“CA­DA UNO DE LOS IN­GRE­DIEN­TES HA SI­DO SE­LEC­CIO­NA­DO POR SUS BE­NE­FI­CIOS PA­RA LA PIEL”

Far­ma­ceú­ti­co, cos­me­tó­lo­go y fun­da­dor de Twel­ve Beauty

BeautyProf - - ENTREVISTA - Tex­to: Adria­na Do­mín­guez / Fo­tos: Twel­ve Beauty

Siem­pre in­tere­sa­do en los be­ne­fi­cios que ofre­cen los ex­trac­tos de plan­tas pa­ra la piel, el far­ma­céu­ti­co, cos­me­tó­lo­go y fun­da­dor de Twel­ve Beauty, Pe­dro Ca­ta­lá, re­fle­ja en es­ta en­tre­vis­ta su pa­sión por la botánica y cómo com­pa­gi­na en la ac­tua­li­dad su tra­ba­jo do­cen­te, con un pues­to en una pres­ti­gio­sa clí­ni­ca lon­di­nen­se y con te­ner una mar­ca de cos­mé­ti­cos pro­pia: Twel­ve Beauty. uál ha si­do su ex­pe­rien­cia en el mun­do de la cos­mé­ti­ca y qué le mo­ti­vó a desa­rro­llar una mar­ca de cos­mé­ti­cos?

Des­de los pri­me­ros años de la li­cen­cia­tu­ra en Far­ma­cia me in­tere­só la botánica en to­dos sus as­pec­tos, pe­ro so­bre to­do los be­ne­fi­cios pa­ra la piel de ex­trac­tos de plan­tas. Al mu­dar­me a Lon­dres y em­pe­zar a tra­ba­jar co­mo far­ma­céu­ti­co en una pres­ti­gio­sa clí­ni­ca del cen­tro de Lon­dres, es­cu­ché aten­ta­men­te lo que les preo­cu­pa­ba a los pa­cien­tes en lo re­fe­ren­te al cui­da­do de la piel; fue una ex­pe­rien­cia real­men­te es­ti­mu­lan­te. Me ac­ti­vé de in­me­dia­to pa­ra com­ple­tar un Más­ter en Cos­mé­ti­ca; en mi ca­so ele­gí el que ofre­cía la Uni­ver­si­dad de Sie­na, don­de aho­ra com­pa­gino mis cla­ses co­mo pro­fe­sor de Quí­mi­ca Cos­mé­ti­ca con el tra­ba­jo en la clí­ni­ca en Lon­dres y to­do lo que con­lle­va te­ner una mar­ca de cos­mé­ti­cos pro­pia.

C¿Cuán­do y cómo na­ció Twel­ve Beauty y cuál es su filosofía de be­lle­za?

Me di cuen­ta que te­nía que ha­cer al­go des­de el pri­mer día que pu­se pie en la plan­ta on­co­ló­gi­ca de la ci­ta­da clí­ni­ca lon­di­nen­se don­de tra­ba­jo. No­té que la piel de los pa­cien­tes, des­pués de di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos co­mo la ra­dio­te­ra­pia, que­da­ba al­ta­men­te reac­ti­va y al­gu­nos, in­clu­so, no po­dían ni vol­ver a ves­tir­se de lo do­lo­ro­so que lle­ga­ba a ser el ro­ce de la piel con sus pren­das de ves­tir, así que de­ci­dí pre­pa­rar un bál­sa­mo re­pa­ra­dor y nutritivo pa­ra es­tos pa­cien­tes. Des­pués de va­rios me­ses de prue­bas y con el con­sen­ti­mien­to de pa­cien­tes y per­so­nal mé­di­co, lo pro­ba­mos. El re­sul­ta­do gus­tó mu­cho, los pa­cien­tes se mos­tra­ron en­can­ta­dos y fue­ron pre­ci­sa­men­te ellos los que me ani­ma­ron a pre­pa­rar más pro­duc­tos, so­bre to­do pa­ra el cui­da­do facial. Me pu­se ma­nos a la obra y du­ran­te cin­co años de in­ves­ti­ga­ción iden­ti­fi­qué 12 sus­tan­cias na­tu­ra­les y bio­ló­gi­cas que, en mi opi­nión, la piel ne­ce­si­ta pa­ra man­te­ner­se más sa­na por más tiempo. La ga­ma vio la luz por pri­me­ra vez en mar­zo de 2012. Mi filosofía es man­te­ner la piel con un pH ade­cua­do, elás­ti­ca e hi­dra­ta­da. Tam­bién me preo­cu­pa mu­cho el es­trés; sé que es­cu­cha­mos con­ti­nua­men­te que hay que be­ber agua, prac­ti­car de­por­te, co­mer sano, no fu­mar, etc., pe­ro yo con­si­de­ro el es­trés co­mo uno de los peo­res enemi­gos de la piel.

