UNA FÓR­MU­LA IN­TERE­SAN­TE.

Con es­ta fór­mu­la, te­ner el co­che so­ña­do se­rá una reali­dad. Pe­ro, ¿qué se es­con­de de­trás de un prés­ta­mo? ¿Te sal­drá mu­cho más ca­ro? És­tas y otras du­das te las re­sol­ve­mos en las si­guien­tes pá­gi­nas

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - No te cor­tes, pre­gun­ta cuá­les son to­das las con­di­cio­nes del prés­ta­mo

Si has de­ci­di­do com­prar un vehícu­lo, en el con­ce­sio­na­rio te ha­brán ofre­ci­do un pre­cio es­pe­cial por fi­nan­ciar. Pe­ro, ¿real­men­te es tan in­tere­san­te? ¿Qué ven­ta­jas tie­ne? Des­cú­bre­lo…

Cie­rra los ojos y pien­sa por un mo­men­to en el co­che de tus sue­ños. Lo nor­mal es que, a con­ti­nua­ción, tu men­te di­bu­je aquel su­per­de­por­ti­vo de cien­tos de mi­les de eu­ros, con su lu­jo­so in­te­rior, sus llan­tas pu­li­das y su ex­cep­cio­nal mo­tor ‘lleno’ de ca­ba­llos. Sin em­bar­go, a no ser que seas Cris­tiano Ro­nal­do o Mes­si, se­gu­ra­men­te no pue­das ha­cer fren­te al desor­bi­ta­do pre­cio que apa­re­ce en su fac­tu­ra, así que va­mos a in­ten­tar vo­lar un po­co más ba­jo y pen­sar en un vehícu­lo un po­co más ‘te­rre­nal’. Ima­gí­na­te su si­lue­ta –¿es un de­por­ti­vo, un fa­mi­liar o una ber­li­na?–, en la ha­bi­ta­bi­li­dad y en lo có­mo­do que te en­cuen­tras en él mien­tras via­jas con tus ami­gos, tu fa­mi­lia o, por qué no, tú só­lo. Aho­ra, se­gui­da­men­te, di­nos, ¿cuál es el pre­cio de ese au­to­mó­vil? ¿Es tan ele­va­do que se es­ca­pa de tu al­can­ce? Si es así, no de­ses­pe­res por­que, aun­que al­gu­nos sue­ños son un po­co ca­ros, se pue­den lle­gar a

cum­plir. ¿Có­mo? En nues­tro ca­so con­cre­to, gra­cias a la fi­nan­cia­ción, de la que nos en­con­tra­mos di­fe­ren­tes ti­pos.

La op­ción más co­mún

Es­ta fór­mu­la se ha con­ver­ti­do, con los años, en la pre­fe­ri­da por la ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res. Y es que si ha­ce­mos una va­lo­ra­ción rá­pi­da, la ad­qui­si­ción de un au­to­mó­vil sue­le ser, tras la com­pra de una vi­vien­da, el gas­to más gran­de al que se ha de en­fren­tar una per­so­na o una fa­mi­lia. El ca­pi­tal des­ti­na­do es con­si­de­ra­ble y, al igual que ocu­rre en el ca­so del ho­gar, no to­do el mun­do dis­po­ne de di­cha can­ti­dad de di­ne­ro en mano pa­ra po­der pa­gar en me­tá­li­co cuan­do en­tra en el con­ce­sio­na­rio. De ahí que la fi­nan­cia­ción se ha­ya pos­tu­la­do co­mo la op­ción más co­mún.

De he­cho, el 85% de las ad­qui­si­cio­nes de co­ches rea­li­za­das por par­ti­cu­la­res se lle­van a ca­bo me­dian­te cré­di­to, un por­cen­ta­je que se ele­va al 90% en el ca­so de las em­pre­sas, se­gún los da­tos que ma­ne­ja GAN­VAM –Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ven­de­do­res de Vehícu­los a Mo­tor, Re­pa­ra­ción y Re­cam­bios–.

El 85% de las ven­tas de vehícu­los se rea­li­zan me­dian­te la fi­nan­cia­ción

Cam­bio de tercio

Aho­ra bien, la ten­den­cia sí ha cam­bia­do y el con­su­mi­dor, ca­da vez más, eli­ge las fi­nan­cie­ras de los con­ce­sio­na­rios en lu­gar de ir di­rec­ta­men­te a un ban­co. De he­cho, se­gún GAN­VAM, en 2014, más del 60% de los prés­ta­mos de co­che que se con­ce­die­ron fue­ron a tra­vés de las fi­nan­cie­ras de los con­ce­sio­na­rios, el do­ble que en 2007.

