>

Beef! - - Duros De Roer -

Los cuer­pos de ani­ma­les sa­cri­fi­ca­dos, tan­to pie­zas de ca­za co­mo ani­ma­les úti­les, han si­do siem­pre de­ma­sia­do va­lio­sos co­mo pa­ra des­per­di­ciar na­da de ellos. Que­dan mu­chas par­tes apro­ve­cha­bles des­pués de ha­ber di­ge­ri­do la car­ne: por ejem­plo, las pieles, con las que se ob­tie­ne cue­ro o una cá­li­da co­ber­tu­ra. Los hue­sos son ver­da­de­ros mul­ti­ta­len­tos más allá de los pu­che­ros: ha­ce mi­les de años, los se­res hu­ma­nos ya fa­bri­ca­ban con ellos pun­tas de fle­cha, ins­tru­men­tos pre­cur­so­res de agu­jas de co­ser, ador­nos o ju­gue­tes.

El ins­tru­men­to mu­si­cal más an­ti­guo en­con­tra­do has­ta la fe­cha es una ti­bia con­ver­ti­da en flau­ta de unos 30 000 años. De una edad si­mi­lar son las flau­tas ha­lla­das en Asia fa­bri­ca­das con hue­sos de alas de águi­la y gru­lla. Hoy en día los puen­tes (pie­zas en­tre las cuer­das y la ta­bla de ar­mo­nía) de los más re­fi­na­dos ins­tru­men­tos de cuer­da se si­guen ha­cien­do con hueso.

Ha­cia el año 5 000 a. C. se em­pe­za­ron a uti­li­zar hue­sos pun­tia­gu­dos co­mo hu­sos pa­ra hi­lar y de una épo­ca un po­co más re­cien­te pro­ce­den los más an­ti­guos knuc­kle­bo­nes –hue­sos de los de­dos de la ove­ja– y los pre­de­ce­so­res de los ac­tua­les da­dos. Sin ellos se­rían im­pen­sa­bles jue­gos an­ti­quí­si­mos co­mo el ko­ru­ru de los mao­ríes de Nue­va Ze­lan­da. Los grie­gos arro­ja­ban hue­sos pa­ra ju­gar al as­tra­ga­loi (ta­bas) y los ro­ma­nos pa­ra ju­gar al ta­li. Des­de tiem­pos pri­mi­ti­vos los es­qui­ma­les cons­tru­yen los patines de los tri­neos con hue­sos de qui­ja­da de ba­lle­na. Y el codillo de cer­do ale­mán re­ci­be el nom­bre de eis­bein (pa­la­bra ger­ma­na com­pues­ta por ‘hie­lo’ y ‘hueso’) por­que los hue­sos de la ti­bia del cer­do tam­bién se uti­li­za­ban pa­ra con­fec­cio­nar patines de hie­lo en la Eu­ro­pa cen­tral de ha­ce unos 4 000 años.

Mo­li­dos co­mo ha­ri­na o con­ver­ti­dos en ce­ni­za, los hue­sos de los ani­ma­les tam­bién pres­tan un va­lio­so ser­vi­cio: el óxi­do de cal­cio y el fos­fa­to de cal­cio pre­sen­tes en las ce­ni­zas del hueso ha­cen que la por­ce­la­na

sea trans­pa­ren­te. Una vez co­ci­da se pue­de pin­tar con el pig­men­to “azul de Pru­sia” que an­ta­ño se ob­te­nía tam­bién de res­tos de ani­ma­les.

La ha­ri­na de hue­sos ha si­do una ma­te­ria pri­ma im­por­tan­te pa­ra la pro­duc­ción de co­la, ja­bón, gra­sa lu­bri­can­te, azú­car (blan­quean­te) y ve­las. Hoy sir­ve pa­ra la pro­duc­ción de ge­la­ti­na (aprox. 20 por cien­to de la ma­sa cru­da), co­mo abono pa­ra plan­tas y co­mo com­po­nen­te de los pro­duc­tos pa­ra lim­piar pla­ta. Hoy, en Es­ta­dos Uni­dos aún se mez­cla con pien­so de ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.