En es­te sen­ti­do, ¿cómo se re­fle­ja su pa­sión por prin­ci­pios ac­ti­vos de ori­gen na­tu­ral en las fór­mu­las de Twel­ve Beauty?

Lle­vo es­tu­dian­do botánica des­de el se­gun­do año de la li­cen­cia­tu­ra y la asig­na­tu­ra me apa­sio­nó tan­to que me abrió las puer­tas del de­par­ta­men­to y pu­de apren­der mu­chas más co­sas. To­da­vía par­ti­ci­po en ex­cur­sio­nes bo­tá­ni­cas y en di­fe­ren­tes pro­yec­tos pa­ra la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad. To­dos los pro­duc­tos con­tie­nen só­lo in­gre­dien­tes eco-apro­ba­dos y en mis fór­mu­las no hay es­pa­cio pa­ra tru­cos rápidos, sus­tan­cias in­ne­ce­sa­rias y es­tra­te­gias de marketing. Co­mo bien sa­be­mos, no to­do lo na­tu­ral es bueno, así que ca­da uno de los in­gre­dien­tes ha si­do se­lec­cio­na­do por sus be­ne­fi­cios pa­ra la piel. He evi­ta­do sus­tan­cias na­tu­ra­les que sean po­ten­cial­men­te irritantes co­mo el fi­ta­to de so­dio o sor­ba­to de po­ta­sio; so­bre to­do he ve­ri­fi­ca­do in si­tu los pro­vee­do-

res de in­gre­dien­tes, cómo rea­li­zan sus ex­trac­tos y su sos­te­ni­bi­li­dad ver­da­de­ra. Pue­do ser bas­tan­te des­con­fia­do en ese campo, por eso me gus­ta con­tro­lar en pri­me­ra per­so­na que el in­gre­dien­te es real­men­te lo que el pro­vee­dor cuen­ta en su ca­tá­lo­go.

¿Cuán­tas so­lu­cio­nes com­po­nen la ga­ma y a qué ti­po de pie­les se di­ri­gen?

A la ho­ra de for­mu­lar siem­pre pien­so en una piel sen­si­ble, reac­ti­va y estresada, así que los 9 pro­duc­tos que com­po­nen la línea es­tán di­se­ña­dos pa­ra es­te ti­po de piel. Las fór­mu­las son al­ta­men­te hi­dra­tan­tes, re­ge­ne­ran­tes y com­pa­ti­bles con la com­po­si­ción de la piel.

¿Pue­de ha­blar­nos de la mez­cla de ar­te­mi­sia, im­pe­ra­to­ria, mal­va y budd­le­ja?

Los ele­gí por­que son antioxidantes muy po­ten­tes ca­pa­ces de neu­tra­li­zar los ra­di­ca­les li­bres, ver­da­de­ros res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo. Es­ta par­ti­cu­lar mez­cla po­see una ex­ce­len­te ac­ti­vi­dad antioxidante, su­pe­rior a la vi­ta­mi­na C pe­ro sin los pro­ble­mas de es­ta­bi­li­dad que és­ta pre­sen­ta. Ade­más, es­tos antioxidantes ayu­dan a re­tra­sar el pa­so del tiempo me­dian­te di­fe­ren­tes fun­cio­nes co­mo es el ca­so de la budd­le­ja que tie­ne un efec­to detox re­pa­ran­do el po­si­ble da­do ce­lu­lar de­bi­do al sol; la im­pe­ra­to­ria es un po­ten­te ci­ca­tri­zan­te; la mal­va al­ta­men­te hi­dra­tan­te, fil­mó­ge­na y cal­man­te; y la ar­te­mi­sia es un an­ti­edad ex­ce­len­te.

