EAU DE RO­CHAS

Es­ca­pa­de Es­ti­va­le

BeautyProf - - ALTA SELECCIÓN -

EL CLÁ­SI­CO DEL VE­RANO

Es una ci­ta im­pres­cin­di­ble, una his­to­ria de va­ca­cio­nes, de fa­mi­lia, qui­zás in­clu­so de amor. Eau de Ro­chas es el per­fu­me por ex­ce­len­cia del ve­rano, de la se­re­ni­dad, la es­te­la de una ele­gan­cia ba­jo el sol des­preo­cu­pa­da que se en­vuel­ve de fres­cor. Va­rias ge­ne­ra­cio­nes se han su­mer­gi­do en ella con ilu­sión e, in­clu­so hoy en día, es­ta agua fres­ca atem­po­ral si­gue sien­do si­nó­ni­mo de fe­li­ci­dad y de li­ber­tad.

Eau de Ro­chas se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co, en un icono eterno. Con el pa­so del tiem­po, ha da­do lu­gar a nue­vas par­ti­tu­ras, in­ter­pre­ta­cio­nes ra­dian­tes con to­na­li­da­des de Eau Fraî­che y Eau Sen­sue­lle y, el año pa­sa­do, una pri­me­ra crea­ción so­lea­da: Es­ca­pa­de en Mé­di­te­rra­née. Ya es una ci­ta anual in­elu­di­ble. ¿Y qué me­jor épo­ca que el ve­rano pa­ra re­en­con­trar­se con es­ta cas­ca­da de fres­cor que pa­re­ce bro­tar de una ro­ca?

SA­LI­DA. Na­ran­ja y man­za­na ver­de.

CO­RA­ZÓN. Flor de azahar y esen­cia de men­ta. FON­DO. Ce­dro, ám­bar y al­miz­cles blan­cos.

UNA ES­CA­PA­DA ES­TI­VAL

Es­ca­pa­de Es­ti­va­le... Un nom­bre en­can­ta­dor que dis­cu­rre en el mar­co de la cos­ta irre­gu­lar y sal­va­je de una is­la ita­lia­na, en una en­se­na­da bor­dea­da de pi­nos. El agua on­du­la apa­ci­ble­men­te y la li­ge­ra bri­sa es­bo­za en ella pe­que­ñas olas que rom­pen con­tra las ro­cas con un su­su­rro. En esas ma­ra­vi­llo­sas ho­ras en las que só­lo se oye la me­lo­día de los gri­llos y el sol se con­fun­de con la es­pu­ma li­via­na del agua que aca­ri­cia la are­na. Só­lo una som­bri­lla pro­yec­ta su de­li­cio­sa som­bra fren­te al ce­nit. “Qui­se que es­ta fra­gan­cia nos su­mer­gie­se en una sen­sa­ción de ab­so­lu­ta quie­tud, co­mo un dul­ce día de ve­rano”, ex­pli­ca el per­fu­mis­ta Mi­chel Al­mai­rac. Con­tras­te en­tre el ai­re cá­li­do y un cha­pu­zón re­fres­can­te, Eau de Ro­chas Es­ca­pa­de Es­ti­va­le chis­pea co­mo una li­mo­na­da de ci­dra y na­ran­ja, mor­di­da por una man­za­na ver­de cru­jien­te. En­tre el sol y la som­bra, el azahar, la flor sim­bó­li­ca de las aguas fres­cas, es­ta­lla co­mo un ra­yo de luz. En el co­ra­zón de la fra­gan­cia, sus pé­ta­los blan­cos se es­tre­me­cen so­bre un le­cho de esen­cia de men­ta. “Pa­sean­do tran­qui­la­men­te por la pla­ya al final de la tar­de, la are­na fi­na y ti­bia ba­jo los pies nos ca­lien­ta el co­ra­zón y el es­pí­ri­tu tal y co­mo lo ha­ce el dul­ce fon­do ama­de­ra­do am­ba­rino de es­te per­fu­me”, con­ti­núa ex­pli­can­do Mi­chel Al­mai­rac, que ha apor­ta­do al ce­dro y al ám­bar la ter­nu­ra y la ge­ne­ro­si­dad de los al­miz­cles blan­cos.

La fra­gan­cia sue­na co­mo la quin­tae­sen­cia del ve­rano, com­bi­nan­do la ca­ri­cia del sol con la dul­zu­ra de la som­bra de una som­bri­lla. Un equi­li­brio per­fec­to que ha­ce vi­brar con sua­vi­dad el hue­co de un cue­llo, el na­ci­mien­to de un es­co­te, un me­chón que se ha es­ca­pa­do de un mo­ño al­bo­ro­ta­do.

EL DI­SE­ÑO

El fras­co de Eau de Ro­chas se re­co­no­ce in­me­dia­ta­men­te: cin­ce­la­dos en el vi­drio cre­pi­tan­te, sus lí­neas rec­tas y su ta­pón re­don­do no han cam­bia­do, pe­ro aho­ra su to­na­li­dad se fun­de en un de­gra­da­do de men­ta he­la­da. Ro­dea­do por una cin­ta blan­ca ador­na­da con un ri­be­te de co­lor ama­ri­llo so­lar, es­tá al­ber­ga­do en un es­tu­che de es­pí­ri­tu ve­ra­nie­go: som­bri­llas de to­nos pas­tel y aci­du­la­dos se ali­nean so­bre un fon­do ver­de lu­mi­no­so y ale­gre. El uni­ver­so del mar y sus pla­yas, la piel do­ra­da ca­len­ta­da por el sol, el ve­rano y su dul­ce in­do­len­cia... Eau de Ro­chas Es­ca­pa­de Es­ti­va­le con­ti­núa la her­mo­sa his­to­ria de una fra­gan­cia mí­ti­ca, im­bui­da co­mo siem­pre de ale­gría de vi­vir, ele­gan­cia y li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.