De lo bueno, lo me­jor: As­ton Mar­tin DB11, Hon­da NSX, Lam­borg­hi­ni Hu­ra­cán Per­for­man­te. ca­si 2.000 CV jun­tos

Aquí tie­nes 28 ci­lin­dros y 1.829 CV. Nues­tro re­dac­tor lle­ga a los ni­ve­les más al­tos de pa­sión, po­ten­cia y lu­jo en es­ta com­pa­ra­ti­va re­ple­ta de sen­sa­cio­nes

Auto Bild - - SUMARIO - @ Au­toBil­dS­pain AN­DREAS MAY

IMA­GI­NA LOS ENTRENAMIEN

TOS DIA­RIOS don­de prac­ti­cas tu re­ga­te de mo­da pa­ra es­ca­par­te por la ban­da iz­quier­da, ima­gi­na a tus fans de­co­ran­do sus car­pe­tas con tus fo­tos y, so­bre to­do y an­te to­do, ima­gi­na que pue­des per­mi­tir­te uno de los tres co­ches que ves en las fo­tos.

A mí no se me da­ba mal el fút­bol de pe­que­ño. Lle­gué a ju­gar en ca­te­go­rías in­fe­rio­res. Pe­ro cla­ro, lle­ga­ron la ado­les­cen­cia y las chi­cas... Y cam­bia­ron mis prio­ri­da­des. Pe­ro ten­go que de­cir­te que hoy pue­do sen­tir

me co­mo si fue­ra un fut­bo­lis­ta. Al me­nos, du­ran­te un ra­to. Voy a po­ner­me al vo­lan­te de de­por­ti­vos que a Cris­tiano Ro­nal­do le en­can­ta­ría te­ner en su ga­ra­je.

Pe­ro va­ya­mos ya a los co­ches, no te voy a ha­cer su­frir más. Em­pe­ce­mos por el Lam­borg­hi­ni Hu­ra­cán Per­for­man­te. Es, pa­ra que te ha­gas una idea, al­go así co­mo un ci­clón so­bre rue­das. Por­que cuan­do ele­vo la ta­pa ro­ja de la con­so­la cen­tral y pre­siono el bo­tón de en­cen­di­do la sen­sa­ción es que ten­go tras de mí a mil >>

hoo­li­gans gri­tan­do al uní­sono. El es­truen­do pro­vie­ne de un mo­tor de 5,2 li­tros con 10 ci­lin­dros, que en-

tre­ga unos de­mo­le­do­res 640 CV. ¿Lo me­jor? Es at­mos­fé­ri­co, un ti­po au­tén­ti­co, de los que ca­si no que­dan, sin el apo­yo ar­ti­fi­cial del tur­bo. La mú­si­ca que sa­le por sus dos enor­mes tu­bos de es­ca­pe es me­lo­día sin ar­ti­fi­cios. Por cier­to, de­ben es­tar es­cu­chán­do­la tam­bién en un par de ki­ló­me­tros a la re­don­da.

Lle­ga­dos a es­te pun­to, de­bo dis­cul­par­me con mi je­fe. No que­ría que na­da rom­pie­ra es­te mo­men­to de dis­fru­te. Es­te con­cier­to sin igual. De mo­do que he pues­to mi te­lé­fono en mo­do avión. Se­gu­ro que me echa la bron­ca cuan­do lo vuel­va a en­cen­der, pe­ro qué se le va a ha­cer... Me­re­ce la pe­na una pe­que­ña re­pri­men­da a cam­bio de tan­to go­zo. ¡Pi­so a fon­do!

Unos se­gun­dos an­tes es­ta­ba alu­ci­nan­do con su ca­rro­ce­ría, dan­do vuel­tas al­re­de­dor del Lam­bo con la ex­ci­ta­ción de un ni­ño. El es­poi­ler de­lan­te­ro es tan ba­jo que da la im­pre­sión de que en cual­quier mo­men­to va a ro­zar con el as­fal­to. La za­ga es im­po­nen­te. En su enor­me ale­rón pue­des apo­yar una copa de vino sin pro­ble­mas. He vis­to ba­rras de bar mu­cho más pe­que­ñas.

