Ob­je­ti­vo, equi­li­brar la ba­lan­za

LA IRRUP­CIÓN DE LA IN­DUS­TRIA 4.0 GE­NE­RA DES­AJUS­TES EN­TRE LOS PER­FI­LES PRO­FE­SIO­NA­LES DE­MAN­DA­DOS Y LOS EXIS­TEN­TES EN LA IN­DUS­TRIA DE AU­TO­MO­CIÓN. VA­RIOS EX­PER­TOS EN DE­TEC­CIÓN DE CAN­DI­DA­TOS REFLEXIONAN SO­BRE LA CAP­TA­CIÓN Y RE­TEN­CIÓN DE TA­LEN­TO Y LAS NE­CE­SI­DAD

AutoRevista - - Empresas - POR MÓ­NI­CA ALON­SO / FO­TOS: OPEL,CEAGA Y AUTOREVISTA

LOS PER­FI­LES PRO­FE­SIO­NA­LES AC­TUA­LES NO SE ADECUAN A LA REALI­DAD PRO­DUC­TI­VA

Ac­tual­men­te, los per­fi­les pro­fe­sio­na­les más de­man­da­dos tan­to por par­te de los cons­truc­to­res de vehícu­los co­mo por la em­pre­sa au­xi­liar son los Ope­ra­rios de pro­duc­ción y Ope­ra­rios Es­pe­cia­lis­tas, Es­pe­cia­lis­tas de Me­ca­ni­za­do, Téc­ni­cos de Cha­pa y Pin­tu­ra, Téc­ni­cos de Ca­li­dad e In­ge­nie­ros de Pro­ce­sos. Y en es­te sen­ti­do, des­de de­tec­tan dos reali­da­des. Por una par­te,

Adec­co Au­to­mo­ti­ve el des­cen­so de la ta­sa de des­em­pleo, es­pe­cial­men­te en las zo­nas don­de se con­cen­tra la in­dus­tria de au­to­mo­ción. Es­te des­cen­so ya ge­ne­ra dé­fi­cit en de­ter­mi­na­dos per­fi­les an­te el cre­ci­mien­to de la in­dus­tria. Por otro la­do, se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio de pa­ra­dig­ma con el ate­rri­za­je de la In­dus­tria 4.0, que de­man­da per­fi­les que cues­ta en­con­trar. “En tan­to los per­fi­les no re­quie­ran ex­ce­si­va cua­li­fi­ca­ción, la ade­cua­ción y nú­me­ro de los can­di­da­tos se ajus­ta a las va­can­tes”, afir­ma An­to­nio López, di­rec­tor de Adec­co Au­to­mo­ti­ve, sin em­bar­go “a ma­yor cua­li­fi­ca­ción, me­nor nú­me­ro de per­fi­les de los que se dis­po­ne”. “Di­ría que ac­tual­men­te es la es­ca­sez de ta­len­to el prin­ci­pal ele­men­to de preo­cu­pa­ción de las em­pre­sas”, con­ti­núa el di­rec­tor, “la cap­ta­ción de ta­len­to, ya des­de el ini­cio, ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des”. Y pro­po­ne el si­guien­te ejem­plo: hoy en día, los per­fi­les re­la­cio­na­dos con la fa­bri­ca­ción de vehícu­los, me­ca­ni­za­do y man­te­ni­mien­to de equi­pos son de­fi­ci­ta­rios en nues­tro país. La reali­dad es que só­lo 10.000 alum­nos cur­san es­tos estudios pro­fe­sio­na­les a un ni­vel su­pe­rior, lo que nos ge­ne­ra un gap en­tre la de­man­da em­pre­sa­rial y la reali­dad aca­dé­mi­ca. Y si ha­bla­mos de la re­ten­ción de ese ta­len­to, “no se­ría ex­tra­ño que en más de dos años co­mien­ce a ser un pro­ble­ma ca­pi­tal”, re­co­no­ce López. De he­cho, “mu­chas em­pre­sas tra­ba­jan ya des­de la fa­se de re­clu­ta­mien­to de can­di­da­tos en pro­gra­mas que ge­ne­ren, des­de es­ta eta­pa tem­pra­na, un en­gan­che a la em­pre­sa a la que quie­ren in­cor­po­rar­se”. En cuan­to al fe­nó­meno de la In­dus­tria 4.0, afec­ta­rá a to­dos los en­tor­nos in­dus­tria­les, “pe­ro es un fe­nó­meno con­cre­to que na­ce es­pe­cí­fi­ca­men­te en la in­dus­tria de au­to­mo­ción”. Es­te fe­nó­meno su­po­ne la au­to­ma­ti­za­ción y robotización de mu­chos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos e im­pli­ca una nue­va vi­sión y unos nue­vos co­no­ci­mien­tos a apli­car en la in­dus­tria. “No quie­ro de­cir que des­apa­rez­can las ne­ce­si­da­des de per­so­nal, sino que és­tas se es­tán mo­di­fi­can­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Mu­chas pro­fe­sio­nes de fu­tu­ro ni si­quie­ra han na­ci­do to­da­vía”, apun­ta el di­rec­tor. En la ac­tua­li­dad, en la in­dus­tria au­to­mo­triz ya exis­ten gru­pos pro­fe­sio­na­les co­mo Me­ca­tró­ni­cos (es­pe­cia­lis­tas en me­cá­ni­ca, elec­tri­ci­dad y elec­tró­ni­ca), Ana­lis­tas Big Da­ta o In­ge­nie­ros de Au­to­mo­ción (un gra­do crea­do ha­ce só­lo dos años), que no exis­tían an­tes de 2010. De ca­ra al fu­tu­ro, exis­ti­rán al me­nos tres va­ria­bles que de­ter­mi­nen los fu­tu­ros nue­vos pues­tos de tra­ba­jo: la au­to­ma­ti­za­ción y robotización de pro­ce­sos, la reali­dad au­men­ta­da y el me­dio am­bien­te sos­te­ni­ble. En es­te nue­vo fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, “una de las cla­ves de la com­pe­ti­ti­vi­dad em­pre­sa­rial la da­rá quien ten­ga los me­jo­res em­plea­dos con los me­jo­res me­dios tec­no­ló­gi­cos, y pa­ra ello, es y se­rá crítica una for­ma­ción con­ti­nua de los em­plea­dos”, con­clu­ye An­to­nio López.