Cir­cuns­tan­cia que tie­ne su ex­pli­ca­ción en que la en­ti­dad ban­ca­ria no le in­tere­sa si ese di­ne­ro lo va­mos a des­ti­nar pa­ra com­prar un co­che más o me­nos equi­pa­do, o in­clu­so más o me­nos se­gu­ro. Los ban­cos úni­ca­men­te se preo­cu­pan de nues­tra sol­ven­cia y de re­ci­bir los pa­gos de for­ma pun­tual y sin com­pli­ca­cio­nes. A di­fe­ren­cia de los con­ce­sio­na­rios, no nos ha­rán nin­gu­na ofer­ta pa­ra que nos sea más sen­ci­llo com­prar el tu­ris­mo que real­men­te que­re­mos.

Por ello, la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las mar­cas au­to­mo­vi­lís­ti­cas ac­tua­les cuen­tan con en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pro­pias –ver recuadro de la si­guien­te pá­gi­na– que ofre­cen prés­ta­mos des­ti­na­dos a pro­mo­ver la com­pra apla­za­da de vehícu­los de su mar­ca al tiem­po que nos ayu­dan a ele­gir la me­jor op­ción. Es­tas fi­nan­cie­ras ofre­cen ma­yor fle­xi­bi­li­dad, co­mo­di­dad y ra­pi­dez y, gra­cias a ellas, los fa­bri­can­tes in­cre­men­tan su vo­lu­men de ven­tas. Por eso los co­mer­cia­les po­nen to­do su em­pe­ño en que la com­pra de un co­che se reali­ce me­dian­te fi­nan­cia­ción, de­jan­do so­bre la me­sa su­cu­len­tas ofer­tas que nos ha­gan mi­rar­les ‘con buenos ojos’: em­pe­zar a pa­gar den­tro de

unos me­ses, gran­des des­cuen­tos, dis­po­ner de un se­gu­ro aso­cia­do, in­clu­sión de man­te­ni­mien­to y re­vi­sio­nes, TAE muy be­ne­fi­cio­so y un lar­go et­cé­te­ra pa­ra in­ten­tar que el clien­te ca­si sal­ga mon­ta­do en el co­che.

Ar­ma de do­ble fi­lo

De he­cho, es­ta si­tua­ción lle­vó a la Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios –OCU– a vi­si­tar va­rios con­ce­sio­na­rios de di­fe­ren­tes mar­cas. Tras re­co­rrer me­dia do­ce­na de ellas, com­pro­ba­ron có­mo el 96% de los co­mer­cia­les les ofre­cie­ron la op­ción de fi­nan­ciar sin que ellos mis­mos lo plan­tea­ra y, de és­tos, el 30% lo hi­zo de ma­ne­ra in­sis­ten­te, sub­ra­yan­do al­gu­nas de las ven­ta­jas an­tes men­cio­na­das.

Pa­ra más in­ri, tres de ca­da cua­tro co­mer­cia­les se ne­gó a en­tre­gar por ade­lan­ta­do do­cu­men­ta­ción con in­for­ma­ción es­cri­ta y por lo ge­ne­ral, la in­for­ma­ción apor­ta­da se li­mi­tó al im­por­te de ca­da cuo­ta a pa­gar, el nú­me­ro de men­sua­li­da­des, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les o el ti­po de in­te­rés, men­cio­na­do só­lo el TIN y no el TAE, que en­glo­ba to­dos los gas­tos y co­mi­sio­nes y, nor­mal­men­te, al con­tra­tar es­te ti­po de fi­nan­cia­ción ce­de­mos la re­ser­va de do­mi­nio de la mar­ca –ver los re­cua­dros si­tua­dos jus­to aba­jo–.

Una es­tra­te­gia en­fo­ca­da a la ven­ta a to­da cos­ta y que en mu­chos ca­sos pue­de lle­gar a ser per­ju­di­cial pa­ra el usua­rio, quien, ce­ga­do por los des­cuen­tos y ofer­tas que

se le pro­po­nen, no lle­ga a co­no­cer cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes de la fi­nan­cia­ción que es­tá a pun­to de con­tra­tar.

