CI­TROËN C3 AIRCROSS VS CI­TROËN C4 CAC­TUS

La lle­ga­da del C3 Aircross co­mo es­pe­cí­fi­co SUV ur­bano Ha lle­va­do a re­de­fi­nir al re­no­va­do C4 Cac­tus co­mo un com­pac­to más tra­di­cio­nal, pe­ro al fi­nal ni és­te pa­re­ce tan­to, ni aquél “tan po­co”.

Autopista - - ESTASEMANA - LO­REN­ZO AL­CO­CER | lal­co­cer@mpib.es FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

¿SUV ur­bano y com­pac­to tra­di­cio­nal?

EN 2014, CI­TROËN CU­BRIÓ el pues­to de SUV ur­bano con el ori­gi­na­rio C4 Cac­tus. Sin lle­gar a ser un mo­de­lo es­pe­cí­fi­co de ese seg­men­to, su ta­ma­ño e ima­gen aven­tu­re­ra ba­sa­da, prin­ci­pal­men­te, en los ma­si­vos pro­tec­to­res la­te­ra­les air­bump y las ba­rras de te­cho, sir­vie­ron, ade­más de por otros as­pec­tos (pre­cio en con­so­nan­cia… a su sen­ci­lla ter­mi­na­ción), pa­ra ofre­cer un producto de mo­da. Hoy, con un iné­di­to y es­pe­cí­fi­co C3 Aircross en la ga­ma fran­ce­sa, Ci­troën ha apro­ve­cha­do la ac­tua­li­za­ción del C4 Cac­tus pa­ra, a mo­do de co­mo­dín, cu­brir aho­ra el pues­to de com­pac­to, to­da vez que el C4 nor­mal ha dejado de fa­bri­car­se. La es­tra­te­gia de Ci­troën que ha he­cho po­si­ble es­ta me­ta­mor­fo­sis sal­ta a la vis­ta. La so­la eli­mi­na­ción de los air­bump ori­gi­na­les por otros más dis­cre­tos y me­jor in­te­gra­dos, y de las ba­rras de te­cho han “de­vuel­to” al C4 Cac­tus el es­ta­tus de com­pac­to con­ven­cio­nal (tam­bién se han re­di­se­ña­do li­ge­ra­men­te el fron­tal y la tra­se­ra). No obs­tan­te, pa­ra darle más entidad co­mo tal, de co­che más ro­tun­do y pro­pio de su nue­va ca­te­go­ría, Ci­troën ha trabajado pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de ro­da­du­ra (sus­pen­sión, in­so­no­ri­za­ción, equi­pa­mien­to, etc), aun­que igualmente ha da­do por bueno algunas dis­cu­ti­bles so­lu­cio­nes del “sen­ci­llo” Cac­tus ori­gi­na­rio, que pa­re­cen to­da­vía me­nos to­le­ra­bles aho­ra en su pa­pel de com­pac­to (las ven­ta­ni­llas tra­se­ras son de aper­tu­ra ti­po com­pás, en-

tre otras ca­ren­cias); cuan­do ade­más, el pro­pio C3 Aircross ha­ce un me­jor aco­pio de so­lu­cio­nes fun­cio­na­les.

QUIÉN ES QUIEN. Lo que es­tá cla­ro es que ca­da uno re­cla­ma su ti­po­lo­gía. El C3 Aircross es al­to (16 cm más que el C4 Cac­tus) y for­ni­do. Li­bre de pos­ti­zos, el nue­vo C4 Cac­tus se ha “berlinizado” mu­cho. Es 2 cen­tí­me­tros más lar­go que el C3 Aircross, pe­ro sus 4,17 me­tros le ha­cen un com­pac­to “muy com­pac­to” (el ex­tin­to C4 me­día 4,33 m). La al­tu­ra de ca­de­ras tam­po­co en­ga­ña, al­go ma­yor en el Aircross. Tam­bién per­ci­bes más sen­sa­ción de es­pa­cio en el “pe­que­ño” C3, gracias a su ge­ne­ro­sa co­ta de al­tu­ra. De­trás, el Cac­tus no es muy ge­ne­ro­so en esa me­di­da y el ca­lu­ro­so te­cho de cris­tal si­gue sin po­der contar con una cor­ti­ni­lla en­ro­lla­ble. Ade­más, tie­ne el in­con­ve­nien­te de lo co­men­ta­do de sus ven­ta­ni­llas, que aba­ten ape­nas 10 cen­tí­me­tros. En el C3 Aircross bajan del to­do y ade­más pue­den lle­var cor­ti­ni­llas. Por si fuera po­co, el Aircross ofre­ce el mis­mo es­pa­cio pa­ra las pier­nas de los pa­sa­je­ros tra­se­ros que el Cac­tus. Y al­go más de ma­le­te­ro. Y no so­lo eso. El asien­to tra­se­ro del Aircross es des­li­za­ble 15 cen­tí­me­tros y en la po­si­ción más ade­lan­ta­da ofre­ce un ma­le­te­ro es­pec­ta­cu­lar. Y el res­pal­do dis­po­ne de va­rias po­si­cio­nes. Por mé­ri­tos pro­pios, to­das

