CA­MINO DE LA ESTRANGULACIÓN

Autopista - - ARRANCAMOS - JUAN CAR­LOS PAYO DI­REC­TOR jc­pa­yo@mpib.es

Úni­co re­to: re­du­cir el trá­fi­co al pre­cio que sea. La­men­to es­cri­bir es­ta se­ma­na unas lí­neas que a lo me­jor con­si­de­ras que en poco o na­da te afec­tan, pe­ro cuan­do las bar­bas de tus ve­ci­nos ma­dri­le­ños veas pe­lar… Di­go es­to por­que el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid anun­cia un en­du­re­ci­mien­to bru­tal de los pro­to­co­los an­ti­con­ta­mi­na­ción a par­tir de ya has­ta lle­gar a pa­ra­li­zar la mo­vi­li­dad de la ciu­dad apli­can­do a su ma­ne­ra la Ley de Trá­fi­co que de­be­ría “re­gu­lar los dis­tin­tos usos de las vías y los es­pa­cios pú­bli­cos ur­ba­nos de trán­si­to y cir­cu­la­ción, con la fi­na­li­dad de ar­mo­ni­zar, en­tre otros, los de cir­cu­la­ción y es­ta­cio­na­mien­to y ha­cer­los com­pa­ti­bles de for­ma equi­li­bra­da con la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te”. Así, los ciu­da­da­nos de Ma­drid y al­re­de­do­res ve­re­mos ca­pa­da nues­tra mo­vi­li­dad no so­lo par­cial, sino in­clu­so to­tal, cuan­do tres es­ta­cio­nes me­di­do­ras de emi­sio­nes ha­gan sal­tar las alar­mas a la vez –Ma­drid tie­ne una su­per­fi­cie to­tal de 602 km2 con una oro­gra­fía muy di­fe­ren­cia­da se­gún zo­nas que su­pera am­plia­men­te los 100 me­tros de des­ni­vel, pe­ro, una vez más, ha­ce­mos la ta­bla ra­sa se­gún nos con­ven­ga-. Y na­da de la al­men­dra cen­tral co­mo has­ta aho­ra, to­da la ciu­dad en su in­te­gri­dad afec­ta­da, in­clu­so con res­tric­cio­nes a las mo­tos y don­de so­lo po­drán te­ner mo­vi­li­dad to­tal o par­cial los vehícu­los Ce­ro y Eco, aun­que vi­vas en un ba­rrio o una zo­na don­de los me­di­do­res de tu dis­tri­to no al­can­cen ni­ve­les de aler­ta. Pues na­da, dis­fru­ta­re­mos de una ciu­dad pa­ra­da que no es­tá pre­pa­ra­da ni por aso­mo pa­ra ofer­tar un trans­por­te pú­bli­co a la al­tu­ra de sus ciu­da­da­nos, ve­re­mos có­mo los co­mer­cios y em­pre­sas em­pie­zan a re­plan­tear­se sus ubi­ca­cio­nes ca­mino de una pre­cio­sa ciu­dad fan­tas­ma sin vi­da, sin al­ma –un ami­go lec­tor me apos­ti­lla con un acer­ta­do “más im­pues­tos y prohi­bi­cio­nes po­pu­lis­tas, no van a im­pe­dir que quien ne­ce­si­te el co­che de­je de usar­lo, so­lo le van a amar­gar la exis­ten­cia, eso sin con­tar con el ne­ga­ti­vo im­pac­to que su­po­ne pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el em­pleo”-.#

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.