COM­PO­NEN­TES PA­RA AU­TO­MO­CIÓN MO­TOR DE LA IN­DUS­TRIA DEL FU­TU­RO

AutoRevista - - Opinión -

Po­cos sec­to­res in­dus­tria­les en el mun­do reúnen la ca­pa­ci­dad trac­to­ra pa­ra las eco­no­mías de aque­llos paí­ses en que se en­cuen­tra im­plan­ta­da co­mo la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca. Su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra, la bús­que­da de la ex­ce­len­cia en pro­ce­sos y pro­duc­tos, la adap­ta­bi­li­dad a con­si­de­ra­bles exi­gen­cias nor­ma­ti­vas en pro de es­ce­na­rios sos­te­ni­bles, pre­sen­tes y fu­tu­ros, y el en­torno glo­ba­li­za­do en que desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad, ha­cen de es­ta in­dus­tria un re­fe­ren­te mun­dial en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad, se­gu­ri­dad y ge­ne­ra­ción de em­pleo y ri­que­za. Asistimos ac­tual­men­te a una nueva y ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, que va mu­cho más lejos que la ya de por sí ejem­plar y re­cu­rren­te evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en el au­to­mó­vil. Es­ta­mos an­te una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción di­gi­tal, que dis­cu­rre en pa­ra­le­lo con im­por­tan­tes cam­bios so­cia­les y de­mo­grá­fi­cos, y el cam­bio de pa­ra­dig­ma en la uti­li­za­ción de los vehícu­los, con la irrup­ción de con­cep­tos ta­les co­mo el vehícu­lo co­nec­ta­do, la electrificación, la con­duc­ción au­to­ma­ti­za­da, o la in­tro­duc­ción de nue­vos materiales, nue­vas tec­no­lo­gías y los cam­bios en el con­cep­to de mo­vi­li­dad. Es­te pu­jan­te es­ce­na­rio es­tá pro­vo­can­do la crea­ción de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, así co­mo el im­pul­so ha­cia una eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, a tra­vés de la in­ter­ac­ción y tra­ba­jo con­jun­to con otros sec­to­res, tan­to del en­torno del vehícu­lo (sec­tor eléc­tri­co, in­fra­es­truc­tu­ra via­ria, se­ña­li­za­ción…), co­mo de tec­no­lo­gías de pro­duc­ción (au­to­ma­ti­za­ción y robótica, di­gi­ta­li­za­ción, con­trol de plan­tas y pro­ce­sos). Así mis­mo, co­bra más re­le­van­cia la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co – pri­va- da, ne­ce­sa­ria pa­ra aco­me­ter es­ta in­gen­te trans­for­ma­ción a tra­vés de con­cep­tos co­mo In­dus­tria co­nec­ta­da 4.0, y pro­gra­mas de apo­yo al sec­tor, en­tre otros. An­te es­te nue­vo pa­ra­dig­ma, se ha­ce más pre­ci­so que nun­ca el tra­ba­jo con­jun­to de di­fe­ren­tes ac­to­res, des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, em­pre­sas y agen­tes eco­nó­mi­cos y so­cia­les, pa­ra im­ple­men­tar una se­rie de me­di­das que, des­de una vi­sión in­te­gral del sec­tor de la au­to­mo­ción, per­mi­tan sus­ten­tar el ni­vel com­pe­ti­ti­vo y su­pe­rar con éxi­to los im­por­tan­tes re­tos que ya es­tá en­ca­ran­do es­ta in­dus­tria. Y el sec­tor de equi­pos y com­po­nen­tes pa­ra au­to­mo­ción es­pa­ño­la, ¿có­mo es­tá res­pon­dien­do a uno de los ma­yo­res re­tos a los que se ha en­fren­ta­do en sus ya seis dé­ca­das de his­to­ria? Con or­gu­llo, po­de­mos de­cir que la in­dus­tria es­pa­ño­la de com­po­nen­tes es pro­vee­dor es­tra­té­gi­co de los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les de to­do el mun­do, co­mo con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de tres ele­men­tos cla­ve: la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, la ex­pe­rien­cia y la pa­sión por la ex­ce­len­cia. Pun­te­ros en materiales y tec­no­lo­gías de pro­duc­ción, los fa­bri­can­tes es­pa­ño­les de equi­pos y com­po­nen­tes in­vier­ten un 3,8% de su fac­tu­ra­ción en I+D+i — el tri­ple que la me­dia de la in­dus­tria es­pa­ño­la—, lo que im­pli­ca una ci­fra de 1.200 mi­llo­nes de eu­ros en 2015. Las em­pre­sas de com­po­nen­tes apor­tan el 75% del va­lor del vehícu­lo, por­cen­ta­je que se in­cre­men­ta­rá en un fu­tu­ro cer­cano por el au­men­to de sis­te­mas y com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos con un ma­yor va­lor aña­di­do. En es­te sen­ti­do, el nue­vo es­ce­na­rio que se pro­du­ce an­te la irrup­ción de vehícu­los eléc­tri­cos, co­nec­ta­dos y au­tó­no­mos, es­tá reorien­tan­do los com­po­nen­tes que de­man-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.