es­tas so­lu­cio­nes de mo­no­vo­lu­men ha­cen cu­rio­sa­men­te del “ur­ba­ni­ta” C3 Aircross un co­che fun­cio­nal­men­te más fa­mi­liar y ca­paz que el Cac­tus. El con­duc­tor tam­bién se pue­de en­con­trar en el Aircross un co­che más com­ple­to, por más “so­fis­ti­ca­do” el Cac­tus. El cua­dro de re­lo­jes con­ven­cio­nal del pri­me­ro apor­ta más in­for­ma­ción y de for­ma más cla­ra (ade­más pue­de lle­var una pan­ta­lla de apoyo head up dis­play), que la mi­ni­ma­lis­ta pan­ta­lla di­gi­tal del se­gun­do. El mi­ni­ma­lis­mo del Cac­tus tam­bién lo su­fres con la re­nun­cia del es­pe­jo del pa­ra­sol del acom­pa­ñan­te, de asas en el te­cho, in­clu­so del ai­rea­dor de­re­cho del sal­pi­ca­de­ro que li­mi­ta la cli­ma­ti­za­ción del pa­sa­je­ro. Por lo de­más, com­par­ten tan­to ai­re de fa­mi­lia que no sien­tes que sean mo­de­los sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te muy di­fe­ren­tes. Has­ta que te po­nes a ro­dar.

RAN­GO SU­PE­RIOR. Del es­par­tano C4 Cac­tus an­te­rior he­mos pa­sa­do a un co­che con un tac­to de con­duc­ción más ela­bo­ra­do. No por ello ha­ce “ma­lo” al C3 Aircross, que se be­ne­fi­cia de una pla­ta­for­ma más mo­der­na, pe­ro es cier­to que el Cac­tus te trans­mi­te una ca­li­dad de ro­da­du­ra de co­che de seg­men­to su­pe­rior. Qui­zá lle­gas a es­ta per­cep­ción tam­bién por la de­ci­di­da apues­ta de Ci­troën por de­vol­ver a sus co­ches la sua­vi­dad de mar­cha que his­tó­ri­ca­men­te han de­fi­ni­do a sus mo­de­los “hi­dro­neu­má­ti­cos”, de lo que el C4 Cac­tus es el pri­mer beneficiado. La su­ma de una re­vi­sa­da sus­pen­sión de mue­lles con­ven­cio­na­les pe­ro con unos van­guar­dis­tas amor­ti­gua­do­res y unos asien­tos con un mu­lli­do ex­pre­sa­men­te desa­rro­lla­do pa­ra tal fin le con­fie­ren al Cac­tus un ro­dar que por mu­chos mo­men­tos lo sien­tes in­clu­so ex­qui­si­to pa­ra el ti­po de co­che

que es. Es muy sua­ve de ba­cheo y aun evi­den­cian­do movimientos de ca­rro­ce­ría más acu­sa­dos, te de­jas lle­var por su agra­da­ble fil­tra­ción. Que se sien­ta más im­pre­ci­so –que no ines­ta­ble­que un co­che “nor­mal” ba­jo una con­duc­ción de­ci­di­da­men­te rá­pi­da, no pa­re­ce un pro­ble­ma del Cac­tus, sino de la inapro­pia­da con­duc­ta de su con­duc­tor. El C3 Aircross tie­ne un pun­to de fir­me­za ma­yor, pe­ro pa­re­ce un buen pun­to de par­ti­da pa­ra com­bi­nar con­fort y es­ta­bi­li­dad de for­ma equi­li­bra­da… sin des­ta­car (pe­ro sin pe­na­li­zar) en na­da, com­pa­ra­do con el Cac­tus. Bueno, es muy dis­cu­ti­ble la fre­na­da, pe­ro sa­be­mos que es fru­to, co­mo en otros mo­de­los, de la mon­ta de neu­má­ti­cos M+S (se­gún aca­ba­dos), que le con­fie­ren, apo­ya­do en un con­trol de trac­ción va­ria­ble, me­jo­res ap­ti­tu­des pa­ra ro­dar por su­per­fi­cies res­ba­la­di­zas, que pa­ra eso es un SUV.

