TRES FOR­MAS DE DIS­FRU­TAR DE LA CON­DUC­CIÓN.

Sea so­bre dos, tres o cua­tro rue­das, to­da­vía que­dan má­qui­nas ca­pa­ces de po­ner a prue­ba tus sen­ti­dos, tus ner­vios, tu vo­ca­bu­la­rio. Con­du­cir­las re­quie­re blas­fe­mar ca­si tan­to co­mo man­te­ner la fe en el más allá

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - JOSÉ CAR­LOS LU­QUE CH­RIS­TIAN COL­ME­NE­RO

Un roads­ter co­mo el Fiat 124 Spi­der, un bi­pla­za sin te­cho co­mo el Po­la­ris Slings­hot o una mo­to co­mo la BMW S 1000 R. ¿Cuál pre­fie­res pa­ra con­du­cir por esa ca­rre­te­ra que tan­to te gus­ta?

Di­cen del que blas­fe­ma que no per­dió del to­do la fe pues si se al­za con­tra un Dios, es por­que to­da­vía cree en él. El ra­zo­na­mien­to es bueno y re­sul­ta mu­cho más com­pren­si­ble cuan­do te ba­jas de cual­quie­ra de es­tas tres má­qui­nas, per­fec­ta­men­te idea­das pa­ra sa­car lo peor de tu vo­ca­bu­la­rio, la me­jor de tus son­ri­sas.

En ple­na era de la se­gu­ri­dad y la eco­lo­gía, con los co­ches eléc­tri­cos y au­tó­no­mos co­pan­do la ac­tua­li­dad, he­mos lo­gra­do re­unir una ter­na de de­rro­cha­do­res de ga­so­li­na a los que tu pa­dre no du­da­ría en co­lo­car­les la es­tam­pa de San Cris­tó­bal y a los que tu ma­dre no te de­ja­ría su­bir ba­jo nin­gún con­cep­to. Con­ce­den to­do el pro­ta­go­nis­mo a su con­duc­tor, brin­dan sen­sa­cio­nes de vér­ti­go real y, aun­que apa­ren­te­men­te no tie­nen na­da que ver, les de­fi­ne el mis­mo tér­mino: roads­ter.

Al­go más que aga­llas

Los tres pre­sen­tan dos úni­cas pla­zas y se con­du­cen al ai­re li­bre por lo que el ca­li­fi­ca­ti­vo es­tá bien em­plea­do, pe­ro en el mun­do de las mo­tos se em­plea es­ta pa­la­bra pa­ra re­fe­rir­se úni­ca­men­te a las na­ked más de­por­ti­vas, de pe­so re­du­ci­do y di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta. No he­mos tar­da­do en per­ca­tar­nos de ello pues aca­ba­mos de sa­car la S 1000 R del ga­ra­je y te­ne­mos la sen­sa­ción de ir flo­tan­do en­tre el trá­fi­co ma­dri­le­ño más des­nu­dos que Bo­ris Iza­gui­rre en el pla­tó de ‘Cró­ni­cas Marcianas’. El cor­to se­mi­ma­ni­llar de la BMW nos in­vi­ta a in­cli­nar el cuer­po so­bre él y en es­ta po­si­ción la pers­pec­ti­va que­da com­ple­ta­men­te des­pe­ja­da por de­lan­te mien­tras que a los la­dos só­lo ve­mos nues­tras pro­pias ro­di­llas al in­cli­nar. Así las co­sas, el ‘cho­rro’ de ai­re que nos sa­cu­de en las ace­le­ra­cio­nes es tan con­si­de­ra­ble que trans­cu­rri­dos los pri­me­ros 500 me­tros ¡ya va­mos en sex­ta! Nos per­ca­ta­mos al lle­gar al pri­mer se­má­fo­ro en rojo don­de nues­tra mon­tu­ra se lu­ce tam­bién con una

Son tan dis­tin­tos co­mo lla­ma­ti­vos, pe­ro el Sling­hot es in­ven­ci­ble en es­te as­pec­to; le llue­ven los flas­hes

fre­na­da ma­jes­tuo­sa, de­mos­tran­do prác­ti­ca­men­te la mis­ma ca­pa­ci­dad pa­ra res­tar ki­ló­me­tros/hora al mar­ca­dor que tie­ne pa­ra ga­nar­los su pro­pul­sor te­tra­ci­lín­dri­co, más lleno a ba­jo ré­gi­men que el de la RR pe­se a ce­der ca­si 40 ca­ba­llos de po­ten­cia má­xi­ma.