En su opi­nión, ¿qué de­man­da el con­su­mi­dor ac­tual de cos­mé­ti­ca?

Es­cu­chan­do a nu­me­ro­sos clien­tes en di­fe­ren­tes pun­tos de ven­ta creo que al con­su­mi­dor ac­tual le preo­cu­pa la fla­ci­dez de la piel, la hi­per­pig­men­ta­cion y la pér­di­da de tono/piel opa­ca. Mu­chos en­tien­den una piel ra­dian­te co­mo una piel sa­na. A mu­chos clien­tes les preo­cu­pan los in­gre­dien­tes que lle­va el pro­duc­to, en es­pe­cial aten­ción a to­dos aque­llos que en es­te mo­men­to tie­nen ma­la repu­tación, co­mo es el ca­so de los con­ser­van­tes, pe­se a ser im­pres­cin­di­bles. Mu­chos con­su­mi­do­res es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les a la cos­mé­ti­ca clá­si­ca pues­to que se per­ci­be co­mo más se­gu­ra. La­men­ta­ble­men­te, el ries­go de po­si­bles reac­cio­nes alér­gi­cas exis­te tam­bién en la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, sien­do los ma­yo­res res­pon­sa­bles de ello los acei­tes esen­cia­les.

En res­pues­ta a la ne­ce­si­dad de per­so­na­li­za­ción de­man­da­da por el con­su­mi­dor, us­ted ha crea­do pa­ra JC Apo­te­ca­ri: Ma­de to Mea­su­re. Ex­pli­que, por favor, en qué con­sis­te es­te ser­vi­cio de cos­mé­ti­ca or­gá­ni­ca per­so­na­li­za­ble.

Con JC Apo­te­ca­ri com­par­to la mis­ma vi­sión del ver­da­de­ro lu­jo en cos­mé­ti­ca. Ma­de to Mea­su­re ha si­do un pro­yec­to muy am­bi­cio­so, en reali­dad se tra­ta de pro­duc­tos úni­cos for­mu­la­dos pa­ra ca­da clien­te se­gún sus exi­gen­cias y ne­ce­si­da­des. De con­se­cuen­cia es co­mo lan­zar tan­tos nue­vos pro­duc­tos al mer­ca­do.

En cuan­to a la dis­tri­bu­ción de Twel­ve Beauty, ¿qué cri­te­rios tie­ne en cuen­ta a la ho­ra de se­lec­cio­nar los con­ce­sio­na­rios en los que se pue­den en­con­trar sus cos­mé­ti­cos?

Mi ca­nal de ven­ta es la per­fu­me­ría se­lec­ti­va que hu­ye de mar­cas co­mer­cia­les. Ten­go la suer­te de con­tar con pun­tos de ven­ta que son un re­fe­ren­te en Es­pa­ña en cuan­to a cos­mé­ti­ca ni­che, co­mo es por ejem­plo el ca­so de Na­dia Per­fu­me­ría en Ma­drid.

To­dos es­tos pun­tos de ven­ta es­tán com­pues­tos por un equi­po con una for­ma­ción in­creí­ble y so­bre to­do con una pa­sión e ilu­sión in­com­pa­ra­bles.

“TO­DOS LOS PRO­DUC­TOS DE TWEL­VE BEAUTY CON­TIE­NEN SÓ­LO IN­GRE­DIEN­TES ECO-APRO­BA­DOS”

Los pro­duc­tos que com­po­nen la línea Twel­ve Beauty es­tán di­se­ña­dos pa­ra una piel sen­si­ble, reac­ti­va y estresada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.