RE­TEN­CIÓN DEL TA­LEN­TO

Pa­ra Lau­ra Izuel, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de Au­to­mo­ción de en Za­ra­go­za, no se tra­ta só­lo de cap­tar ta­len­to,

Rands­tad “sino que se es­tá su­frien­do una al­ta ro­ta­ción en los tra­ba­ja­do­res, que se mue­ven por otras con­di­cio­nes que les pue­den re­sul­tar atrac­ti­vas. De ahí que tam­bién re­sul­te cos­to­so re­te­ner el ta­len­to for­ma­do”. Por ello, “las em­pre­sas de­ben em­pe­zar a preo­cu­par­se por ha­cer­se atrac­ti­vas pa­ra las per­so­nas can­di­da­tas, que ya no so­lo va­lo­ran un sa­la­rio, aho­ra em­pie­zan a in­fluir otros pa­rá­me­tros co­mo la es­ta­bi­li­dad o el am­bien­te la­bo­ral en la de­ci­sión de un de­ter­mi­na­do ta­len­to pa­ra for­mar par­te de una com­pa­ñía”. Se­gún Izuel, el sec­tor au­to­mo­ción se es­tá cen­tran­do en cier­tos per­fi­les que se de­man­dan con asi­dui­dad por su es­pe­cia­li­za­ción. Se tra­ta de ope­ra­rios de pro­duc­ción y mon­ta­je en ca­de­na, téc­ni­cos de ve­ri­fi­ca­ción de ca­li­dad y ope­ra­rios de in­yec­ción de plás­ti­cos. “En es­tos per­fi­les se de­man­da no só­lo una for­ma­ción acor­de a las ne­ce­si­da­des del mun­do de la au­to­mo­ción sino tam­bién, y lo que más se es­tá va­lo­ran­do por par­te de las em­pre­sas, que los pro­fe­sio­na­les cuen­ten ya con una ex­pe­rien­cia pre­via”, ase­gu­ra. Es­te in­cre­men­to en la de­man­da de ope­ra­rios pro­vo­ca que tam­bién se de­ban cu­brir pues­tos de su­per­vi­sión y ges­tión de equi­pos, así co­mo per­fi­les de man­te­ni­mien­to en los que sí es ne­ce­sa­rio, co­mo mí­ni­mo, una for­ma­ción pro­fe­sio­nal y ex­pe­rien­cia. “Es­ta de­man­da es de­tec­ta­da a ni­vel glo­bal por to­dos los sec­to­res, pe­ro in­ci­de de for­ma acu­sa­da en el en­torno de la au­to­mo­ción, da­da la gra­ve­dad que pue­de su­po­ner el te­ner que pa­rar la pro­duc­ción por un fa­llo de lí­nea y las con­se­cuen­tes pér­di­das”, aña­de la di­rec­to­ra. Des­de Rands­tad tam­bién ase­gu­ran que nos en­con­tra­mos en un mo­men­to en el que el mer­ca­do de tra­ba­jo se mue­ve a rit­mos de con­tra­ta­ción ace­le­ra­dos, un cre­ci­mien­to que es aún ma­yor en la in­dus­tria de au­to­mo­ción. Co­mo con­se­cuen­cia, “la cap­ta­ción de ta­len­to se ve di­fi­cul­ta­da, y aún más por la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca en el sec­tor”. De ca­ra al fu­tu­ro, es­ta in­dus­tria es­ta­rá su­pe­di­ta­da a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Ya en el pre­sen­te, “la ma­yor par­te del tra­ba­jo es­tá sien­do rea­li­za­do por ro­bots pro­gra­ma­dos, pe­ro sin du­da en el fu­tu­ro es­ta lí­nea avan­za­rá, por lo que la pro­gra­ma­ción se­rá una de las pro­fe­sio­nes más de­man­da­das jun­to con el man­te­ni­mien­to de es­tos PLCs”, con­clu­ye Izuel. Las em­pre­sas de au­to­mo­ción de­man­dan PER­FI­LES per­fi­les TÉC­NI­COS téc­ni­cos, In­ge­nie­ros o Gra- do ra­ma elec­tro­me­cá­ni­ca, me­ca­tró­ni­ca, eléc­tri­ca o de or­ga­ni­za­ción de­pen­dien­do del área en el que van a tra­ba­jar. És­ta es la vi­sión de Ma­ru­xa Amiei­ro, so­cio­di­rec­tor de Ta­len­to, con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en Re­cur­sos Humanos y se­lec­ción