Pe­ro pa­se­mos a las otras dos es­cul­tu­ras ro­dan­tes, el As­ton Mar­tin DB11 y el Hon­da NSX. Pri­me­ro el bri­tá­ni­co, tie­ne un mo­tor de 5,2 li­tros, con 12 ci­lin­dros y dos tur­bos. Pe­ro aun­que es­tos da­tos abru­men, no es un tor­be­llino co­mo el Lam­bo. Di­ga­mos que el Hu­ra­cán es heavy

me­tal y el As­ton Mar­tin sue­na co­mo una or­ques­ta sin­fó­ni­ca. Pu­ra ar­mo­nía. No me atre­vo a de­cir cuál de los dos de­lei­ta más mis tím­pa­nos.

¿Y qué pa­sa con el Hon­da NSX? Pues es muy pro­ba­ble que, si un día quie­res far­dar con tu ve­cino de es­te de­por­ti­vo de unos 185.000 eu­ros y en­cien­des su mo­tor de seis ci­lin­dros en el jar­dín, es po­si­ble que él sa­que su sie­rra eléc­tri­ca pa­ra de­mos­trar que pue­de ha­cer más rui­do to­da­vía. El de­por­ti­vo ja­po­nés es un co­che más si­len­cio­so que sus ri­va­les pe­ro es un de­por­ti­vo que enamo­ra des­de el pri­mer vis­ta­zo.

De­ba­jo del ca­pó tie­ne un mo­tor bi­tur­bo de so­lo seis ci­lin­dros en V y 3,5 li­tros. ¿Ya es­tá? Noooo. Hay mu­cho más. En el eje de­lan­te­ro, otros dos mo­to­res eléc­tri­cos con 35 CV. Y el V6 va apo­ya­do por otro mo­tor eléc­tri­co de 48 CV. Re­sul­ta­do: 581 CV que es­tán ahí des­de el prin­ci­pio, con un em­pu­je bru­tal. Pue­des es­ti­rar­lo has­ta las 7.500 vuel­tas con su cam­bio de do­ble em­bra­gue y nue­ve re­la­cio­nes, que in­ser­ta ca­da mar­cha de for­ma im­pe­ca­ble. Aun­que tie­ne trac­ción a los dos ejes, se con­du­ce co­mo un su­per­de­por­ti­vo de pro­pul­sión tra­se­ra. Per­mi­te des­li­zar la za­ga, pe­ro nun­ca

Tres de­por­ti­vos di­fe­ren­tes: el As­ton es el ele­gan­te y el Lam­bo, un ti­po du­ro. El Hon­da, con sus cua­tro mo­to­res, es el más ori­gi­nal

se des­me­le­na. Siem­pre lo tie­nes ba­jo con­trol. Te se­ré sin­ce­ro, es­te de­por­ti­vo ro­jo es tan fá­cil de lle­var que po­drías sen­tar a un mono en el asien­to del con­duc­tor y ro­da­ría rá­pi­do en un cir­cui­to sin pro­ble­mas.

Vol­va­mos al Hu­ra­cán Per­for­man­te. La so­no­ri­dad de su nom­bre es tan ape­ti­to­sa co­mo un pla­to de es­pa­gue­tis lleno de que­so par­me­sano. ¡Pe­ro ojo! No co­mas de­ma­sia­do, que si echas un par de ki­los tal vez no pue­das en­ca­jar­te en sus bac­quets. Es­tán fo­rra­dos en Al­can­ta­ra y su as­pec-

to es real­men­te es­pec­ta­cu­lar. Pe­ro su­bir­te y vol­ver a ba­jar­te de ellos es una ope­ra­ción que re­quie­re mu­cho es­fuer­zo... Y es­tar tan en for­ma co­mo si fue­ras un fut­bo­lis­ta de Pri­me­ra Di­vi­sión.