Y por si eso no fue­ra su­fi­cien­te, las con­di­cio­nes ofre­ci­das por los con­ce­sio­na­rios no son me­jo­res que las de los ban­cos, aun­que bien es cier­to que en los úl­ti­mos tiem­pos se han apro­xi­ma­do bas­tan­te. Hay que te­ner cui­da­do pues­to que las ofer­tas y des­cuen­tos que se pro­po­nen pa­ra los pri­me­ros me­ses pue­den aca­bar desem­bo­can­do en unas men­sua­li­da­des fi­na­les muy ele­va­das. Por eso es in­dis­pen­sa­ble leer bien la le­tra pe­que­ña, co­no­cer to­dos los ti­pos de in­te­rés aso­cia­dos al prés­ta­mo y sa­ber en de­ta­lle las con­di­cio­nes del con­tra­to.

Nue­vas vías

Si no que­das sa­tis­fe­cho con las con­di­cio­nes ofre­ci­das por el con­ce­sio­na­rio, siem­pre pue­des op­tar por la vía tra­di­cio­nal, la de los ban­cos. No obs­tan­te, co­mo he­mos men­cio­na­do con an­te­rio­ri­dad, sus re­qui­si­tos a la hora de acep­tar la so­li­ci­tud de un prés­ta­mo son más exi­gen­tes. Por suer­te,

en los úl­ti­mos años, ese au­ge de las fi­nan­cie­ras de mar­cas ha ori­gi­na­do que las en­ti­da­des cuen­ten in­clu­so con cré­di­tos ex­clu­si­vos pa­ra la com­pra de vehícu­los. Ganan en fle­xi­bi­li­dad, sin lle­gar a ser tan ‘abier­tas’ co­mo las de los con­ce­sio­na­rios, pe­ro ello no qui­ta pa­ra que de­jes de leer el con­tra­to de prés­ta­mo an­tes de fir­mar­lo, ya que se­gu­ra­men­te lle­ve con­si­go al­gu­nas cláu­su­las –do­mi­ci­lia­cio­nes, uso de tar­je­tas…– que hay que cum­plir.

Por úl­ti­mo, exis­te una ter­ce­ra vía que ha ido sur­gien­do en los úl­ti­mos años co­mo son las em­pre­sas pri­va­das de cré­di­tos rá­pi­dos. Son com­pa­ñías que con­ce­den prés­ta­mos en­tre las 24 y 48 ho­ras si­guien­tes a la so­li­ci­tud del mis­mo y en­tre sus ven­ta­jas es­tán la ‘li­ber­tad’ a la hora de pe­dir do­cu­men­ta­ción, ya que con pre- sen­tar la úl­ti­ma nó­mi­na se­rá su­fi­cien­te. Ade­más se pue­den com­pa­ti­bi­li­zar con otros prés­ta­mos que se ten­gan vi­gen­tes. Aho­ra bien, ofre­cen unos ti­pos de in­te­rés muy al­tos si los com­pa­ra­mos con los de los con­ce­sio­na­rios y ban­cos.

¿Cuán­to cues­ta un prés­ta­mo?

An­tes de de­can­tar­te por una u otra, ten­drás que ana­li­zar el ti­po de in­te­rés que se apli­ca ca­da una de ellas. Co­mo ya ha­brás y

vis­to con an­te­rio­ri­dad, exis­ten dos va­ria­bles que de­bes es­tu­diar: TIN y TAE aun­que, tam­bién ha­brá que te­ner en cuen­ta el pla­zo y el im­por­te que nos per­mi­tan so­li­ci­tar. En la prác­ti­ca, ha­cer unos sen­ci­llos cálcu­los te per­mi­ti­rá dar­te cuen­ta de las gran­des di­fe­ren­cias que pue­de ha­ber en­tre unas ofer­tas y otras –ver apo­yo de ca­so prác­ti­co–.