Q de per­so­nal de Vi­go. “Ca­da vez so­li­ci­tan más per­fi­les con co­no­ci­mien­tos de pro­gra­ma­ción o de man­te­ni­mien­to de au­to­mó­ma­tas, ro­bó­ti­ca..., ya que la in­dus­tria de au­to­mo­ción es­tá muy au­to­ma­ti­za­da”, aña­de. Des­de su ex­pe­rien­cia, se tra­ta de “pues­tos com­pli­ca­dos”, por lo que re­co­no­ce que nor­mal­men­te “aca­ba­mos bus­cán­do­los no­so­tros di­rec­ta­men­te en el mer­ca­do”. En­con­tra­mos pro­fe­sio­na­les que ya es­tán tra­ba­jan­do, por lo que las em­pre­sas que quie­ren con­tra­tar­los de­ben ha­cer una ofer­ta lo “su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­va” pa­ra atraer­los. Y a la ho­ra de re­te­ner ese ta­len­to se en­cuen­tran con el mis­mo pro­ble­ma, pues­to que esos tra­ba­ja­do­res re­ci­ben ofer­tas cons­tan­te­men­te. Así, se­gún Amiei­ro, las com­pa­ñías de­ben te­ner muy en cuen­ta tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les: es­tar en un ran­go sa­la­rial acor­de con el mer­ca­do, mo­ti­var y for­mar a sus em­plea­dos y ofre­cer­les un plan de desa­rro­llo cohe­ren­te den­tro de la em­pre­sa. Res­pec­to a las ten­den­cias de fu­tu­ro, irán li­ga­das a la au­to­ma­ti­za­ción y la ro­bó­ti­ca que, de he­cho, “ya son ten­den­cia en es­ta in­dus­tria”, con­clu­ye.

Ac­tual­men­te es la es­ca­sez de ta­len­to el prin­ci­pal ele­men­to de preo­cu­pa­ción de las em­pre­sas An­to­nio López, di­rec­tor de Adec­co Au­to­mo­ti­ve Las em­pre­sas de­ben em­pe­zar a preo­cu­par­se por ha­cer­se atrac­ti­vas pa­ra las per­so­nas can­di­da­tas Lau­ra Izuel, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de Au­to­mo­ción de Rands­tad en Za­ra­go­za