Vol­ve­mos al mo­men­to en el que me ha­bía que­da­do an­tes: pi­san­do el pe­dal del ace­le­ra­dor a fon­do en es­te Lam­bo. Pe­ro de­ja que te ha­ble de tres le­tras: ALA. Sig­ni­fi­can Ac­ti­ve Lam

borg­hi­ni Ae­rody­na­mics. Unas pa­la­bras tras las que se es­con­de un es­poi­ler re­gu­la­ble ( ese ale­rón en for­ma­to ba­rra de bar), más par mo­tor y 40 ki­los me­nos de pe­so que el Hu­ra­cán nor­mal.

Co­mo de­cía, ha­bía pi­sa­do el ace­le­ra­dor a fon­do. La fuer­za cen­trí­fu­ga pe­ga (li­te­ral­men­te) mi cuer­po al res­pal­do. Una son­ri­sa in­va­de mi ca­ra tras so­lo tres se­gun­dos: los que ha ne­ce­si­ta­do pa­ra po­ner­se a 100 km/h. Ba­rra li­bre de po­ten­cia y ba­rra li­bre de sen­sa­cio­nes ex­tre­mas. Tras nue­ve se­gun­dos, mi son­ri­sa a du­pli­ca­do su ta­ma­ño: ya voy a 200 km/h. Es­te co­che italiano pa­re­ce no te­ner fin.

De­ci­do aban­do­nar el cir­cui­to y to­mar una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña. El em­pu­je es tan bru­tal que no las ten­go to­das con­mi­go. Pe­ro es­te tor­be­llino ver­de to­ma las cur­vas con sor­pren­den­te fa­ci­li­dad, su elec­tró­ni­ca cie­rra en mi­li­se­gun­dos las di­ver­sas aper­tu­ras del es­poi­ler de­lan­te­ro y

ajus­ta el ale­rón tra­se­ro, in­clu­so en un so­lo la­do pa­ra in­cre­men­tar la car­ga so­bre la rue­da del in­te­rior de la cur­va y pe­gar, aún más, el co­che al as­fal­to. ¡Ado­ro Ita­lia! Aun­que en fút­bol no siem­pre ju­guéis lim­pio, un es­pec­tácu­lo co­mo es­te lo com­pen­sa con cre­ces.

Pe­ro no es per­fec­to, lle­go a un tra­mo con el as­fal­to tan cuar­tea­do co­mo la piel de Keith Ri­chards. No­to ca­da irre­gu­la­ri­dad y ba­che des­de el co­xis has­ta la ca­be­za. Es­te Lam­bo, cuan­do quie­re, te ha­ce su­frir. Y de qué ma­ne­ra. Vuel­vo al pun­to de par­ti­da. Me ba­jo del co­che con la sen­sa­ción de que me han da­do una paliza. Ma­dre mía, ¿es obli­ga­to­rio su­frir tan­to pa­ra dis­fru­tar de un de­por­ti­vo ce­les­tial?

Pues no. Eso lo de­mues­tra muy bien el As­ton Mar­tin DB11. Es el úni­co de es­te trío, por cier­to, que tie­ne dos pla­zas de­trás. So­lo pa­ra uso de emer­gen­cia, cla­ro. Si eres adul­to, me­jor no lo in­ten­tes y apro­ve­cha ese es­pa­cio pa­ra el ma­le­tín.

Es­te sex sym­bol bri­tá­ni­co apa­re­ce de blan­co in­ma­cu­la­do, con cur­vas si­nuo­sas y po­cas aris­tas. Mi co­ra­zón la­te co­mo el de un por­te­ro fren­te a un pe­nalty en los úl­ti­mos mi­nu­tos de una fi­nal del Mun­dial de fút­bol. En de­ta­lles, po­cos su­pe­ran al As­ton. ¿O quién si no iba a mon­tar sa­li­das de ai­re de­trás pa­ra ca­na­li­zar el ai­re del pi­lar C que cir­cu­la por en­ci­ma del ma­le­te­ro y pro­por­cio­na más pre­sión y, por tan­to, aga­rre al as­fal­to? ¿Quién? Pues sí, los in­gle­ses.