Ac­tual­men­te, los me­jo­res pro­duc­tos se si­túan por de­ba­jo del 7,5% TAE. Hay que te­ner pre­sen­te que a la hora de bus­car fi­nan­cia­ción no hay que cen­trar­se úni­ca­men­te en los prés­ta­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­dos pa­ra la com­pra de un vehícu­lo, sino que hay que com­pa­rar tam­bién los prés­ta­mos pa­ra cual­quier fi­na­li­dad. En es­te sen­ti­do, al cie­rre de es­ta edi­ción, el ‘Prés­ta­mo Aho­ra Tú’ de Li­ber­bank –vi­gen­te has­ta el 31 de di­ciem­bre– en­ca­be­za la cla­si­fi­ca­ción de me­jo­res fi­nan­cia­cio­nes pa­ra com­prar un co­che, con un in­te­rés 4,95% TIN y un 5,95% TAE. En el otro la­do de la ba­lan­za se ha­lla el ‘Prés­ta­mo Au­to’ del Ban­co Po­pu­lar que co­bra un 8% TIN y un 9,05% TAE.

No ol­vi­des los gas­tos ex­tra

Des­pués de los in­tere­ses, las co­mi­sio­nes son el se­gun­do gran gas­to que ten­drás que asu­mir si quie­res con­tra- tar un prés­ta­mo pa­ra com­prar tu co­che. Hay que te­ner muy cla­ro que se pue­den pre­sen­tar car­gos adi­cio­na­les co­mo la co­mi­sión de aper­tu­ra, la pe­na­li­za­ción por amortización anticipada, los gas­tos de no­ta­rio o pro­duc­tos vin­cu­la­dos –se­gu­ros, con­tra­ta­cio­nes de nó­mi­nas...–.

To­do ello sin ol­vi­dar, cla­ro es­tá, los gas­tos que de­ri­van de te­ner un vehícu­lo en pro­pie­dad y que son co­mu­nes tan­to si has pa­ga­do a ‘to­ca­te­ja’ co­mo si has de­ci­di­do fi­nan­ciar: im­pues­to de ma­tri­cu­la­ción, de cir­cu­la­ción, los cos­tes de la ma­tri­cu­la­ción, el se­gu­ro, el man­te­ni­mien­to y las re­vi­sio­nes, la ga­so­li­na, el se­gu­ro, los pea­jes, el apar­ca­mien­to…

Apli­ca la fór­mu­la

Con to­do lo an­te­rior cla­ro, el si­guien­te pa­so que de­bes to­mar es el de la hu­mil­dad. Sé rea­lis­ta y no va­yas a por un co­che de ele­va­do pre­cio si no tie­nes una nó­mi­na al­ta o tie­nes car­gas fa­mi­lia­res. Así, cuan­tos me­nos me­ses es­tés pa­gan­do, más ba­ra­to te sal­drá el vehícu­lo ya que ten­drás que ha­cer fren­te a me­nos in­tere­ses. En es­te sen­ti­do, pa­gar una en­tra­da siem­pre es con­ve­nien­te y cuan­to más pue­das pa­gar al ini­cio, me­jor pues re­du­ci­rás la can­ti­dad de di­ne­ro a fi­nan­ciar.

Exis­te una re­gla co­no­ci­da co­mo el 20/4/10 que se con­vier­te en un in­di­ca­dor bas­tan­te pre­ci­so pa­ra co­no­cer si po­de­mos asu­mir la com­pra de un au­to­mó­vil. Con ella, se da­ría el 20% del im­por­te del co­che co­mo en­tra­da, pa­gan­do un má­xi­mo de cua­tro años –48 cuo­tas–, y con unos gas­tos men­sua­les del co­che que no su­peren el 10% de tu suel­do. Aho­ra bien, co­mo de­ci­mos, si pue­des acor­tar los pla­zos o pa­gar una en­tra­da ma­yor, el va­lor del co­che se acer­ca­rá más al de si lo pa­gá­se­mos de una vez.

Cuan­tas me­nos men­sua­li­da­des fi­nan­cies, más aho­rro con­se­gui­rás

KA­RAM EL SHENAWY

BUS­CA EL AHO­RRO. Pro­cu­ra pa­gar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble en efec­ti­vo, te per­mi­ti­rá aho­rrar bas­tan­te di­ne­ro.

ÉCHA­LE HO­RAS. Aun­que sea te­dio­so y can­sa­do, cuan­tas más fi­nan­cie­ras vi­si­tes, más di­ne­ro po­drás aho­rrar al fi­nal del pro­ce­so.

NO TE EXCEDAS. El co­che ele­gi­do de­be­ría en­ca­jar en nues­tra eco­no­mía, aun­que es­to no es al­go que sea muy fá­cil de re­co­no­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.