ELLOS Y ELLAS

La cien­cia lo co­rro­bo­ra: tam­bién en el mun­do de las be­bi­das, los di­fe­ren­tes se­xos se com­por­tan de ma­ne­ra opues­ta

Beef! - - Para Abrir Boca -

Dos for­mas di­fe­ren­tes de en­ten­der la cer­ve­za ar­te­sa­na

se aden­tra des­con­cer­ta­da en la tien­da de be­bi­das. Quie­re una cer­ve­za, cual­quie­ra sal­vo esa ar­te­sa­nal de la que tan­to ha­bla su chi­co. No tie­ne ni idea de dónde es­tá la es­tan­te­ría de cer­ve­zas. Le ha­bla un de­pen­dien­te, bas­tan­te mono, con bar­ba tu­pi­da y un ta­tua­je de an­cla. Si­gue al de­pen­dien­te y, de re­pen­te, se en­cuen­tra fren­te a la es­tan­te­ría de cer­ve­za ar­te­sa­nal. Des­cu­bre que de la bar­ba del em­plea­do cuel­ga una mi­ga de pan. Ob­ser­va la mi­ga mien­tras co­ge al vue­lo tér­mi­nos co­mo Pa­le Ale, afru­ta­da o lú­pu­lo. Quie­re sa­car el te­ma de la mi­ga de ma­ne­ra edu­ca­da, pe­ro no en­cuen­tra el mo­men­to. Se rin­de, y en­ton­ces em­pie­za a pre­gun­tar­se por qué en la eti­que­ta de la cer­ve­za hay un es­que­le­to. Y por qué es­tá dis­fra­za­do el es­que­le­to. Y por qué tie­ne una bar­ba tu­pi­da. Asien­te de ma­ne­ra edu­ca­da. Co­ge la cer­ve­za y se apu­ra en lle­gar a la ca­ja; no sin an­tes co­ger tres bo­te­llas de Al­ba­ri­ño ba­jo el bra­zo. De ca­mino a ca­sa lla­ma a sus chi­cas. Ya en ca­sa, abre la ne­ve­ra y sa­ca de ella una cer­ve­za con una eti­que­ta co­lo­ri­da. En su lu­gar co­lo­ca las tres bo­te­llas de Al­ba­ri­ño. Le cuen­ta a su chi­co qué tal el día, la his­to­ria del de­pen­dien­te, la mi­ga, la bar­ba, la cer­ve­za y las chi­cas, que por cier­to es­tán a pun­to de lle­gar. Se pre­gun­ta por qué de re­pen­te su chi­co sa­le co­rrien­do y quién se­rá esa tal Es­tre­lla de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.