CON­SE­JOS DE SA­LUD VI­SUAL

Autofacil - - SALU AL VOLANTE -

1

DES­CAN­SA LA VIS­TA “Ya es­tés con­du­cien­do o no, es recomendable que des­can­ses la vis­ta. Lo pue­des ha­cer, al vo­lan­te, cuan­do reali­ces las pa­ra­das re­co­men­da­das por la DGT -ca­da 2 ho­ras o 200 km-. Pa­ra ello, cie­rra los ojos du­ran­te 5 mi­nu­tos: ade­más de re­la­jar los múscu­los vi­sua­les e hi­dra­tar co­rrec­ta­men­te los ojos, te ayu­da­rá a re­ba­jar y a re­tra­sar la apa­ri­ción de la fa­ti­ga vi­sual, que im­pi­de que pue­das en­fo­car con to­tal pre­ci­sión.

Tam­bién es recomendable que efec­túes 10 par­pa­deos pro­fun­dos -de 1 a 2 se­gun­dos de du­ra­ción ca­da uno y rea­li­za­dos ejer­cien­do cier­ta pre­sión-: pro­vo­can que del pár­pa­do sal­ga al­go de gra­sa que se dis­tri­bu­ye uni­for­me­men­te so­bre el glo­bo ocu­lar y ayu­da a lu­bri­car­lo co­rrec­ta­men­te, ade­más de ayu­dar a que la lá­gri­ma se ex­tien­da de for­ma ho­mo­gé­nea y, así, tu vi­sión sea más ní­ti­da. Re­la­cio­na­do con lo an­te­rior, si tie­nes los ojos muy re­se­cos -por ej., por la ac­ción del ai­re acondicionado, o tras lle­var len­ti­llas-, es acon­se­ja­ble que te pon­gas lá­gri­mas ar­ti­fi­cia­les. Así evi­ta­rás las mo­les­tias y tu vi­sión se­rá más lim­pia: en ca­so de ojos re­se­cos, es­ta pue­de in­clu­so re­sul­tar bo­rro­sa. ¿El mo­ti­vo? La eva­po­ra­ción de la lá­gri­ma na­tu­ral po­dría ser incorrecta y no de­jar una su­per­fi­cie ho­mo­gé­nea so­bre el ojo”.

2

EVI­TA LOS DES­LUM­BRA­MIEN­TOS “Ya que pue­den pro­vo­car que pierdas vi­sión in­clu­so du­ran­te unos se­gun­dos, en los que tu vehícu­lo se­gui­rá avan­zan­do -a 120 km/h, ca­da segundo equi­va­le a 33 m re­co­rri­dos-.

Pa­ra evi­tar des­lum­bra­mien­tos de día -por recibir la luz del sol de fren­te o a tra­vés de la lu­ne­ta tra­se­ra, por recibir re­fle­jos en las lu­nas de otros vehícu­los…- es recomendable la uti­li­za­ción de ga­fas de sol, pre­fe­ri­ble­men­te po­la­ri­za­das; son aprox. un 15% más ca­ras que las ‘nor­ma­les’, pe­ro evi­tan los des­te­llos pro­du­ci­dos por la re­fle­xión de la luz so­bre su­per­fi­cies bri­llan­tes.

Pa­ra evi­tar los des­lum­bra­mien­tos en con­di­cio­nes de po­ca luz -pro­vo­ca­dos, por ej., por los fa­ros de otros vehícu­los-, es ade­cua­do el uso de ga­fas es­pe­cí­fi­cas con cris­ta­les de to­nos ama­ri­llos, ya que fil­tran la luz de on­da cor­ta -la de co­lor azu­la­do-, me­jo­ran­do el con­tras­te con po­ca ilu­mi­na­ción”. 3 EN­TRE­NA TUS OJOS Ca­da uno de nues­tros glo­bos ocu­la­res se mue­ve en to­das di­rec­cio­nes de­bi­do a seis múscu­los que lo unen a las cuen­cas. Gra­cias a ellos, so­mos ca­pa­ces de rea­li­zar mo­vi­mien­tos rá­pi­da­men­te -por ej., mi­rar por el retrovisor, en­fo­car con ra­pi­dez…- que re­sul­tan de­ter­mi­nan­tes pa­ra con­du­cir de for­ma ade­cua­da y que, in­clu­so, pue­den lle­gar a evi­tar un ac­ci­den­te.

Por eso, es acon­se­ja­ble que, dos ve­ces al día y de 3 a 5 mi­nu­tos en ca­da ocasión, reali­ces va­rios mo­vi­mien­tos ocu­la­res: mo­ver­los de la­do a la­do, de arri­ba a aba­jo, mi­rar en obli­cuo en to­das di­rec­cio­nes, con­cen­trar la vis­ta en la na­riz… De es­ta for­ma, los múscu­los po­drán rea­li­zar los mo­vi­mien­tos necesarios con la ra­pi­dez ne­ce­sa­ria en cual­quier ocasión.

4

RE­VI­SA TU VIS­TA PE­RIÓ­DI­CA­MEN­TE “Es im­por­tan­te que re­vi­ses tu vi­sión con tu of­tal­mó­lo­go u óp­ti­co ca­da dos años, aun­que no ten­gas sín­to­mas de nin­gu­na ano­ma­lía.

Si su­fres al­gu­na de las más co­mu­nes co­mo mio­pía -no ves bien de le­jos-, hi­per­me­tro­pía -no ves bien de cer­ca-, as­tig­ma­tis­mo

-ves mal tan­to de cer­ca co­mo de le­jo­so pres­bi­cia -has per­di­do ca­pa­ci­dad de en­fo­que, de for­ma que ne­ce­si­tas ale­jar los objetos pa­ra ver­los ní­ti­da­men­te-, es recomendable que acu­das al es­pe­cia­lis­ta ca­da año pa­ra con­tro­lar su evo­lu­ción.

Ade­más, ca­da vez que acu­das al of­tal­mó­lo­go u óp­ti­co, es acon­se­ja­ble que te re­vi­se tu per­cep­ción de la pro­fun­di­dad y re­lie­ve”. Asi­mis­mo, el doc­tor Luis Her­nán­dez acon­se­ja que te reali­ces la me­di­ción de la pre­sión in­tra­ocu­lar -pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción del glau­co­ma-, y una prue­ba de cam­pi­me­tría, que in­di­ca la ex­ten­sión de tu vi­sión pe­ri­fé­ri­ca. Cer­ca de un 8% de los va­ro­nes en to­do el mun­do su­fren al­te­ra­cio­nes a la ho­ra de per­ci­bir los co­lo­res -la in­ci­den­cia en mu­je­res es mu­cho me­nor, de en torno a un 0,4%-. Así, los lla­ma­dos ge­né­ri­ca­men­te ‘dal­tó­ni­cos’ su­fren una ano­ma­lía ge­né­ti­ca lla­ma­da dis­cro­ma­top­sia y al­te­ra­cio­nes al ver los co­lo­res, que van des­de la im­po­si­bi­li­dad de ver los to­nos ro­jos a los azu­les, pa­san­do por los ver­des -lo que, pa­ra ellos, cam­bia el tono de los co­lo­res que no­so­tros co­no­ce­mos-. Por eso, to­dos aque­llos afec­ta­dos de­ben ex­tre­mar la pre­cau­ción al vo­lan­te -N. de la Re­dac­ción: por ej., no es recomendable que con­duz­can de no­che, que to­men me­di­ca­men­tos que in­cre­men­ten su tras­torno…-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.