UNA CE­LE­BRA­CIÓN MUY ES­PE­CIAL.

Si te lla­mas BMW, pue­des ce­le­brar tu pri­mer si­glo de vi­da ro­dea­do de tar­tas re­ple­tas de ve­las o fes­te­jar­lo co­mo de ver­dad se me­re­cen tus in­vi­ta­dos, a los que les ofre­ces va­rios mo­de­los M pa­ra pi­lo­tar en un lu­gar sa­gra­do y má­gi­co pa­ra los ‘que­ma­dos’: Nür­bu

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - # CAR­LOS GAR­CÍA-ALCAÑIZ

BMW ha que­ri­do fes­te­jar el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to in­vi­tán­do­nos a pa­sar una jor­na­da de prue­bas en Nür­bur­gring con el M2 de 370 ca­ba­llos y otros M Per­for­man­ce. Im­po­si­ble re­sis­tir­se.

El día an­tes de me­ter­me en el avión con des­tino a Frank­furt, des­de don­de lue­go iré con­du­cien­do has­ta Nür­bur­gring, vuel­vo a re­pe­tir el ri­tual que hi­ce cuan­do via­jé has­ta EEUU pa­ra pro­bar el Mer­ce­des-AMG GT S en La­gu­na Se­ca: por un la­do, ver ví­deos on­board; por otro, mar­car­me unas cuan­tas vuel­tas rá­pi­das en la Xbox. To­da in­for­ma­ción es po­ca cuan­do vas a un cir­cui­to en el que nun­ca has ro­da­do y más si se lla­ma Nords­chlei­fe, mi­de ca­si 21 ki­ló­me­tros y tie­ne 175 cur­vas.

Con de­li­ca­de­za

Aho­ra que es­toy a las puer­tas del mí­ti­co cir­cui­to con un M140i de 340 ca­ba­llos, me vie­nen a la cabeza unas pa­la­bras del pi­lo­to Lu­cas Or­do­ñez: “Hay que dar 400 vuel­tas en el Ring pa­ra co­no­cér­se­lo”. Más pre­sión to­da­vía al ve­nir de un ti­po que de es­to sa­be un ra­to, ya que sa­lió del mun­do vir­tual de Gran Tu­ris­mo y Pla­yS­ta­tion y aho­ra no pa­ra de ga­nar­lo to­do en la vi­da real con el apo­yo de la mar­ca Nis­san.

Así que, co­mo te ima­gi­na­rás, es im­po­si­ble no es­tar ner­vio­so cuan­do a mi la­do hay un BMW M3 V8 que sa­le de­rra­pan­do y veo por

el es­pe­jo re­tro­vi­sor que es­toy crean­do una ca­ra­va­na en la que soy el más ‘po­bre­ci­to’; un Pors­che 911 GT3 RS y un Fe­rra­ri 458 Ita­lia ‘me­ten’ el mo­rro pa­ra que sal­ga de una vez. Se no­ta que ellos no son pri­me­ri­zos y no com­pren­den que, cual abue­li­ta, re­co­rro los pri­me­ros me­tros con mu­cha sua­vi­dad prin­ci­pal­men­te por­que la fi­na llu­via, que lle­va pre­sen­te des­de la ma­dru­ga­da, no ce­sa. Un par de ki­ló­me­tros más ade­lan­te son cua­tro los co­ches que me han ade­lan­ta­do: el GT3 y el 458, ade­más de un Su­zu­ki Swift Sport de los que se al­qui­lan en el ex­te­rior y un Mégane RS con ba­rras an­ti­vuel­co y una pre­pa­ra­ción ató­mi­ca. “Si ellos pue­den, yo tam­bién”, di­go a mo­do de ani­ma­ción.

El mie­do po­co a po­co va des­apa­re­cien­do pe­ro es inevi­ta­ble no te­ner res­pe­to al co­che y al pro­pio tra­za­do por­que, cual­quier to­que con las ba­rre­ras, sig­ni­fi­ca abrir la car­te­ra pa­ra sol­tar mu­cho di­ne­ro –ver ex­pli­ca­ción “quien rom­pe, pa­ga” de la iz­quier­da–. Esa con­fian­za con el M140i me lle­va a dar un gol­pe de gas a la sa­li­da de una cur­va muy ce­rra­da en ba­ja­da y con li­ge­ro pe­ral­te, lo que se tra­du­ce en una es­pec­ta­cu­lar de­rra­pa­da que creo gra­ba al­gún es­pec­ta­dor con su te­lé­fono mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Se­gu­ro que es­ta­ba de­sean­do que me sa­lie­se pa­ra col­gar el ví­deo en You­tu­be, por­que en el Nords­chlei­fe hay ex­per­tos has­ta pa­ra es­to.