Sin tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar de­ma­sia­do so­bre ello, al­go lla­ma nues­tra aten­ción a nues­tra es­pal­da. Un gru­po de jó­ve­nes rodea al Po­la­ris smartp­ho­nes en mano. A bor­do del tri­ci­clo ca­na­dien­se no es que te mi­ren, es que la ma­yo­ría de cu­rio­sos di­rec­ta­men­te te in­te­rro­gan apro­ve­chan­do la au­sen­cia de puer­tas y ven­ta­ni­llas. El pa­ra­bri­sas que in­cor­po­ra tam­po­co sir­ve de pa­ra­pe­to pues que­da cla­ra­men­te por de­ba­jo de nues­tra cabeza. Así las co­sas, en ca­rre­te­ra el cas­co se ha­ce tan im­pres­cin-

El mo­tor del 124 em­pu­ja bien aba­jo, el del Slings­hot pi­de ir cer­ca del cor­te pe­ro nin­guno tie­ne la ra­bia del 1.000 de BMW

di­ble co­mo en la mo­to, pe­ro en la ciu­dad las re­glas son otras y te ase­gu­ra­mos que no exis­te un vehícu­lo en el que ca­mi­nar, me­le­na al vien­to, por esa di­fu­sa lí­nea que se­pa­ra la ver­güen­za del ex­hi­bi­cio­nis­mo. En el Slings­hot pa­re­ce que avan­zá­ra­mos con un fo­co so­bre nues­tra cabeza que nos dis­tin­gue de la ma­sa gris del trá­fi­co y seas más o me­nos pu­do­ro­so, esa sen­sa­ción en­gan­cha.

Tres no son mul­ti­tud

Subidos en el ‘ti­ra­chi­nas’ –eso sig­ni­fi­ca su nom­bre en in­glés– ar­de­mos en de­seos de aban­do­nar la ur­be y lo ha­ce­mos li­te­ral­men­te, pues el ca­lor del mo­tor se cue­la en el ha­bi­tácu­lo sien­do és­ta la úni­ca cli­ma­ti­za­ción del mis­mo. En in­vierno de­be de ser agra­da­ble, no lo cues­tio­na­mos, pe­ro en pleno ‘ve­ro­ño’ só­lo pien­sas en ga­nar ve­lo­ci­dad pa­ra za­far­te del es­trés cli­má­ti­co y de pa­so dis­fru­tar de una con­duc­ción pu­ra­men­te emo­cio­nal. Nos sen­ti­mos tan frá­gi­les co­mo en la BMW pe­ro con una di­fe­ren­cia, aquí ni si­quie­ra pre­ve­mos las reac­cio­nes de un tres rue­das a pro­pul­sión.

La di­rec­ción no in­for­ma de­ma­sia­do, el cam­bio pre­sen­ta un tac­to al­go ru­do aun­que con­sien­te un ma­ne­jo rá­pi­do y la sus­pen­sión de­lan­te­ra tien­de a ‘acos­tar­se’ li­ge­ra­men­te en los apo­yos fuer­tes pe­ro con­tra to­do pro­nós­ti­co, el Slings­hot no tar­da en ga­nar­se nues­tra con­fian­za. Las cla­ves son su ten­den­cia na­tu­ral a sub­vi­rar, al­go que re­sul­ta fá­cil de con­tro­lar, y la en­tre­ga de po­ten­cia li­neal del 2.4 de ori­gen Ge­ne­ral Mo­tors, un at­mos­fé­ri­co de los de an­tes que só­lo po­ne en ‘ja­que’ al neu­má­ti­co pos­te­rior cuan­do abu­sa­mos del gas sin los con­tro­les co­nec­ta­dos. Em­pu­ja, pe­ro con­tun­den­te­men­te só­lo por en­ci­ma de las 4.500 vuel­tas.

To­do lo con­tra­rio su­ce­de con el 1.4 Tur­bo del 124 Spi­der, más vi­vo a me­dio y ba­jo ré­gi­men pe­ro bas­tan­te más dis­cre­to arri­ba. No im­por­ta, es­ta es la me­nor de las di­fe­ren­cias al cam­bio de vo­lan­te pues la im­pre­sión ini­cial es la de ha­ber sal­ta­do al in­te­rior de un Cla­se S. En el des­ca­po­ta­ble de Fiat nos asis­te un ex­cel­so equi­pa­mien­to, una capota que aís­la a la per­fec­ción y pa­ra col­mo, un bas­ti­dor ‘a prue­ba de bom­bas’ con el que lo­gra­mos ir más rá­pi­do en las zo­nas vi­ra­das. Sí, pa­ra ir rá­pi­do cua­tro neu­má­ti­cos aga­rran me­jor que tres pe­ro mal­di­ta sea, la BMW tie­ne un par... ¡de rue­das!

FIAT 124 SPI­DER 140 CV 26.000 € PO­LA­RIS SLINGS­HOT 173 CV 33.900 €

LA TRI­PLE DI­VER­SIÓN. Las tres má­qui­nas brin­dan gran­des ex­pe­rien­cias pe­ro mien­tras la BMW re­sul­ta más efec­ti­va, el 124 es más com­ple­to y el Slings­hot sin lu­gar a du­das, el más exó­ti­co y di­ver­ti­do. ALAR­GA­DO. El 124 Spi­der pre­sen­ta una lon­gi­tud 13 cen­tí­me­tros su­pe­rior a la del Maz­da MX-5, su ‘ge­me­lo’ ni­pón. Es más ae­ro­di­ná­mi­co.

LI­VIANO. La ca­rro­ce­ría, de ma­te­rial plás­ti­co evi­ta abo­lla­du­ras y aho­rra pe­so, así lo­gra fre­nar la bás­cu­la en unos dis­cre­tos 763 ki­los. BUENOS FRE­NOS. Cuen­ta de se­rie con dos dis­cos ven­ti­la­dos de­lan­te­ros y uno pos­te­rior ca­si tan gran­des co­mo los del Slings­hot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.