APUESTA DI­GI­TAL

Hoy en día, des­ta­ca tam­bién la de­man­da de per­fi­les di­gi­ta­les, no só­lo en las áreas de mar­ke­ting, “sino tam­bién de for­ma trans­ver­sal en las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das al sec­tor au­to­mo­ción, por la im­por­tan­cia que le otor­gan a día de hoy a es­tos me­dios”, con­si­de­ra Cris­ti­na Lo­ba­to, di­rec­to­ra de Pro­yec­tos Au­to­mo­ción de con­sul­to­ra internacional de re­cur­sos humanos que lle­va

Psi­co­tec, más de tres dé­ca­das tra­ba­jan­do con em­pre­sas de es­te sec­tor. “Tam­bién nos en­con­tra­mos la de­man­da ha­bi­tual pa­ra la fuer­za de ven­tas y una ma­yor im­por­tan­cia ha­cia la pos­ven­ta”, aña­de. En su opi­nión, los per­fi­les de­man­da­dos “ca­da vez son más exi­gen­tes”, tan­to por for­ma­ción y ex­pe­rien­cia, co­mo en lo que se re­fie­re a las com­pe­ten­cias y va­lo­res que de­ben apor­tar las per­so­nas, “mo­ti­vos que di­fi­cul­tan cla­ra­men­te con­se­guir las can­di­da­tu­ras óp­ti­mas por el cre­ci­mien­to de la exi­gen­cia”, ase­gu­ra. La di­rec­to­ra de pro­yec­tos de Psi­co­tec tam­bién po­ne el acen­to en la for­ma­ción de los em­plea­dos en el en­torno la­bo­ral al apun­tar que “si bien la ten­den­cia es­tá me­jo­ran­do en lo que con­cier­ne a for­ma­ción en desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des de la per­so­na, las em­pre­sas si­guen an­cla­das en su ma­yo­ría en la for­ma­ción téc­ni­ca, don­de in­vier­ten par­te de sus re­cur­sos eco­nó­mi­cos”. En su opi­nión, se echa en fal­ta una ma­yor in­ver­sión en desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y per­so­nal, “que lo­gra­ría más vin­cu­la­ción con la or­ga­ni­za­ción y con sus va­lo­res, aun­que ca­da vez más es una de­man­da más re­cu­rren­te”. De ca­ra al fu­tu­ro, “los per­fi­les del ám­bi­to di­gi­tal, con un ele­va­do com­po­nen­te tec­no­ló­gi­co, se­rán fun­da­men­tal­men­te los más de­man­da­dos”, con­clu­ye Lo­ba­to.

FOR­MA­CIÓN CON­TI­NUA

“La for­ma­ción es otra de las cla­ves pa­ra no que­dar­se ob­so­le­to en un mun­do tan cam­bian­te co­mo el ac­tual”, ase­gu­ran des­de el Pris­ma, es­pe­cia­li­za­da en re­cur­sos humanos den­tro del ám­bi­to

Gru­po de la au­to­mo­ción. “du­ran­te el pe­rio­do de cri­sis eco­nó­mi­ca”, con­ti­núan, “la in­ver­sión en for­ma­ción no ha po­di­do ser tan ele­va­da co­mo desea­ría­mos, sin em­bar­go, las gran­des em­pre­sas de au­to­mo­ción sí lle­van ya unos años in­vir­tien­do es­ta ten­den­cia”. Se­gún su ex­pe­rien­cia, pa­ra es­ta con­sul­to­ra el ni­vel for­ma­ti­vo es im­por­tan­te, pe­ro pa­ra aque­llos per­fi­les me­nos cua­li­fi­ca­dos pri­ma más la ex­pe­rien­cia pre­via. “Las pro­fe­sio­nes del fu­tu­ro es­ta­rán orien­ta­das a la ven­ta y ser muy há­bi­les en el uso de aque­llos re­cur­sos di­gi­ta­les y nue­vas tec­no­lo­gías que han apa­re­ci­do y se­gui­rán apa­re­cien­do”, con­clu­yen.

Ca­da vez se so­li­ci­tan más per­fi­les con co­no­ci­mien­tos de pro­gra­ma­ción, de man­te­ni­mien­to de au­to­mó­ma­tas o ro­bó­ti­ca Ma­ru­xa Amiei­ro, so­cio-di­rec­tor de Q Ta­len­to

La In­dus­tria 4.0 es un fe­nó­meno con­cre­to que na­ce es­pe­cí­fi­ca­men­te en au­to­mo­ción.

Des­de Rands­tad afir­man que tam­bién re­sul­ta cos­to­so re­te­ner el ta­len­to for­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.