L’EAU D’ISSEY PU­RE

BeautyProf - - LANZAMIENTOS -

En 2016, Issey Mi­ya­ke con­fie­re un nuevo alien­to a L’Eau d’Issey y abre el se­gun­do ca­pí­tu­lo de su his­to­ria. En el ori­gen de L’Eau d’Issey, hay una go­ta, so­lo una go­ta. Ra­ra y pre­cio­sa. Con las es­ta­cio­nes, que pa­san ca­da vez más rá­pi­do, Issey Mi­ya­ke re­to­ma su amor por una na­tu­ra­le­za que se to­ma su tiempo, el tiempo de po­ner­se en mo­vi­mien­to, des­per­ta­da por el agua. Un agua que nace y flu­ye apa­ci­ble­men­te. Un agua pu­ra crea­do­ra de mo­men­tos sus­pen­di­dos, pa­rén­te­sis de sue­ño y eva­sión, ins­tan­tes de se­re­ni­dad y de ple­ni­tud, más all del tiempo: L’Eau d’Issey Pu­re.

La pu­re­za de una go­ta de agua so­bre la piel de una mu­jer

*mo­lé­cu­la cau­ti­va IFF Trans­pa­ren­te y, sin em­bar­go, pro­fun­da. Flui­da pe­ro en­vol­ven­te. L’Eau d’Issey Pu­re es ri­ca en con­tras­tes. En­car­na­da por el alien­to yo­da­do de la mo­lé­cu­la Ma­ri­ti­ma* aso­cia­da con el ám­bar gris, L’Eau d’Issey Pu­re echa el an­cla en una nue­va his­to­ria acuá­ti­ca. Ma­ri­ti­ma*, la mo­lé­cu­la ex­clu­si­va de IFF, evo­ca las aguas lim­pias y fres­cas, mien­tras que el ám­bar gris, con sus in­fle­xio­nes mi­ne­ra­les y ani­ma­les, apor­ta sen­sua­li­dad y ge­ne­ro­si­dad a la fra­gan­cia. Co­mo flo­tan­do so­bre la gran ex­ten­sión sa­li­na, un ra­mo de flo­res res­plan­de­ce. El mu­gue­te cris­ta­lino res­pon­de a la lu­mi­no­si­dad de la flor de azahar. Nos su­mer­gi­mos en su de­li­ca­da es­te­la blan­ca. Lue­go, vie­nen otras flo­res más den­sas. La esen­cia de ro­sa da­mas­ce­na, aún cu­bier­ta por el ro­cío de la ma­ña­na en que fue re­co­gi­da, trae con­si­go al opu­len­to jaz­mín en una em­bria­guez de pé­ta­los. La travesía con­ti­núa. En las no­tas de fon­do, re­sue­na la lla­ma­da irre­sis­ti­ble del Cash­me­ran*, col­ma­do de vi­bra­cio­nes de al­miz­cles y ma­de­ras. Pu­ra y po­de­ro­sa, L’Eau d’Issey Pu­re evo­ca las ri­be­ras le­ja­nas con el sim­ple con­tac­to de una go­ta.

Y la go­ta se con­vier­te en fras­co

Una si­lue­ta es­bel­ta, có­ni­ca e icó­ni­ca es el ras­go ca­rac­te­rís­ti­co del fa­mo­so fras­co de vi­drio de L’Eau d’Issey. La ar­qui­tec­tu­ra del fras­co de L’Eau d’Issey Pu­re to­ma pres­ta­dos sus prin­ci­pa­les códigos y su re­fi­na­mien­to, des­de la so­brie­dad del vi­drio al ta­pón de pla­ta sa­ti­na­da. Con una so­la ex­cep­ción: la es­fe­ra cris­ta­li­na, que or­na su vér­ti­ce, se des­li­za en el fon­do del fras­co de L’Eau d’Issey Pu­re. Un ses­go ar­tís­ti­co que­ri­do por el di­se­ña­dor es­ta­dou­ni­den­se Todd Bra­cher, que ilus­tra es­te re­torno al ori­gen a tra­vés de una poe­sía sin ma­nie­ris­mo. “L’Eau d’Issey es to­do lo que los de­más per­fu­mes no son. L’Eau d’Issey evo­ca una sencillez y pu­re­za real en torno a es­ta no­ción del agua. Pa­ra L’Eau d’Issey Pu­re he­mos cap­tu­ra­do la ima­gen más sim­ple del agua que, pa­ra mí, es la de una go­ta. La go­ta sim­bo­li­za el per­fu­me y se con­vier­te en fras­co”, ex­pli­ca Todd Bra­cher. L’Eau d’Issey es ab­so­lu­ta­men­te pu­ra, des­de la be­lle­za del fras­co, pa­san­do por su fra­gan­cia úni­ca, has­ta es­te mo­men­to sus­pen­di­do cap­ta­do por el ob­je­ti­vo de Da­niel Jouan­neau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.