EX­TRAS DE ACE­RO

En Holly­wood, si quie­res rodar pe­lí­cu­las o se­ries am­bien­ta­das en el pa­sa­do ne­ce­si­tas co­ches de to­das las épo­cas y los en­cuen­tras en Ci­ne­ma Vehi­cles

Auto Bild - - REPORTAJE - Hau­ke Schrie­ber

EL CIE­LO DE HOLLY­WOOD ES

TAN AZUL co­mo la an­ti­gua fur­go­ne­ta de he­la­dos apar­ca­da al fi­nal de una fi­la de clá­si­cos. Es­ta­mos ro­dea­dos de fas­tuo­sas ber­li­nas de los años 50, oxi­da­dos fa­mi­lia­res de los 70, an­ti­guos y po­de­ro­sos mus

cle-cars de los 80 y, por su­pues­to, los ha­bi­tua­les co­ches de Po­li­cía ame­ri­ca­nos de to­das las épo­cas.

He­mos ve­ni­do a un cas­ting o, me­jor di­cho, un cars­ting. Al­gu­nos de es­tos vehícu­los tie­nen to­da una ca­rre­ra en Holly­wood; otros no han pa­sa­do de ex­tras. Son la ma­yo­ría. En las pe­lí­cu­las, sue­len es­tar apar­ca­dos en se­gun­do plano o apa­re­cen mo­men­tá­nea­men­te en es­ce­na, de pa­so, pa­ra am­bien­tar una pe­li de los 60 o los 30. Son los fi­gu­ran­tes de ace­ro.

Nor­te de Holly­wood, 12580, Sa­ti­coy Street ( Ca­li­for­nia). Una di­rec­ción que des­pren­de gla­mour. Pe­ro la reali­dad es di­fe­ren­te: un po­lí­gono lleno de ba­su­ra y ra­tas muer­tas, más allá de la au­to­pis­ta 170. Aquí se asien­ta Ci­ne­ma Vehi­cles. Es­ta em­pre­sa es des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das la ma­yor pro­vee­do­ra de co­ches de al­qui­ler pa­ra pe­lí­cu­las y se­ries de te­le­vi­sión. Su je­fe, Jes­se Dic­ker­son, me ad­vier­te: "Pue­des dar­te una vuel­ta por el par­king, siem­pre que ten­gas cui­da­do y no rom­pas na­da". Me lo di­ce por te­lé­fono, ya que no pue­de acu­dir a la ci­ta; es­tá vo­lan­do a al­gu­na par­te en su jet pri­va­do. Pa­re­ce que el ne­go­cio de al­qui­lar co­ches de en­sue­ño no va na­da mal.

En la par­te de­lan­te­ra, na­da más en­trar, hay un par de uni­da­des mó­vi­les. Siem­pre se ne­ce­si­tan, cuan­do se rue­da una pe­li po­li­cia­ca. Por su­pues­to, las an­te­nas pa­ra­bó­li­cas que lle­van en el te­cho son pu­ra fa­cha­da. Igual que el nom­bre de la ca­de­na de te­le­vi­sión que re­zan las pe­ga­ti­nas: "KSGY 8 NEWS". El jo­ven que pro­por­cio­na los co­ches a la car­ta a

los pro­duc­to­res es el que se en­car­ga de guiar a los vi­si­tan­tes por el re­cin­to. Tam­bién los po­ne a pun­to, se­gún los de­seos de los di­rec­to­res.

“Si di­cen que quie­ren de­ter­mi­na­do co­che, pe­ro que de­be ser rojo en lu­gar de ne­gro, yo me en­car­go de que sea así”, me di­ce Do­no­van Wi­lliams con un ges­to de or­gu­llo. A sus 19 años, li­ja ca­rro­ce­rías y las de­co­ra se­gún el vehícu­lo ten­ga que ser un ca­mión de bom­be­ros o una am­bu­lan­cia, por ejem­plo. A ve­ces, por exi­gen­cias del guión, de­be des­tro­zar una uni­dad. "En pe­lí­cu­las de ca­tás­tro­fes, por ejem­plo, ne­ce­si­tan vehícu­los si­nies­tra­dos, que sen­ci­lla­men­te es­tén por ahí des­per­di­ga­dos". En otras oca­sio­nes, Do­no­van y su equi­po de­ben lle­nar el la­te­ral del co­che de agu­je­ros con una ta­la­dra­do­ra pa­ra que pa­rez­ca que ha es­ta­do en me­dio de un ti­ro­teo. “Lo úl­ti­mo que he te­ni- do que ha­cer ha si­do cor­tar un au­to­bús pa­ra que pa­re­cie­ra que ha­bía atra­ve­sa­do una ca­sa". Ado­ra su ofi­cio. Su pa­dre tam­bién tra­ba­ja en Ci­ne­ma Vehi­cles. Es­tá en un equi­po que dis­po­ne de cua­tro ele­va­do­res pa­ra com­pro­bar que los co­ches que lo re­quie­ran pue­den cir­cu­lar sin pro­ble­mas.