FAC­TOR CO­MÚN. Com­par­tir mo­tor les une más, pe­ro tam­po­co fal­tan di­fe­ren­cias en­tre es­tos C3 Aircross y C4 Cac­tus con el vi­go­ro­so tri­ci­lín­dri­co 1.2 Pu­re­tech de 131 CV. La li­ge­re­za que siem­pre ha de­fi­ni­do al Cac­tus es tan sig­ni­fi­ca­ti­va que de nue­vo he­mos verificado 106 kilos me­nos que en el C3 Aircross. Y ade­más se be­ne­fi­cia de una me­jor ae­ro­di­ná­mi­ca. Por to­do es­to, no es de ex­tra­ñar que ace­le­re al­go me­jor y con­su­ma sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nos, aun­que ce­de en la re­cu­pe­ra­cio­nes por­que el C3 Aircross se apro­ve­cha (pa­ra bien y pa­ra mal) de unos desa­rro­llos de cam­bio más cor­tos. En cual­quier ca­so, el 1.2 Pu­re­tech im­pri­me agra­do y muy bue­nas pres­ta­cio­nes pa­ra ha­cer de es­tos es­tos C3 Aircross y C4 Cac­tus dos op­cio­nes pa­ra sa­lir con asi­dui­dad a ca­rre­te­ra.

AIRCROSS Mo­derno y com­ple­to, den­tro de lo tra­di­cio­nal. Vas sen­ta­do más al­to y la sen­sa­ción de es­pa­cio es in­clu­so ma­yor. Dis­po­ne de Grip Con­trol y con­trol de des­cen­so. La pan­ta­lla tác­til cen­tral, co­mo to­das, exi­ge pre­ci­sión y apren­der el me­nú.

CON­FORT CI­TROËN Asien­tos muy pa­re­ci­dos, pe­ro el mu­lli­do en el C3 Aircross es al­go más du­ro. Fal­ta su­je­ción la­te­ral.

DE MO­NO­VO­LU­MEN El asien­to tra­se­ro es des­li­za­ble y el ma­le­te­ro dis­po­ne de doble fon­do. Y el res­pal­do del pa­sa­je­ro de­lan­te­ro se pue­de aba­tir.

AI­RE DE FA­MI­LIA El ac­tual len­gua­je es­ti­lís­ti­co de la mar­ca apor­ta no po­ca ex­clu­si­vi­dad al C3 Aircross y C4 Cac­tus. Los fron­ta­les son inequí­vo­ca­men­te Ci­troën.

AHO­RROS... Las ven­ta­nas tra­se­ras del C4 Cac­tus ape­nas se aba­ten unos cen­tí­me­tros. Tam­bién re­nun­cia a los asi­de­ros de te­cho.

CAC­TUS El sal­pi­ca­de­ro tie­ne cier­to to­que van­guar­dis­ta con su cua­dro de re­lo­jes di­gi­tal a mo­do de ta­ble­ta que, un tan­to es­cue­to, si­gue pres­cin­dien­do de cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes. Y la pan­ta­lla cen­tral no es­tá embutida en el sal­pi­ca­de­ro.

ACO­GE­DO­RES De pri­me­ras, el mu­lli­do de los asien­tos del Cac­tus apor­tan tam­bién con­fort a las sua­vi­dad ge­ne­ral. PO­DER TRI­CI­LÍN­DRI­CO La va­rian­te de 131 CV del 1.2 Pu­re­tech re­sul­ta muy re­so­lu­ti­vo y agra­da­ble. Más efi­cien­te en el li­ge­ro Cac­tus.

CON­FORT PRE­MIUM En mu­chos mo­men­tos el con­fort de ro­da­du­ra re­sul­ta so­ber­bio, pe­ro tam­bién in­vi­ta a una con­duc­ción sin pri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.