No pien­ses que en As­ton Mar­tin pre­ten­den que su bó­li­do re­vien­te el crono en cir­cui­to o que su­pere a sus dos ri­va­les. Pa­ra na­da, ni si­quie­ra lo bus­can. Se­lec­ciono el mo­do Sport y la ins­tru­men­ta­ción cen­tral tras el vo- lan­te se tiñe de ro­jo fue­go. El mo­tor ya es­tá ru­gien­do con sus 700 Nm de par des­de so­lo 1.500 vuel­tas. Pe­ro su há­bi­tat son las cal­za­das am­plias. No es un de­vo­ra­cur­vas co­mo el Lam­bo y el Hon­da. Pa­ra em­pe­zar, por­que con sus 1.915 ki­los pe­sa me­dia to­ne­la­da más que el Hu­ra­cán y 150 más que el NSX y eso que el ja­po­nés tie­ne cua­tro mo­to­res. Pe­ro sa­les a la ca­rre­te­ra y to­do te pa­re­ce que es­tá rea­li­za­do con un tac­to ex­qui­si­to. Por­que es­te DB11 te ge­ne­ra unas ga­nas irre­sis­ti­bles de pa­sar mu­chas ho­ras con él en una au­to­vía con sus al­tas do­sis de con­fort y sua­vi­dad me­cá­ni­ca. Sin du­da, es el me­jor co­che pa­ra ha­cer un via­je de 5.000 ki­ló­me­tros al más pu­ro es­ti­lo de Ja­mes Bond.

Ter­mino mi en­cuen­tro con es­tas tres jo­yas. Son de­por­ti­vos de al­to ren­di­mien­to con fi­lo­so­fías muy di­fe­ren­tes. Lo me­jor de ca­da ca­sa con per­so­na­li­dad pro­pia. Me da una pe­na ho­rri­ble des­pe­dir­me de ellos. He pa­sa­do uno de los me­jo­res mo­men­tos de mi vi­da, así que pien­so: ¿Por qué dia­blos de­jé de ju­gar al fút­bol cuan­do ter­mi­né el co­le­gio?

Agui­jón ver­de: el Lam­bo Hu­ra­cán Per­for­man­te tie­ne mu­cho mo­tor y más ale­rón

Ver­de, blan­co, ro­jo. Co­mo he­mos pro­ba­do es­tos de­por­ti­vos en Ita­lia, es­te es nues­tro ho­me­na­je a la ban­de­ra tri­co­lor

Un co­che co­mo una mo­to, pe­ro con cua­tro rue­das. El Lam­bo se pe­ga al as­fal­to y pa­sa de 0 a 100

km/h en 2,8 se­gun­dos

To­do es ma­si­vo en el Lam­bo: las le­vas, las rue­das de 20 pul­ga­das con go­mas de 305 de­trás y las sa­li­das de es­ca­pe Son tan in­có­mo­dos co­mo pa­re­cen: en el Lam­bo se pi­lo­ta.

¿Con­fort? Aquí que­da en un se­gun­do plano

Sal­pi­ca­de­ro del DB11: el na­ve­ga­dor lo co­no­ce­mos

de los Mer­ce­des

12 ci­lin­dros con dos tur­bos. ¿Y el so­ni­do?

Re­sul­ta de­li­cio­so ¡As­ton Mar­tin tie­ne un nue­vo mo­de­lo! Des­pués de 13 años,

el DB11 sus­ti­tu­ye al DB9. ¿Por qué he­mos te­ni­do que es­pe­rar tan­to? Por­que crear una ma­ra­vi­lla co­mo es­ta lle­va su tiem­po. Y pun­to

Ba­jo esas cur­vas tan sexys hay un mo­tor V6 bi­tur­bo de 3,5 li­tros y tres mo­to­res eléc­tri­cos Los asien­tos son muy bue­nos... pe­ro no me con­ven­ce su as­pec­to a pri­me­ra vis­ta Un in­te­rior con mu­cho plás­ti­co. Por fa­vor, Hon­da ¡un po­co más de amor!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.