PRO­TA­GO­NIS­TAS niche

BeautyProf - - EDITORIAL NICHE - Tex­to: A. Do­mín­guez / Fotos: Lo­ren­zo Vi­llo­re­si

Lo­ren­zo Vi­llo­re­si Maes­tro per­fu­mis­ta y crea­dor de Lo­ren­zo Vi­llo­re­si

EL ‘PER­FU­ME DE LU­JO’ MÁS CANÓNICO ES EL ‘PER­FEC­TO’ PA­RA CA­DA PER­SO­NA

EL MAES­TRO PER­FU­MIS­TA LO­REN­ZO VI­LLO­RE­SI, CREA­DOR DE SU PRO­PIA FIR­MA EN 1990, NOS DES­CU­BRE CÓ­MO EN­TIEN­DE LA AL­QUI­MIA DEL PER­FU­ME Y SU FI­LO­SO­FÍA EN LA CREA­CIÓN DE FRAGANCIAS, ALE­JA­DA DE TEN­DEN­CIAS Y CRI­TE­RIOS DE MAR­KE­TING, EN­TEN­DIEN­DO EL LU­JO DES­DE UNA PERS­PEC­TI­VA PER­SO­NAL Y ÚNI­CA.

Cuan­do al maes­tro per­fu­mis­ta Lo­ren­zo Vi­llo­re­si le pre­gun­tan qué su­po­ne pa­ra él la crea­ción de un per­fu­me, el crea­dor lo tie­ne cla­ro: “una de mis ci­tas fa­vo­ri­tas es ‘La per­fu­me­ría es un mun­do ili­mi­ta­do. En la crea­ción de un aro­ma es po­si­ble re­cor­dar un sen­ti­mien­to o un lu­gar, mo­ver­se a un es­pa­cio ima­gi­na­rio o in­ven­tar nue­vas di­men­sio­nes emo­cio­na­les’. Pa­ra mí, un per­fu­me nun­ca de­be­ría ser só­lo un pro­duc­to cos­mé­ti­co, sino un des­en­ca­de­nan­te de las emo­cio­nes, la crea­ti­vi­dad y el bie­nes­tar a tra­vés de mu­chos ti­pos di­fe­ren­tes de evo­ca­cio­nes”. “Ha­ce 25 años, cuan­do co­men­cé a crear fragancias, to­mé la de­ci­sión de no se­guir nin­gu­na ten­den­cia de mo­da o in­fluen­cia de mar­ke­ting; tam­po­co es­ta­ba in­tere­sa­do en absoluto. Me to­mé la li­ber­tad de crear fragancias que me gus­ta­ban y que po­dían evo­car emo­cio­nes, de­seos, tiem­pos y sen­ti­mien­tos, mi­tos y le­yen­das de di­fe­ren­tes tiem­pos y cul­tu­ras. Co­mo soy un per­fu­mis­ta au­to­di­dac­ta, mi crea­ti­vi­dad no es­ta­ba ses­ga­da por nin­gún mé­to­do ofi­cial o co­di­fi­ca­do”, ex­pli­ca Vi­llo­re­si, que aña­de que “es­to me per­mi­tió in­no­var li­bre­men­te en el uso de los in­gre­dien­tes y en su se­lec­ción, en la elec­ción de las ins­pi­ra­cio­nes y los te­mas, en los mé­to­dos. La in­no­va­ción siem­pre es un po­co arries­ga­da, pe­ro es la úni­ca for­ma de cre­cer y de dar alas a una crea­ti­vi­dad li­bre”. A la ho­ra de ins­pi­rar­se, Vi­llo­re­si no bus­ca ideas. Se­gún el maes­tro per­fu­mis­ta, “las ideas de­be­rían ve­nir a ti cuan­do quie­ran. In­ten­to po­ner­me en un es­ta­do fa­vo­ra­ble pa­ra que las ideas se ma­ni­fies­ten. Re­cor­to el ex­ce­so, bus­co el si­len­cio, evi­to gran par­te de la ru­ti­na dia­ria ha­bi­tual, la re­pe­ti­ción irre­fle­xi­va de pa­tro­nes y

PA­RA MÍ, UN PER­FU­ME ES UN DES­EN­CA­DE­NAN­TE DE LAS EMO­CIO­NES, LA CREA­TI­VI­DAD Y EL BIE­NES­TAR A TRA­VÉS DE MU­CHOS TI­POS DI­FE­REN­TES DE EVO­CA­CIO­NES

a las per­so­nas que son prin­ci­pal­men­te fic­ción. Si te das es­pa­cio y tiem­po, las ideas apa­re­cen”. Vi­llo­re­si aña­de que “las ins­pi­ra­cio­nes me lle­gan de una fuen­te in­ter­mi­na­ble, de an­ti­guos mi­tos que to­da­vía ‘ha­blan’ y me co­mu­ni­can, de in­ter­pre­ta­cio­nes y re­ela­bo­ra­cio­nes de as­pec­tos de la na­tu­ra­le­za; de mis­te­rios, ma­gia, etc. ¡Es co­mo un ‘Ma­gi­cal Mys­tery Tour’! Me ima­gino atmósferas, sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes, vi­sio­nes, sue­ños... que en mi men­te es­tán he­chos de olo­res”.

El lu­jo co­mo una res­pues­ta per­so­nal

En cuan­to a su vi­sión del lu­jo, Lo­ren­zo Vi­llo­re­si afir­ma que “el ‘per­fu­me de lu­jo’ más canónico es el ‘per­fec­to’ pa­ra ca­da per­so­na”, aun­que es­ta “per­fec­ción” pue­de ser “de di­fe­ren­tes ti­pos”. Tal y co­mo ex­pli­ca el pro­pio Vi­llo­re­si, “pue­de ser, por ejem­plo, la mis­ma no­ta fra­gan­te du­ran­te mu­cho tiem­po o pue­de ser al re­vés: una fra­gan­cia que cam­bia con­ti­nua­men­te, don­de ca­da mo­men­to del cam­bio es muy apre­cia­do. En otras pa­la­bras, la fra­gan­cia más lu­jo­sa pa­ra ti es sim­ple­men­te la me­jor pa­ra ti y, en es­te sen­ti­do, tam­bién se pue­de desa­rro­llar, in­gre­dien­te por in­gre­dien­te, en una es­pe­cie de pro­ce­so a me­di­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.