do me­tá­li­co del po­mo -aun­que al­gu­nos di­gan que es un po­co des­agra­da­blea mí me apor­ta un to­que ra­cing que es de agra­de­cer, es­pe­cial­men­te al ir al tra­ba­jo, al igual que el tac­to del vo­lan­te, la po­ca ru­mo­ro­si­dad in­te­rior, las lí­neas de ve­lo­ci­dad ex­te­rio­res (muy R-5, años 80)...

Me ase­gu­ro de que lle­vo co­nec­ta­do el mo­do Eco has­ta la ga­so­li­ne­ra más cer­ca­na y em­pie­zo a sa­car par­ti­do del bi­no­mio re­du­ci­das di

men­sio­nes- buen ra­dio de gi­ro pa­ra no echar de me­nos las mo­tos en las que me es­toy mo­vien­do en es­tos días tan ca­lu­ro­sos, pues me des­li­zo en­tre el trá­fi­co ur­bano (¿la gen­te no se iba de va­ca­cio­nes?) por las zo­nas más con­cu­rri­das. A su vez, voy fres­qui­to y sin cas­co gra­cias al cli­ma­ti­za­dor que in­cor­po­ra de se­rie, jun­to a un equi­pa­mien­to de se­gu­ri­dad y con­fort más que no­ta­ble y sin so­bre­pre­cio: Sis­te­ma de Fre­na­da Au­to­má­ti­ca de Emer­gen­cia (SAFE), ESP, sen­sor de apar­ca­mien­to, aler­ta de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril, Start-Stop, con­trol de cru­ce­ro... Y cla­ro, en es­te des­plie­gue, can­ta es­pe­cial­men­te que ten­gas que gas­tar­te el di­ne­ro en un smartp­ho

ne de los más re­cien­tes pa­ra apro­ve­char al 100% las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce es­te Twin­go en cuan­to a co­nec­ti­vi­dad, por ejem­plo. Si no, ¡ no ten­drás ni cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes en un co­che que pre­ten­de dar un plus de de­por­ti­vi­dad! Así que me ba­jo la app R& Go, en­gan­cho el mó­vil en el so­por­te y, tras un pa­seo más que agra­da­ble por ciu­dad, es-

qui­van­do co­ches y mi­ra­das cu­rio­sas de dis­tin­tos se­xos y eda­des en los se­má­fo­ros, me dis­pon­go por fin a ex­pri­mir es­te GT por ca­rre­te­ras de mon­ta­ña.

Sin gran­des alar­des, se an­to­ja más ra­to­ne­ro de lo pre­vis­to. La trac­ción tra­se­ra y el po­der ba­jar mar­chas ma­nual­men­te (pre­fe­ri­ría una pa­lan­ca y unos desa­rro­llos más cor­tos) po­ten­cian es­ta sen­sa­ción, aun­que ape­nas se te irá de atrás con un ESP siem­pre en guar­dia y no des­co­nec­ta­ble. La sus­pen­sión cum­ple y me­jo­ra el com­por­ta­mien­to... pe­ro si­gue ba­lan­cean­do más de lo desea­ble en un ur­ba­ni­ta real­men­te de­por­ti­vo.

"¿Y es­te ju­gue­te tan pin­tón?". Gra­cias, ve­ci­nos: ha­béis re­su­mi­do per­fec­ta­men­te es­ta prueba mu­cho an­tes de leer­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.