En al­gu­nos ca­sos, veo dos idén­ti­cos apar­ca­dos uno al la­do del otro. Só­lo uno de los dos so­bre­vi­ve al ro­da­je. El otro apa­re­ce­rá en un es­pec­ta­cu­lar ac­ci­den­te. Nin­gún es­pec­ta­dor se per­ca­ta­rá de que son dos uni­da­des dis­tin­tas. Y ca­si siem­pre se les qui­tan los lo­gos de la mar­ca. Es­to es por mo­ti­vos le­ga­les, aun­que los afi­cio­na­dos a los co­ches sa­brán siem­pre de qué mo­de­lo se tra­ta.

Jes­se Dic­ker­son pue­de pro­por­cio­nar ca­si cual­quier co­che que le pi­dan, siem­pre que se pa­gue el pre­cio que pi­de (que no nos des­ve­la). Veo un Volks­wa­gen Jet­ta apar­ca­do jun­to a un Aus­tin del 65. Un po­co más allá es­pe­ra un AMC Grem­lin con las puer­tas abier­tas y una si­re­na azul de Po­li­cía en el te­cho. Se­rá el pro­ta­go­nis­ta de una in­mi­nen­te per­se­cu­ción. Allí cer­ca hay un Ford de an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, jun­to a un Mer­ce­des 380 SE, un Es­ca­ra

ba­jo ver­de y blan­co y un Hon­da Ci­vic de 1980 tan des­tro­za­do co­mo lo de­jó Bru­ce Wi­llis en Pulp Fic­tion.

Y al fon­do, otros co­ches res­ca­ta­dos que es­pe­ran su se­gun­da opor­tu­ni­dad. Un Chrys­ler 300 que­ma­do viene de una pe­lí­cu­la apo­ca­líp­ti­ca con Sch­war­ze­neg­ger. Aho­ra as­pi­ra a par­ti­ci­par en al­gún film de se­rie B.

Do­no­van me cuen­ta que, al­gu­nas ve­ces, se sien­ta en un ci­ne, o fren­te al te­le­vi­sor, só­lo a es­pe­rar a que apa­rez­ca, fu­gaz­men­te, al­gu­na de sus es­tre­llas en pan­ta­lla. Y en­ton­ces, sien­te que for­ma par­te de un pe­da­ci­to de la ma­qui­na­ria de Holly­wood. Por­que, sin­ce­ra­men­te: ¿Quién ha vis­to una pe­lí­cu­la am­bien­ta­da en es­te si­glo o el pa­sa­do en la que no sal­ga ni un so­lo co­che?

Co­ches pa­ra dar au­ten­ti­ci­dad: es­te es el par­king de Ci­ne­ma Vehi­cles, al nor­te de Holly­wood (Ca­li­for­nia, EEUU)

El pro­vee­dor: Ci­ne­ma Vehi­cles con­si­gue y pre­pa­ra co­ches pa­ra ca­si to­das las pe­lí­cu­las y se­ries ame­ri­ca­nas

Pa­ra per­se­cu­cio­nes au­tén­ti­cas de los años 60: Ply­mouth Fury III, el co­che pa­tru­lla de Los Án­ge­les

Abra­sa­do, pe­ro no ju­bi­la­do: el Chrys­ler 300 to­da­vía es­pe­ra su úl­ti­mo pa­pel

Agu­je­ros de ta­la­dra­do­ra en vez de ba­las. Si la cá­ma­ra se acer­ca, se no­ta el tru­co

'Fa­ke news': fal­sas uni­da­des mó­vi­les y fal­sos ca­na­les de te­le­vi­sión

La pró­xi­ma pe­li de nar­cos ya tie­ne aquí su pro­pio co­che de Po­li­cía

AMC Grem­lin co­mo co­che de Po­li­cía, con un ha­bi­tácu­lo pre­pa­ra­do pa­ra el es­pe­cia­lis­ta

Or­gu­llo­so de sus co­ches: Do­no­van Wi­lliams, con nues­tro redactor

¿Ne­ce­si­tas un au­to­bús? Aquí los tie­nes de to­das las épo­cas

Un antiguo Ford de la Po­li­cía jun­to a un Triumph Spit­fi­re

Se ofre­cen has­ta co­ches de pre­gue­rra (de­re­cha)

Los 'Es­ca­ra­ba­jo' es­tán muy so­li­ci­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.