Los neu­má­ti­cos se­mi

slicks de nues­tro M2 no nos per­mi­ten ir muy rá­pi­dos en agua

Écha­me una mano

A pun­to de ter­mi­nar, doy ca­za a los su­per­car que an­tes pa­sa­ron co­mo avio­nes y es que a sus con­duc­to­res no les ha que­da­do otra que le­van­tar el pie de­bi­do a las com­pli­ca­cio­nes de la pis­ta. Pa­ra que te ha­gas una idea, en los más de 10 mi­nu­tos que du­ra es­ta to­ma de con­tac­to, ha ha­bi­do nie­bla, llu­via ex­tre­ma, agua­nie­ve y unos po­cos ra­yos de sol. Ima­gí­na­te a los in­ge­nie­ros de la F-1 ges­tio­nan­do un GP en es­tas cir­cuns­tan­cias; di­mi­ti­rían au­to­má­ti­ca­men­te…

De vuel­ta al apar­ca­mien­to apro­ve­cha­mos pa­ra ver los ‘apa­ra­tos’ que allí se con­cen­tran y unos cálcu­los rá­pi­dos arro­jan que, an­te nues­tros ojos, hay api­ña­dos va­rios mi­llo­nes de eu­ros. Asi­mis­mo con­sul­ta­mos el tiem­po y nos ser­vi­mos de apli­ca­cio­nes que mues­tran la evo­lu­ción de la bo­rras­ca. En los mi­nu­tos ve­ni­de­ros dan pre­vi­sión de una tor­men­ta. Le­jos de que­dar­nos sen­ta­dos es­pe­ran­do a que la co­sa me­jo­re, ¿qué me­jor si­tua­ción

pa­ra com­pro­bar las bon­da­des de la trac­ción in­te­gral xD­ri­ve del M140i? En el pro­pio ac­ce­so, los tra­ba­ja­do­res del cir­cui­to acon­se­jan pru­den­cia; ellos sa­ben per­fec­ta­men­te que, en es­tas cir­cuns­tan­cias, las pro­ba­bi­li­da­des de su­frir un ac­ci­den­te se mul­ti­pli­can. Y no es de ex­tra­ñar por­que el as­fal­to se ha con­ver­ti­do en una pis­ta de hie­lo. Ni si­quie­ra el 4x4 ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad al Se­rie 1, que bai­la de un la­do a otro en el In­fierno Ver­de; aho­ra en­ten­de­mos por qué lo lla­man así. Por si fue­ra po­co, es­tá prohi­bi­do apro­ve­char los pia­nos por­que, le­jos de ayu­dar a tra­zar las cur­vas, lo que ha­cen es ‘es­cu­pir­nos’.

A Ka­rru­sel hay que en­trar con de­ci­sión; tie­ne pe­ral­te y en­ci­ma es­tá muy ba­chea­do

El pla­to fuer­te

La llu­via se ale­ja de la zo­na bos­co­sa en la que se en­cuen­tra Nür­bur­gring y el sol, que has­ta el mo­men­to ha es­ta­do es­con­di­do, ca­lien­ta la pis­ta y el am­bien­te co­mo ve­mos en el ter­mó­me­tro, que por fin su­pera los 10º. Me­dia hora bas­ta pa­ra que la co­sa me­jo­re lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra sa­lir una úl­ti­ma vez y lo ha­ce­mos con el M2 de 370 ca­ba­llos. ¿Qué me­jor cie­rre pa­ra es­ta es­pec­ta­cu­lar vi­ven­cia?

An­tes de po­ner­nos en mar­cha nos re­cuer­dan que nues­tro ‘eme’ tie­ne neu­má­ti­cos se­mi slicks, al­go que no te­ne­mos que ol­vi­dar en nin­gún mo­men­to por­que el aga­rre, co­mo ya sa­be­mos, es com­pro­me­ti­do. Pe­ro el M2 son pa­la­bras ma­yo­res; los M140i y M140i xD­ri­ve se han com­por­ta­do muy bien, pe­ro no tie­nen na­da que ver. El M2 tie­ne una for­ma de ace­le­rar en­dia­bla­da que re­pre­sen­ta fiel­men­te el es­pí­ri­tu M Mo­tors­port cu­ya se­de, por cier­to, es­tá a unos ki­ló­me­tros. Rá­pi­do en los cam­bios de apo­yo, muy pre­ci­so, me­nos ner­vio­so de lo que apa­ren­ta­ba… to­do en el M2 es­tá es­tu­dia­do pa­ra ser rá­pi­do. Su ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca tam­bién ayu­da a te­ner ese ca­rác­ter ya que, en el mo­do Sport, es­ti­ra las re­vo­lu­cio­nes has­ta las 8.000 vuel­tas, ré­gi­men al que in­clu­so a ve­ces lle­gan las re­duc­cio­nes más agre­si­vas. ¿Qué de­por­ti­vo de ca­lle per­mi­te eso? Po­cos, muy po­cos…

Ni si­quie­ra el as­fal­to ba­chea­do o los dos Ka­rru­sel son pro­ble­ma pa­ra el M2, que se conoce bien el cir­cui­to por­que aquí ha si­do con­ce­bi­do en­tre las lo­cu­ras de in­ge­nie­ros y pi­lo­tos a suel­do de BMW. Así da gus­to cum­plir 100 años. ¡Fe­li­ci­da­des!

VIS­TA ATRÁS. Aun­que mu­chos co­no­cen la pis­ta de la épo­ca en la que co­rrían Lau­da y Hunt –1976–, los orí­ge­nes se re­mon­tan a 1927.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.